Primavera en Extremadura

Todo lo que hay que saber sobre la fiesta del Cerezo en Flor en el Valle del Jerte

A partir del 20 de marzo, y con la llegada de la primavera, los once pueblos del Valle del Jerte celebran la espectacular floración de estos frutales con una extensa agenda de actividades que permiten disfrutar de los paisajes y tradiciones de este destino cacereño.

En cuanto remite el frío invernal, los cerezos del mundo se preparan para representar uno de los espectáculos más deslumbrantes y efímeros de la naturaleza. En Extremadura, cuando aún queda nieve en los montes más altos y el deshielo hace que los ríos corran caudalosos por sus gargantas, los campos y laderas del Valle del Jerte se cubren de un blanco impoluto en un estallido de vida. A partir de marzo y durante unas semanas, el millón y medio de cerezos que crecen en esta comarca de Cáceres comienzan una floración celebrada por los habitantes de sus pueblos con una fiesta que atrae a muchos visitantes y que se acompaña de numerosas actividades. En 2022, la Fiesta del Cerezo en Flor del Valle del Jerte se desarrolla del 20 de marzo al 7 de mayo.

 

Jerte

Foto: iStock

Jerte

¿Cuándo se producirá la floración de los cerezos en el Valle del Jerte?

Este año, las últimas estimaciones realizadas preven que los árboles comiencen con su show natural en torno al 18 de marzo, aunque la meteorología, muy variable en esta época, marcará el estreno floral de este valle cacereño. Además, las previsiones apuntan que el esplendor del manto de cerezos en flor se extenderá unos veinte días, hasta los primeros compases de abril. De ahí que la mayoría de los grandes acontecimientos en este rincón extremeño se concentren en las próximas fechas.

GettyImages-1369901668
Foto: Getty Images

Una agenda en flor

Todo comienza con el Despertar del Valle, del 20 al 24 de marzo, una introducción a la fiesta que este año coincide con el equinoccio de primavera, y para la cual se han organizado charlas, exposiciones como «Mujeres del Valle» en el Palacio del Cerezo de Navaconcejo y concursos como el IV Certamen de Fotografías de Naturaleza en el pueblo de El Torno.

A partir del 25 de marzo da comienzo el Cerezo en Flor 2022, Fiesta de Interés Turístico Nacional, que viene acompañada de un extenso programa de actividades al aire libre enmarcadas entre cerezos, como rutas de senderismo y en bicicleta de montaña, mercados artesanales, romerías, degustaciones gastronómicas de platos típicos, conciertos de corales y música tradicional, talleres de artesanía y representaciones de microteatro en las calles de los pueblos, sobre la vida y costumbres del valle cacereño.

La comarca se despedirá de su fiesta con la Lluvia de Pétalos, este año del 11 de abril al 7 de mayo. Su programación incluye citas como las celebraciones de Semana Santa en los pueblos del Jerte o la X Carrera por la Garganta de los Infiernos, el 16 de abril. Después, el Jerte se despedirá de su tapiz blanco y llegarán los verdes intensos de castaños, robles y cerezos, el violeta de los brezos y el amarillo de la retama.

Garganta de los infiernos
Foto: iStock

Excursiones por el valle

En primavera, la riqueza forestal del Valle del Jerte se mide en cerezos. Un millón de estos frutales tapizan de blanco las suaves laderas de esta comarca cacereña, donde los pueblos mantienen el encanto de una arquitectura tradicional de voladizos y balconadas de madera. Para disfrutar al máximo de la visita lo mejor es trazar una ruta que enlace los once pueblos del valle.

Llegando desde la carretera de Ávila-Madrid, y en dirección hacia Plasencia, surgen a lo largo de unos 34 km, uno tras otro, Tornavacas, Jerte –acceso a la Garganta de los Infiernos–, Cabezuela –donde se halla el Museo de la Cereza–, Navaconcejo, Rebollar, Valdastillas, Piornal –el pueblo más alto (1175 m) que ofrece vistas de la comarca–, Barrado, Casa del Castañar, Cabrero y El Torno.

La visita para disfrutar del espectáculo de los cerezos da la oportunidad de descubrir los paisajes de la comarca jerteña, donde sobresalen gargantas y saltos de agua, más caudalosos en primavera, que se recorren practicando senderismo, barranquismo, parapente o birdwatching, justo cuando las aves migratorias inician el regreso a su hogar en la Península.

Arquitectura tradicional en Cabezuela del Valle 

Foto: iStock

Una cereza con denominación

Aunque los cerezos fueron introducidos en la Península por los árabes y ya se hablaban de ellos en la Edad Media, los frutales que hoy cubren el Valle del Jerte llegaron al campo extremeño hace medio siglo, cuando se plantaron como algo exótico. Rápidamente fueron ganando presencia en los mercados locales hasta convertir al Jerte en uno de los principales productores del país y a su cereza en el motor económico del valle, donde se producen unas 20 toneladas anuales, que se recolectan entre abril y agosto. Su fruto, descrito como firme, suave y sabroso, se comercializa bajo la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte.