Street art y costumbrismo

Algo muy surrealista está pasando en los silos manchegos

El street art invade diez viejos silos de cereales abandonados en Ciudad Real con ‘Titanes’, lo último de Okuda San Miguel (y amigos)

Cuando se mira al nuevo skyline ciudadrealeño vienen a la cabeza tres palabras: inclusión, visibilidad y diversidad. Y se podría añadir dos más: mucho arte. Porque donde los simples mortales ven un edificio abandonado, artistas de la talla del enérgico e internacional Okuda San Miguel perciben enormes lienzos en gris cemento en los que dar rienda suelta a su creatividad. Cuando les dejan, claro.

1 / 7

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

1 / 7

La obra de Daniel Muñoz y Spok Brillor en Titanes

Eso es lo que está ocurriendo en varias localidades de la provincia de Ciudad Real que, con el permiso de la Junta y el apoyo de la asociación Laborvalía, han decidido transformar diez viejos silos de cereales abandonados, ahí en medio de la nada, en inmensos murales repletos de color y mucho simbolismo. Su nombre: Titanes. Una excusa más que de sobra para coger el coche y ponerse a recorrer la llanura de La Mancha.

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

2 / 7

El mapa de la acción

Para que nadie se pierda, hay que poner estas localidades en el GPS donde se encuentran estas intervenciones. 

  1. Calzada de Calatrava (con la obra de Okuda, en la imagen)
  2. Ciudad Real (Ricardo Cavolo)
  3. Corral de Calatrava (Demski y Smithe)
  4. Herencia (Fitan Magee)
  5. La Solana (Bicicleta Sem Freio)
  6. Malagón (Hell'o)
  7. Mazanares (Daniel Muñoz y Spock Brillor)
  8. Porzuna (Nychos)
  9. Villanueva de los Infantes (donde repite Okuda San Miguel). 

Cada uno tiene previsto dar color a un silo diferente durante todo el mes de abril y mayo.

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

3 / 7

El ejemplo de Okuda

Uno de los primeros en subirse a las grúas -¡de más de 40 metros de alto!-, por dar ejemplo (y por agenda, básicamente), ha sido Okuda, con un mural alegórico inspirado en la provincia manchega, sus gentes y hasta las chicas Almodóvar, que no podían faltar. Él mismo nos lo ha contado: “He integrado algunos personajes de las pelis de Almodóvar, está Rossy de Palma, o la portada de La mala educación. Hay hasta un travesti tocando la guitarra” cuenta a Viajes National Geographic. 

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

4 / 7

Referencias manchegas

El simbolismo no acaba ahí. “Hay como una especie de caballo que puede recordar a los templarios de La Mancha y de repente en un esquinazo aparece Don Quijote”. Todo integrado "en un universo surrealista que unifica todos estos mundos, como el pasado y el futuro” en un mismo mural visible a kilómetros de distancia y rodeado solo de campo. Que para eso se está en la llanura de España.

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

5 / 7

Museo gigantesco como el mural de Hell'O

Sobra decir que la iniciativa es muy grande. “Cada silo tiene cuatro caras, y si las despliegas es como si fueran siete pisos de altura cada uno”, explica Okuda. Pero si se le añade el componente de solidaridad y oportunidad laboral para personas con discapacidad que supone esta iniciativa para chavales de la Comunidad, la macrointervención Titanes se convierten en inmensa, sobre todo en valores. “A través del arte queremos cambiar la imagen que la sociedad tiene de las personas con discapacidad, poniendo una nota de color en nuestra provincia”, aseguran desde la asociación.

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

6 / 7

Integración en obras como las de Equipo Plástico

Y vaya si la están poniendo, contribuyendo, además, a mejorar la calidad de vida y la integración de sus miembros, convertidos en asistentes de primer nivel por unos días. Quien sabe si en artistas. Porque no es la primera vez que colaboran con Okuda. El artista nacido en Santander ya trabajó el año pasado con la asociación para intervenir un muro de más de 600 metros en Puertollano. Todos se quedaron con ganas de más, y como la experiencia fue tan gratificante para todos, han repetido.

Foto: Antonio Rivera y Elchino Po.

7 / 7

La creación de J-Demsky con Smithe

“Varios de los chicos se han enganchado bastante a esto de pintar” asegura. Cuentan el caso de uno de los chavales, con el que el año pasado no consiguió cruzar ni media palabra y este año, además de pintar un mural juntos, “me ha enseñado tres cuadernos de dibujos, muchos inspirados en mí. Es brutal cómo le ha cambiado la vida. Ha encontrado algo en el arte”. ¿Es o no una iniciativa gigante?

Okuda-12

Algo muy surrealista está pasando en los silos manchegos

Compártelo