Trío de ases europeo

Las sorprendentes tres Capitales Culturales Europeas de 2024

Estos destinos del centro y el norte de Europa tienen prevista una amplia agenda de eventos para celebrar este año su designación como Capital Cultural Europea. El verano será el momento álgido para visitar este trio de ciudades.

El año 1985 nació el proyecto de Capitalidad Cultural impulsado por el Parlamento europeo, concebido para impulsar y dar a conocer aspectos culturales de distintas ciudades del continente. Hasta ahora ya han sido 67 las ciudades designadas como Capital Cultural Europea, correspondiendo a una treintena de países, algunos no miembros de la UE. Solamente una urbe,  Ciudad de Luxemburgo ha repetido capitalidad en 1995 y 2007.

 

En un ránking por países han sido elegidas cinco enclaves en Bélgica, en España, Francia e Italia, y cuatro en Alemania, Grecia, Países Bajos y Portugal. Desde hace pocos años esta designación se amplió de una a tres ciudades en un año. Es lo que ocurre este 2024 cuando las elegidas son Tartu en Estonia, Bad Ischl en Austria y la noruega Bodo. 

Seguir viajando

Tartu (Estonia)
Foto: Shutterstock

TARTU (ESTONIA)

La histórica Tartu está considerada el corazón cultural de Estonia. Ciudad universitaria y de alma romántica, es famosa en el país por sus festivales de música y poesía, y por el ambiente estudiantil que ofrece su Universidad fundada el año 1632. Este destino báltico posee un armonioso centro peatonal con edificios del siglo XVIII como el del Ayuntamiento, alzado en una bonita plaza adoquinada que es el corazón de la ciudad, rodeada de mansiones de coloristas fachadas; una de estas alberga el Museo de Arte de Tartu. Otro atractivo de la ciudad son sus parques arbolados como el que cubre la Colina Toome, imprescindible por sus vistas y por reunir la Catedral gótica de la ciudad y un Observatorio de la Universidad, que fue inaugurado el año 1808.

 

Los vestigios más antiguos que se pueden visitar son los de la iglesia de San Juan, con cimientos del siglo XII. Otras propuestas atractivas son seguir un paseo fluvial por el río Emajõgi o visitar en las afueras la curiosa Casa al Revés, una atracción original para los que buscan diversión, donde el suelo se convierte en techo y los objetos están al revés. La agenda cultural que la ciudad ha previsto para su Capitalidad se inaugura el 9 de febrero con el Festival de Artes Visuales Tuled. En su designación destacan los eventos relacionados con temas de sostenibilidad. https://tartu2024.ee

Seguir viajando

Bad Ischl (Austria)
Foto: Getty Images

BAD ISCHL (AUSTRIA)

Esta villa imperial e inspiradora austriaca ya era un destino de arte antes de ser elegida Capital Cultural Europea del año 2024. Emplazada en la región montañosa de Salzkammergut, en una zona de minas de sal y villas exquisitas, Bad Ischl fue en el pasado un lugar de retiro imperial «secreto», un destino balneario y un refugio de artistas del siglo XIX que la visitaron buscando inspiración en sus paisajes. Fruto de estos personajes es la arquitectura que impera en Bad Ischl, mezcla de edificios históricos, estilos tradicional alpino e influencias de distintas épocas.

 

La Villa Imperial y la Blumenthal son las dos más atractivas para la visita. Siguiendo los pasos del emperador Francisco I y la emperatriz Sisi, a esta ciudad a orillas del Traunsee llegaron primero miembros de la nobleza, luego ricos barones industriales y, por último, la clase media que también quería disfrutar de su atmósfera tranquila y de sus balnearios, hoteles, casinos y confiterías como el clásico Café Konditorei Zauner. Un teleférico acerca al Monte Katrin donde seguir senderos y admirar las vistas. El programa organizado para su Capitalidad Cultural fusiona arquitectura, cultura y tradiciones alpinas que reflejan su historia y diversidad artística de una ciudad con visión hacia el futuro. Destaca su programa de conciertos en grutas de sal y de hielo. www.salzkammergut-2024.at

Seguir viajando

Bodo (Noruega)
Foto: AdobeStock

BODO (NORUEGA)

Considerada en la actualidad un faro cultural en el Ártico, la «joven» ciudad de Bodo es la mayor de la región noruega de Nordland. Fue fundada en 1816 como un poblado de pescadores a orillas del Mar de Noruega, al norte del Círculo Polar Ártico. Bodo fue reconstruida tras los bombardeos sufridos durante la Segunda Guerra Mundial. Como memoria de este pasado reciente cuenta con el Museo Noruego de la Aviación, cuyo edificio tiene la forma de una hélices de un avión. y el Museo Búnker, mientras el Museo de Nordland recoge la historia de la región.

 

Entre sus modestos monumentos se hallan la Catedral, de 1956 y erigida en estilo funcionalista, y la Iglesia Bodu, de piedra y originaria del siglo XIII. Resulta imprescindible pasear por su puerto, con casitas de madera pintada principalmente en rojo, cafés y un mercado de pescado que se instala a diario. Desde sus muelles zarpan pequeños cruceros que acercan a la islas cercanas, cuando el tiempo lo permite y las aguas no están heladas: en ellas se realizan paseos ornitológicos para ver, por ejemplo, a la mayor colonia de águilas pescadoras del mundo.

 

De aquí también salen los barcos de línea que llevan a las Islas Lofoten. La Capitalidad Cultural de Bodo, cuyo pistoletazo de salida ha sido el 31 de enero, apuesta claramente por la creatividad artística de jóvenes creadores nórdicos y por mostrar la diversidad artística de los pueblos escandinavos. www.bodo2024.no

Seguir viajando