El nº16

La Sierra de las Nieves: todo sobre el próximo Parque Nacional de España

Este nivel de protección permitirá preservar y poner en valor sus valores naturales así como evitar la despoblación en el corazón de la provincia de Málaga.

Con 25 años recién cumplidos como Reserva de la Biosfera y tras casi un siglo de los primeros intentos para obtener la máxima protección, ahora la Sierra de las Nieves se dispone a emprender el último tramo para conseguir su objetivo: ser Parque Nacional, convirtiéndose en el decimosexto de la red estatal y en el tercero de Andalucía junto a Doñana y Sierra Nevada.

4 / 6
Sierra de las Nieves

Foto: David Garcia Rodriguez via Wikimedia

1 / 6

¿Qué supone ser Parque Nacional?

Es una distinción necesaria para la protección de sus valores naturales, la dinamización turística y la creación de empleo. Y es que ser parque nacional va a permitir que la Sierra de las Nieves goce de estos tres beneficios fundamentales. En primer lugar, proteger el entorno natural, en especial su seña de identidad: el pinsapo. En segundo, que la comarca atraiga a más y mejores visitantes y cuente con un nuevo plan de promoción. En consecuencia, se crearán nuevas empresas de turismo activo, hostelería y comercios en la zona periférica de protección y es los pueblos que lo conforman, creando nuevos empleos y evitando la despoblación que llevan años sufriendo.

Sierra de las Nieves. 25 años como Reserva de la Biosfera

Foto: Shutterstock

2 / 6

Un largo recorrido

Pero hay que remontarse a 1837 para comprender la importancia de la Sierra de las Nieves, ya que ya en el siglo XIX surgieron las primeras voces a favor de la protección y la conservación de la zona tras el descubrimiento científico del pinsapo. Fue el Ayuntamiento de Ronda quien en 1934 formalizó la primera petición para ser declarada Sitio Natural de Interés Nacional, pero la Guerra Civil paralizó el proceso. Tras convertirse en Coto Nacional y posterior Reserva de Caza, finalmente en 1989 obtuvo la distinción de Parque Natural la Sierra de las Nieves, el primer paso para ser Reserva de la Biosfera ya en 1995. Esta incluye tanto el Parque Natural como su entorno, formado por once municipios: Alozaina, El Burgo, Casarabonela, Guaro, Istán, Monda, Ojén, Parauta, Ronda, Tolox y Yunquera.

Distinguido también como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) dentro de la Red Ecológica Europea Natura 2000, en 2011 se dieron los primeros pasos para solicitar la conversión la Sierra de las Nieves en Parque Nacional. Ya en 2016 se entregó el borrador de la propuesta, pero no fue hasta el pasado 26 de enero que el consejo de ministros aprobó el proyecto de ley. Ahora falta esperar la aprobación en las Cortes Generales de la ley declarativa para que oficialmente se incluya dentro de la red de parques nacionales de España.

El protagonista: el pinsapo

Foto: Shutterstock

3 / 6

Objetivo: salvar el pinsapo

El futuro parque nacional, que abarca un total de 23.000 hectáreas en ocho municipios de Málaga (Benahavís, El Burgo, Istán, Monda, Parauta, Ronda, Tolox y Yunquera), tiene como objetivo principal la protección de la integridad de sus valores naturales y paisajes, entre los que los bosques de pinsapo tienen especial relevancia. 

Esta especie genéticamente emparentada con el abeto se ha adaptado a laderas y cumbres situadas entre los 1.000 y 1.800 metros de las serranías béticas de Cádiz y Málaga, donde se encuentran los únicos representantes del género Abies de la península ibérica junto al abeto blanco. Una vez declarado oficialmente el Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, este albergará el mayor pinsapar de la geografía española.

Parte del plan pasa por la prohibición de nuevas construcciones, ya que los terrenos quedarán clasificados como suelo no urbanizable protegido. También estarán vetadas la caza y la pesca, el abandono de residuos, las tala con fines comerciales y la extracción de minería y áridos. 

Sierra de las Nieves. El protagonista: el pinsapo

Foto: iStock

4 / 6

Lugar de interés botánico y geológico

Junto al pinsapar, la Sierra de las Nieves es hogar de quejigares, pinares y sabinares, así como de alcornocales y encinares. Completan la visita los cursos de agua, bosques de ribera y elementos geológicos de origen kárstico. Y es que tanto la riqueza botánica como el singular paisaje geológico fueron las dos características principales para integrar la sierra dentro de la red española de parques nacionales. 

Los contrastes de su sistema montañoso permiten pasar de importantes alturas como el pico Torrecilla (1.919 m) a las mayores profundidades de la región, como la Sima GESM (1.101 m de profundidad), la Sima del Aire (-753 m), la Sima del Nevero (-772 m) o la Sima Prestá, todas ellas en Tolox. Estas cavidades se conectan entre sí y ocultan una importante red de acuíferos que abastecen a los municipios de la zona, un laberinto de galerías subterráneas que atrae a espeleólogos nacionales e internacionales.

Águila Real. Fauna

Foto: iStock

5 / 6

La fauna, la otra protagonista

Si de algo más puede presumir la Sierra de las Nieves es de su extraordinaria diversidad de hábitats gracias al variado relieve, a las distintas y singulares condiciones del suelo y a la multitud de microclimas presentes. Esto se traduce en una importante diversidad de fauna, donde destacan las especies típicas de media y alta montaña, tales como la cabra montés, el corzo, el jabalí, el muflón y el gamo, entre otros.

Los amantes de la observación de aves encuentran en esta sierra un pequeño paraíso. El relieve y su ubicación en plena ruta migratoria entre Europa y África permite que alrededor de 120 especies se crucen en este espacio natural, entre las que sorprenden los rapaces como el buitre leonado, el águila real, el halcón peregrino, el gavilán o el ratonero común, así como el búho real, el cárabo y el autillo como rapaces nocturnas. Sin olvidar las aves pequeñas como el mirlo capiblanco, el martín pescador o la tórtola ni especies casi exclusivas del entorno, como el pez fraile o el cacho de Málaga, el cangrejo de río autóctono, la mariposa arlequín o varios grupos de murciélagos.

Yunquera

Foto: iStock

6 / 6

La gente de las nieves

Aparte de la singularidad de la geología y la botánica del territorio, uno de los mayores argumentos en los que se basa la apuesta de la Junta de Andalucía para que este parque natural sea parque nacional es la relación que ha existido históricamente entre la gente de las nieves y su entorno, que apenas ha sufrido transformación. Y es que la Sierra de las Nieves es un territorio natural único y un gran ejemplo de una forma de vida estrechamente ligada al medio natural.

Ahora, en esta nueva etapa los pueblos del parque y la zona periférica, que conforman la ruta de los pueblos blancos de Málaga, contibuirán todavía más en el auge del turismo sostenible gracias a nuevas inversiones. Además, se abre una oportunidad para la transformación y comercialización de los productos bajo la marca Parque Nacional de la Sierra de las Nieves. 

Pinsapo