más allá del Marina Bay Sands

Singapur: Lo que el turista no ve

Más allá de los típicos puntos turísticos, Singapur está lleno de lugares auténticos a los que la mayoría de visitantes no llegan.

Con jardines de otro mundo, edificios imposibles y barrios multiculturales que parecen sacados del decorado de una película, Singapur puede dar la impresión de ser una ciudad artificial levantada con el único propósito del disfrute turístico. Pero su verdadero encanto se encuentra lejos de los enclaves típicos. Allá donde la autenticidad y la esencia de este pequeño país asiático dan la cara para mostrar todas sus maravillas.

 
 
 
 
 

Isla de St John

Pensar en una isla del Sudeste Asiático es llevar a la mente imágenes de playas paradisiacas y aguas turquesas. Sin embargo, las 63 islas que componen Singapur son muy diferentes a esa idea preconcebida de paraíso, motivo más que suficiente para visitar algunas de ellas. Es el caso de Sakijang Bendera o St John, como es conocida en inglés, una isla que fue utilizada como centro de cuarentena, cárcel de prisioneros políticos y lugar de rehabilitación de drogas. En 1975 su uso cambió al de “isla para el relax” con lagunas, playas, senderos y zonas de picnic abrazadas por el verde salvaje. Muy próxima se encuentra la minúscula isla de Kusu, perfecta para ser combinada con St John, ya que ambas están conectadas entre sí y también con la isla principal del país. Un santuario de tortugas y dos templos malayos y uno chino son sus principales atractivos.

Pulau Ubin

Otra de las islas imprescindibles es Pulau Ubin, situada al norte del país, casi en la frontera con Malasia. Se trata de uno de los últimos kampongs o villas tradicionales que quedan en Singapur. Alquilar una bicicleta y recorrer este remanso de paz es una de las actividades favoritas para un domingo de naturaleza. También es posible ver las antiguas casas de la isla, caminar por el paseo junto al mar, visitar los humedales de Chek Jawa e incluso acampar para pasar la noche en una de las zonas habilitadas para ello. Llegar tan solo lleva 15 minutos en ferry desde Changi Point y cuesta 3 SGD.

Hotel Fullerton

Este hotel de cinco estrellas situado en pleno centro de la ciudad, podría pasar desapercibido entre los numerosos puntos turísticos que lo rodean. No obstante, el viajero debería detenerse ante su majestuoso edificio, explorar su interior histórico y experimentar en él costumbres que Singapur ha heredado de Gran Bretaña, tales como tomar su imprescindible afternoon tea. El icónico edificio Fullerton fue inaugurado el 27 de junio de 1928 como parte de las celebraciones del centenario de la colonia británica, convirtiéndose en símbolo de modernidad del país. Destacó por albergar importantes organizaciones y servicios como la Oficina General de Correos. De hecho, aún se conservan en su interior dos buzones rojos de finales del siglo XIX y un pequeño museo que guarda detalles de su historia. Para terminar de disfrutar The Fullerton Hotel, ¿qué tal un baño en su piscina infinita con vistas a Boat Quay y al río de Singapur?

Haw Par Villa

Para conocer la mitología, historia y cultura china de una forma peculiar hay que acercase a Haw Par Villa, un llamativo parque temático que exhibe más de mil estatuas gigantes. Sus orígenes se remontan a 1937, aunque durante la Segunda Guerra Mundial fue ocupado por las tropas japonesas debido a su buena posición estratégica. La Junta de Turismo de Singapur lo renovó en 1986. Su atracción más famosa es la de los Diez Tribunales del Infierno, que muestra todos los juicios por los que, según la mitología china, debe pasar una persona que fallece. Sí, los dioramas de Haw Par Villa pueden resultar un poco perturbadores, pero justo esa es la razón de que sea tan frecuentado por los locales.

Swee Choon

La comida singapurense más auténtica se degusta en los food courts y en los hawkers repartidos por toda la ciudad, pero en Singapur también es posible encontrar pequeños templos gastronómicos en los que ponerse las botas a precios muy económicos. Es el caso de Swee Choon, un establecimiento ubicado muy cerca del popular centro comercial Mustafa Centre, en el barrio de Little India. Está especializado en dim sum, con platos como bao, mee-suah kueh (pastel de fideos), xiao long bao o costillas de cerdo. Las largas colas en la puerta a altas horas de la madrugada, atestiguan su éxito de más de 50 años, y han hecho extender su horario y su local. Ser el único extranjero aquí es posible.

Orchard Central Roof 

Pasar la tarde en un centro comercial es una de las actividades más comunes entre los locales, algo que puede vivirse profundamente en Orchard Road, una avenida invadida por tiendas, almacenes y lujosas boutiques. Orchard Central, situado en la estación de metro de Somerset, es uno de los centros comerciales que presencian la gran avenida, aunque se diferencia del resto en el jardín secreto que esconde su azotea. Para acceder a él habrá que subir hasta el piso 11 del centro comercial y, una vez allí, utilizar la escalera mecánica que conduce hasta este oasis en medio del asfalto. Buenas vistas, fuentes y esculturas de colores harán olvidar por unos minutos el ajetreo de los comercios.

Puente Henderson Waves

Henderson Waves es uno de esos puntos que Instagram ha situado en el mapa gracias a su impresionante diseño, no obstante aún son pocos los turistas que llegan hasta este él. Este puente peatonal de 274 metros de longitud es el más largo de Singapur y se encuentra a 36 metros del suelo. Conecta los selváticos parques de Mount Faber y Telok Blangah Hill simulando una enorme ola de siete semicurvas. Muchos también lo comparan con una serpiente que repta en la jungla. Las formas que dibuja su estructura de acero y madera permiten que los visitantes puedan sentarse y descansar con privacidad. Al caer la noche, el puente se ilumina ofreciendo otra estampa insólita que nadie debería perderse.

Bukit Timah Railway

La antigua vía de tren que unía Malasia con Singapur fue desmantelada en el año 2011 debido a un acuerdo histórico de intercambio de tierras entre los gobiernos de ambos países. Ahora es un pintoresco sendero de 24 kilómetros envueltos en exuberante selva que, por tramos, ocupan terrenos desde Woodlands, al norte del país, hasta Tanjong Pagar, al sur. La estación de ferrocarril de Bukit Timah, que funcionó como enlace de transporte de mercancías, aún se conserva. También está intacto el puente de hierro que se extiende repleto de vida por la carretera de Upper Bukit Timah.

Reserva de MacRitchie

Aunque apenas es frecuentada por turistas, la reserva de MacRitchie resalta entre los parajes naturales favoritos de Singapur siendo el más elegido tanto por amantes de la naturaleza como por deportistas. La cantidad de opciones que ofrece abarca desde paseos tranquilos por sus senderos naturales hasta actividades llenas de adrenalina como la práctica deportes acuáticos en el embalse más grande del país o caminatas entre las copas de los árboles. Concretamente por un puente de 250 metros que acercan la fauna del lugar: ardillas, lémures voladores, macacos de cola larga...

Orchard Central Roof Garden - Mob

Foto: iStock

Orchard Central Roof Garden - Mob

Compártelo