Ayer y hoy

La torre Montelbaanstoren de Ámsterdam

Ya sea contemplándola desde las barcas del canal o desde la misma esquina que lo hacían los pintores, este edificio es historia viva de la capital holandesa.

Emblema del siglo de oro holandés, esta torre del siglo XVI nació para defender el puerto de la ciudad y más tarde se convirtió en punto de encuentro entre mercaderes y marineros. Hoy es un magnífico mirador.

1 / 2

Foto: Age Fotostock

1 / 2

2016

Conocida como la Torre del Reloj, Montelbaanstoren se sitúa hoy a un corto paseo de la céntrica y adoquinada Nieuwmarkt, una plaza flanqueada al oeste por el famoso Barrio Rojo. Muchos visitantes se acercan a la esquina de la calle Oude Waal y el canal Oudenchans para contemplarla, emulando a Rembrandt y a tantos otros pintores que la han inmortalizado a lo largo de los siglos. Aún es habitual ver pintores con caballetes esbozando su silueta que, según sea la perspectiva, disimula su pequeña inclinación. Se puede subir a lo alto del monumento (48 m), hoy transformado en mirador. Otra forma de apreciar la torre es desde las barcazas que realizan paseos por los canales y las aguas del céntrico lago Ijssel.

Foto: Age Fotostock

2 / 2

1889

En el siglo XIX Ámsterdam vivía su incipiente industrialización construyendo fábricas, inaugurando la Estación Central –símbolo de aquella era– y destinando antiguos edificios a nuevas funciones. Fue el caso de la medieval Montelbaanstoren que en 1878 se convirtió en la oficina de gestión del agua de los canales. Para entonces la torre acumulaba mucha historia. Construida en 1512 como defensa del puerto, cuando la ciudad creció y superó sus murallas pasó a ser un punto de control de los barcos de mercancías. En 1606 su torre octogonal se remató con una corona donde se colocaron campanas y un reloj, origen de una anécdota: parece que las horas no eran fiables, lo que provocaba la confusión entre los habitantes.

torre-montelbaanstoren-hoy

La torre Montelbaanstoren de Ámsterdam

Compártelo