SOLO PARA OUTLANDERS

Escocia de 'bothy' en 'bothy'

Estas cabañas vertebran las mejores rutas a pie con las que descubrir esta tierra.

Paisajes interminables, naturaleza indómita, un clima impredecible, fauna salvaje y advertencias de que se está entrando en un territorio remoto es lo que todo viajero encuentra haciendo senderismo en Escocia, especialmente en las Highlands. Allí, la normativa progresista de acceso y disfrute de los espacios naturales aprobada en 2003 otorga a los caminantes libertad para atravesar o adentrarse en los mismos con muy pocas restricciones, siempre y cuando se respete el medio ambiente y el modo de vida de las personas. Además, el hecho de que sea una región llena de bothies (antiguas cabañas reutilizadas como refugios para senderistas), la convierte en un destino extraordinario para disfrutar de la naturaleza en toda su plenitud.

1 / 10
West Highland Way

Foto: iStock

1 / 10

West Highland Way

Con sus 154 kilómetros, la West Highland Way no solo es la ruta más famosa de la región. Es, también, la mejor forma de adentrarse en la magia de las Highlands gradualmente. El itinerario comienza a las afueras de Glasgow y termina en Fort William, siguiendo el trazado de antiguas vías pecuarias. Hay multitud de alojamientos oficiales, transcurre principalmente en llano y permite contemplar la variedad paisajística del país, desde el idílico Loch Lomond a la soledad sobrecogedora de Rannoch Moor.

 

Cape Wrath Trail

Foto: iStock

2 / 10

Cape Wrath Trail

Esta ruta que parte de Fort William y llega hasta el cabo más noroccidental del país es para aventureros experimentados, ya que muchos la califican como la ruta de larga distancia más dura de las Islas Británicas. La dificultad no radica solo en la extensión de la misma, que cubre 330 kilómetros, sino también en el recorrido, que no está señalizado, por lo que hay que dominar la navegación, así como el arte de ser autosuficiente ya que transcurre por zonas muy remotas donde no hay posibilidad de abastecerse.

Knoydart

Foto: iStock

3 / 10

Knoydart

Esta península, conocida como el último territorio indómito de Gran Bretaña, está situada frente a las islas Hébridas Interiores, en la costa occidental escocesa. Con acceso en ferry desde Mallaig, la base perfecta para pasar un par de días de montaña es Inverie, a los pies de Loch Nevis y con varias opciones de alojamiento, desde B&B a albergues. Asimismo, la bahía de Barrisdale es muy pintoresca y un buen lugar para ir por libre de acampada.

Cairngorms

Foto: iStock

4 / 10

Cairngorms

Este es el Parque Nacional más extenso del Reino Unido. Con una superficie que supera los 4.500 kilómetros cuadrados y un clima sub-ártico, en los Cairngorms nacen dos de los grandes ríos de Escocia: el Dee y el Avon. Al atravesar el pintoresco valle de Glen Feshie merece la pena pararse a apreciar los avances en la reforestación del bosque autóctono caledonio –pinos y abedules especialmente-, que llevaba décadas de retirada debido al impacto de la elevada población de ciervos.

 

Glen Affric

Foto: iStock

5 / 10

Glen Affric

La ruta Affric Kintail Way une el Lago Ness en el este con Lago Duich en el oeste y se trata de una ruta oficial de cuatro días que se puede hacer a pie o en bici y que atraviesa uno de los valles más bonitos de las Highlands. El recorrido permite disfrutar de una rica variedad de paisajes, incluyendo la tercera concentración más grande de pino autóctono que a su vez sirve de morada para la ardilla roja. Esta especie nativa se ha visto mermada en el último siglo por la expansión de la ardilla gris, procedente de Norteamérica.

Skye

Foto: iStock

6 / 10

Skye

A pesar de que la preciosa isla de Skye ya no es ningún secreto, aquellos que quieran evitar las aglomeraciones podrán descubrir la isla desde el duro Skye Trail, un recorrido sin señalizar de 128 kilómetros que la atraviesa de sur a norte y que se puede completar en siete días. Descubrir Skye a pie permite disfrutar de la variedad de sus paisajes, desde acantilados hasta crestas rocosas como el Trotternish Ridge, pasando bajo la mítica cordillera de Cuillin.

 

Torridon

Foto: iStock

7 / 10

Torridon

Situada en el noroeste de las Highlands, la zona de Torridon destaca por ser tan remota como espectacular y por su contraste de terreno arenisco con montañas monolíticas y remansos de agua dulce como el Loch Maree.  Por eso es una apuesta segura, tanto para recorridos costeros de un día disfrutando de sus playas desiertas de arena blanca y sus pueblos de pescadores, como Shieldaig, como para recorrer sus montañas de más de 750 millones de años.

The Borders

Foto: iStock

8 / 10

The Borders

No solo de las Highlands viven los amantes de la naturaleza en Escocia, y de hecho las Lowlands son más accesibles desde las dos grandes ciudades escocesas, Glasgow y Edimburgo, y ofrecen oportunidades excelentes para practicar actividades al aire libre. Esta encantadora comarca es un paraíso para visitar idílicas abadías en ruinas y se puede seguir el Borders Abbeys Way, un sendero circular de largo recorrido (103 kilómetros), que une las cuatro magníficas abadías del siglo XII, Melrose, Dryburgh, Jedburgh y Kelso.

Acampada libre

Foto: iStock

9 / 10

Acampada libre

Escocia tiene una de las leyes de acceso y disfrute de los espacios naturales más progresistas de Europa, lo que permite acampar prácticamente en cualquier lugar siempre y cuando se respeten los principios de la Ley de acceso, es decir, el medio ambiente y el entorno, la privacidad de los residentes y su medio de vida, y ser responsables de cada uno. Las reglas son sencillas: se permite la acampada libre en cualquier lugar que no sea una propiedad privada. La filosofía imperante es no dejar huella.

De bothie en bothie. Cabañas para todos

Foto: iStock

10 / 10

Cabañas para todos

Los bothies son antiguas cabañas de pastores, muy típicas de Escocia y el norte de Inglaterra. Estos pintorescos refugios están abiertos al público de forma gratuita (no tienen llaves) y son alojamientos muy básicos que te pueden salvar de una noche infernal en la tienda de campaña si el clima escocés hace de las suyas. El código de convivencia en los bothies es que, por pequeño que sea, siempre cabe uno más, aunque haya que apretarse. Los bothies están gestionados por voluntarios a través de la Mountain Bothies Association y admiten donaciones.

Torridon

Escocia de 'bothy' en 'bothy'

Compártelo