El más alto de la ciudad

The Edge, al filo de Nueva York

Este espectacular mirador, una de las atracciones neoyorquinas más esperadas del año, promete emociones fuertes.

El barrio de Hudson Yards emergió prácticamente de la nada en mitad de Nueva York y rápidamente se hizo un lugar en la lista de imprescindibles de cualquier visitante que llega hoy en día a la Gran Manzana. Tiene todo lo que define la idiosincrasia de Manhattan: rascacielos, arte, cultura, gastronomía…


Y a partir de este mes de marzo, una impresionante atalaya llamada The Edge para conocerlo desde otra perspectiva. Desde luego, algo también muy neoyorquino.

1 / 6
Outdoor-sky-deck

Foto: Edge, New York

1 / 6

Flotando sobre Nueva York

A quien le gusten las alturas se encontrará como en casa. Y a quien no, deberá salir de su zona de confort, ponerse a prueba y experimentar una nueva forma de contemplar de Nueva York. A 345 metros de altura sobre Hudson Yards, el Edge propone una experiencia inolvidable y se yergue como el mirador al aire libre más alto de todo el hemisferio oeste.

Edge-at-sunset

Foto: Edge, New York

2 / 6

Una terraza privilegiada

Esta atalaya neoyorquina está ubicada en el 30 Hudson Yards y se acceda a él a través del centro comercial del barrio. Se trata de una plataforma que sobresale casi 25 metros del tronco del edificio, a la cual se llega en tan solo 52 segundos. El ascensor se planta en el piso 100 y cuando el viajero abandona el interior, encuentra Nueva York a sus pies.

edge-glass-floor-from-below

Foto: Edge, New York

3 / 6

Neoyorquinos como hormiguitas

Tumbarse en el suelo y mirar hacia a bajo no resulta tan extraño en el Edge. Más bien al contrario, pues es una de la formas de conseguir una vista única de la ciudad. A modo de ventana triangular, en mitad de la plataforma se ha colocado un cristal no apto para cobardes. De todos modos, de nuevo vale la pena arriesgarse, seguramente es imposible dar con una vista ligeramente parecida de Nueva York.

Edge-eastern-point

Foto: Edge, New York

4 / 6

Solo ante el peligro

Y el suelo de cristal no es el único desafío del Edge. Para conseguir una experiencia todavía más extrema sin necesidad de correr ningún riesgo, el diseño de este mirador suspendido en el aire incluye una esquina donde se puede contemplar el horizonte a solas. En la parte este de la plataforma los cristales que cubren todo el borden convergen cual proa del Titanic, de modo que lo único que hay alrededor es cristal, aire y cielo.

Edge-east-view

Foto: Edge, New York

5 / 6

'New York all around'

La ubicación privilegiada del edificio 30 Hudson Yards en el oeste de Manhattan permite que el Edge pueda ofrecer vistas únicas que abarcan los 360 grados: no hay nada que no puedas contemplar desde este observatorio. Desde la punta de Central Park hasta la Estatua de la Libertad. Es posible que incluso puedas ver más allá a través de los paneles de cristal de 9 metros de alto –y sin marco– que bordean toda la plataforma y que están ligeramente inclinados hacia fuera. Lo dicho, no apto para cardíacos.

Edge-night

Foto: Edge, New York

6 / 6

Un mirador para todo el año

Para redondear una experiencia como esta y volver a poner el cuerpo en su lugar, en el piso 101 espera un bar y un restaurante preparados para servir un buen cocktail. Y lo mejor es que se puede escoger en qué momento del día (y del año) subir, ya que el mirador abre los 365 días del año de 8h de la mañana a 12h de la noche. ¡A disfrutar!

Edge-at-sunset

The Edge, al filo de Nueva York

Artículo relacionado

The Vessel: ¿una escultura o un edificio?

Y sin salir de Manhattan

Hudson Yards: el nuevo Nueva York

Compártelo