Dominguerismo puro

Segovia en cinco excursiones indispensables

Aunque la capital de provincia ya tiene una visita obligada, Segovia ofrece mucho más en sus alrededores de lo que el visitante pueda llegar a imaginar. Es el momento de conocerlo todo.

La historia y la naturaleza inundan cada rincón de una provincia estratégicamente situada para que sean muchos los que puedan conocer sus bondades. A un paso de Madrid, Segovia se convierte en destino dominguero -en el mejor sentido de la palabra- para desconectar desde unas horas a un completo fin de semana. Aquí cinco excusas para cambiar de provincia y experimentar su entorno con todos los sentidos.

1 / 5
Sepúlveda y la belleza escondida del río Duratón

Parque Natural Hoces del río Duratón. Ermita de San Frutos © iStock

1 / 5

Sepúlveda y la belleza escondida del río Duratón

La villa medieval de Sepúlveda es el maravilloso punto de inicio de un recorrido en plena naturaleza. Literalmente, este pueblo -considerado uno de los pueblos más bonitos de España- se encuentra ubicado entre dos ríos, Caslilla y Duratón, por eso no es de extrañar que amantes del trekking viajen hasta allí para disfrutar en conjunto de la historia que se haya bajo sus pies y de la naturaleza que le rodea.

La ruta de los dos Ríos combina la belleza del entorno de la villa con el potencial de su medio. A lo largo de cinco kilómetros, el visitante descubrirá las llamadas Sendas del entorno de Sepúlveda y los elementos de su patrimonio histórico-artístico, así como un espectacular paisaje de las Hoces del río Duratón. En los recorridos largos destaca la senda del puente de Talcano al puente de Villaseca que, con un trayecto de diez kilómetros, está enfocado a descubrir a fondo este paraje natural. Y, para quién tenga curiosidad también existe la posibilidad de recorrer a pie uno de los meandros abandonados de este río.

iStock-1298579603. Maderuelo

Foto: iStock

2 / 5

Maderuelo

Entre Montejo de la Vega de Serrezuela y Maderuelo -otro pueblo al que no puede faltar una visita dentro de esta provincia- se encuentra el Parque Natural Hoces del Río Riaza. Una zona de basta naturaleza que no solo por la vegetación y el río que acoge en su interior es interesante, si no porque desde hace más de treinta años es considerado Zona Especial de Protección a las Aves. Por su cielo surcan más de 300 buitres leonados, alimoches y cernícalos, así como búhos reales, aviones roqueros y chovas piquirrojas que aprovechan las grietas y oquedades de las paredes de los cañones para establecer sus nidos.

Otro de sus grandes atractivos son los restos de los que fueran los antiguos pueblos del Parque Natural. En las rutas se puede descubrir un interesante patrimonio histórico-artístico que, aunque descuidado, mantiene la esencia de lo que fue antaño. Ejemplo de ello es la ermita de Casuar, un templo románico del siglo XIII parcialmente en ruinas, o los restos de la iglesia de Linares del Arroyo, un pueblo inundado por el embalse al que pertenecía este templo del románico tardío.

Una visita monárquica al Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

Palacio Real de La Granja de San Ildefonso © iStock

3 / 5

Una visita monárquica al Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

Una excursión obligatoria es al Real Sitio de San Ildefonso, un municipio ubicado a escasos veinte minutos de la capital donde se encuentra el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso, una de las mejores muestras del esplendor monárquico del siglo XVIII declarado conjunto Histórico Monumental.

Su historia cuenta que Felipe V fue el que mandó construir en 1717 un palacio con jardines adornados con esculturas y fuentes que le recordasen a su infancia en la corte francesa de su abuelo Luis XIV. A día de hoy, todavía se puede percibir su esplendor paseando por sus jardines, pero también en su interior, en la sala de Mármoles o de Europa, realizada en mármol y decorada en estilo rococó con espejos gigantes.

La ruta del Esquileo, para profundizar en la trashumancia

© iStock

4 / 5

La ruta del Esquileo, para profundizar en la trashumancia

La Vera de la Sierra es el tramo segoviano de la Cañada Real Soriana Occidental, que recorre prácticamente en su totalidad la vía pecuaria de la provincia de Segovia. Son casi 150 kilómetros distribuidos en ocho etapas que recorren las localidades de El Espinar, Otero de Herreros, Sotosalbos, Collado Hermoso, Navafría, Arcones, Villarejo, Riaza y Ayllón. Una ruta, llamada la Ruta del Esquileo, que busca dar a conocer desde el punto de vista de la trashumancia, la grandeza de los valles, las llanuras y las montañas que envuelven la sierra segoviana.

iStock-1188498156. Pedraza, un pueblo para disfrutar del arte

Foto: iStock

5 / 5

Pedraza, un pueblo para disfrutar del arte

Es el tesoro de Segovia y uno de los pueblos más visitados. No es para menos, el conjunto patrimonial de Pedraza con sus casas porticadas con escudos nobiliarios y las tradicionales construcciones pedrazanas, ya merecen la pena en sí mismas. Igual que el Castillo de Pedraza, una fortaleza del siglo XIII donde se encuentra el Museo Zuloaga, un espacio expositivo cuya ubicación no es trivial, si no que se debe a que en 1926 el pintor Ignacio de Zuloaga adquirió la edificación y restauró una de las torres para instalar su taller. Todavía a día de hoy su interior es visitable y se pueden visualizar exposiciones del artista además de algunas obras que forman parte del patrimonio familiar firmadas por El Greco o Goya.

iStock-1298579603