No todo va a ser la Giralda

Sevilla en plan sacro y sin pisar la catedral

Ocho iglesias que son auténticos tesoros artísticos y arquitectónicos.

Es normal que quien va a Sevilla por primera vez sienta un deseo incontenible de recorrer las inmensas naves de la Catedral de Santa María de la Sede, de subir a la Giralda, de respirar el delicioso aroma de su Patio de Naranjos y de descubrir todos los estilos arquitectónicos que la dotan de una belleza inigualable. Es que la catedral gótica cristiana de mayor superficie del mundo bien vale la pena una visita, y una muy larga. Sin embargo, la capital andaluza tiene tal número de iglesias que solo es superada por Roma; basílicas, iglesias, templos, capillas... será imposible visitarlas todas en un fin de semana, pero, he aquí ocho por las que se podría empezar.

1 / 8
shutterstock 1242070585. Iglesia de Santa Ana

Foto: Shutterstock

1 / 8

Iglesia de Santa Ana

Una de las joyas monumentales de Sevilla y uno de sus edificios religiosos más antiguos; en un principio debió de estar fortificada, ya que fue la primera que se levantó extramuros de la ciudad, en Triana. Popularmente conocida como Catedral de Triana y construida en estilo gótico-mudéjar, se empezó a edificar 28 años después de la reconquista por orden de Alfonso X el Sabio. Santa Ana es para Triana lo que la Catedral para Sevilla; de hecho, en Semana Santa, las hermandades trianeras hacían parada de penitencia en esta iglesia. Declarada Bien de Interés Cultural, de su interior destaca retablo mayor, situado al final de la nave central, una auténtica pieza de madera dorada realizada por los artistas Nufro Ortega y Nicolás Jurate.

iStock-459239039. Iglesia de la Anunciación

Foto: iStock

2 / 8

Iglesia de la Anunciación

Uno de los edificios más interesantes del Renacimiento en Sevilla, cuya fundación se remonta a 1565. Levantada en fábrica de ladrillo, destaca su magnífica portada y sus dos potentes columnas jónicas que reflejan el gusto del cordobés Hernán Ruiz II, su arquitecto, por la obra de Palladio. Hay que subir al Metropol Parasol (setas de Sevilla) para observarla en todo su esplendor y, por supuesto, bajar hasta su cripta en la que se encuentra el Panteón de Sevillanos Ilustres donde están enterrados, entre otras figuras insignes, Gustavo Adolfo Bécquer y Rodrigo Caro. Allí radica la hermandad del Valle, una de las más clásicas de la Semana Santa sevillana.

Bóveda de la Iglesia de Santa María la Blanca (Sevilla). Santa María la Blanca

Foto: José Luis Filpo Cabana (vía Wikimedia Commons)

3 / 8

Santa María la Blanca

Conocida como el templo de las tres religiones, por ser primero mezquita, después sinagoga y finalmente, desde 1391, iglesia cristiana. Situada en la antigua judería, fue reconstruida a finales del siglo XVII y constituye uno de los templos más representativos del barroco hispalense. La riqueza cromática de sus tres naves está dada por el impresionante trabajo de yesería –con motivos geométricos, vegetales, florones, ángeles, querubines y hasta una reproducción de la Giralda–, que ocupan toda la superficie de las bóvedas, cúpula e intradós de los arcos y por los numerosos murales que decoran su interior. La visita es gratuita, aunque los horarios muy reducidos.

26285307079 b8908db5cb k. Basílica de la Macarena

Foto: Turismo de Sevilla

4 / 8

Basílica de la Macarena

Situada en el número 1 de la calle Bécquer, en el barrio de La Macarena, es un templo moderno de estilo neobarroco construido entre 1941 y 1949 y ascendido al rango de Basílica Menor en 1966. Conocida por albergar la virgen de la Esperanza que domina poderosamente toda la estancia, de una sola nave con capillas laterales. Su atrio es uno de los escenarios más señalados de la Madrugá, la noche más especial de la Semana Santa en Sevilla (del Jueves al Viernes Santo). Anexo a ella se encuentra el interesante Museo de la Hermandad, inaugurado en 2009 y en el que pueden verse enseres procesionales y litúrgicos que ha ido atesorando la hermandad en sus más de cuatro siglos de existencia.

38545752652 640ed698fd k. Capilla de los Marineros

Foto: Turismo de Sevilla

5 / 8

Capilla de los Marineros

Este resplandeciente edificio brilla aún más en la noche del Viernes Santo y es el hogar de la Esperanza de Triana. Tras la ocupación francesa fue secularizada y convertida en almacén, luego fue también iglesia anglicana, cine, teatro y cabaret hasta que, en 1940, fue vendida a la Hermandad de la Esperanza de Triana, convirtiéndose en una de las capillas con más devoción del barrio. Es uno de los lugares más visitados durante el Jueves Santo, antes de la salida de procesional de la hermandad; tras las obras de reforma en 2010, en la que se instalaron modernos sistemas de seguridad, la capilla fue bendecida por Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla.

iStock-629737764. Iglesia del Salvador

Foto: iStock

6 / 8

Iglesia del Salvador

Quizás la iglesia más preciosa y la segunda más grande después de la Catedral, de estilo barroco, planta rectangular y fachada imponente. Preside con orgullo la plaza homónima y fue construida sobre los restos de la mezquita de Ibn Adabbas del siglo IX, de la cual se conservan la base de la torre alminar y parte de su patio de oración o sahn. Es la casa del Señor de la Pasión y en su interior sorprenden la monumentalidad del retablo Mayor y el de la Virgen de las Aguas. La Iglesia Colegial del Divino Salvador es uno de los puntos de visita obligada para quienes visitan Sevilla, especialmente en su visita guiada ‘La huella de lo sagrado’, que busca difundir tanto los valores religiosos del templo como su importancia artística y patrimonial.

1024px-Nuestra Senora de Todos los Santos - 13th-Century Church - Macarena District - Seville - Spain. Omnium Sanctorum

Foto: Wikimedia Commons

7 / 8

Omnium Sanctorum

Una de las parroquias más populares del centro de la ciudad y también una de las más antiguas. Levantada solo un año después de que se reconquistara Sevilla, en 1249, es el paradigma de construcción mudéjar, es decir, mitad islámica, mitad cristiana. De sus principios –época medieval– solo quedan la fachada, en la que destaca la excepcional portada labrada en piedra y la torre, similar a la Giralda. El resto fue reconstruido tras un incendio producto de los sucesos revolucionarios de 1936. La nueva construcción, a cargo del arquitecto D. Juan Talavera, fue inaugurada el día de la Virgen del Pilar de 1940. Es, además, sede de dos hermandades de penitencia, los Javieres y el Carmen Doloroso.

iStock-1058880082. San Luís de los Franceses

Foto: iStock

8 / 8

San Luís de los Franceses

Fuera de los radares turísticos y, hoy en día, desacralizada, esta iglesia constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura barroca. En su origen fue destinada al antiguo noviciado de los jesuitas, aunque luego fue usada como seminario clerical y como hospicio para acoger a los ancianos. Construida en 1699, cuenta con altares llenos de reliquias y retablos plagados de adornos y de espejos convexos; estos sirven para reflejar la luz y lograr un efecto de mayor amplitud. Además de una espectacular cripta situada debajo de la iglesia, también posee una capilla doméstica aledaña, antaño usada para el culto privado de los novicios y cuya rica ornamentación incluye pinturas, cornucopias de madera tallada y un espectacular retablo, obra de Duque Cornejo.

38545752652 640ed698fd k

Sevilla en plan sacro y sin pisar la catedral

Compártelo