Cuestión de altitud

El Valle de Ordino de ⬇️ 1298 a 🔝 2810 metros

Recorrer esta parroquia de Andorra es todo un viaje que comienza sumergiéndose en la cultura local y acaba en el techo del país.

Reserva de la Biosfera, el Valle de Ordino, una de las siete parroquias en que se divide Andorra, fascina con un paisaje plenamente pirenaico, surcado por sendas que explican la vida de sus pueblos hace apenas un siglo. La mejor manera de recorrerla es de arriba a bajo, literalmente, es decir desde el fondo del valle hasta los lagos y picos más altos. 
 
1 / 7
iStock-176855686. Ordino (1298 metros de altitud)

Foto: iStock

1 / 7

Ordino (1298 metros sobre el nivel del mar)

El pueblo que lleva el nombre de la parroquia es una buena base para explorar la zona y empaparse de su historia y cultura. El centro se recorre en apenas unos minutos, así que sobra tiempo para entrar en su iglesia a ver la pequeña talla del siglo XII de la Virgen, perderse por sus calles en cuesta, llegar a los jardines de la Casa Rossell y visitar la Casa Areny-Plandolit, de 1613, que perteneció a una de las familias terratenientes más prósperas de Andorra. Ordino cuenta con otros dos museos curiosos: el Postal y el de la Miniatura.

 

Un cartel indica el desvío hacia el collado de Ordino, una carretera empinada y de curvas que salta hasta la parroquia de Canillo. La carretera principal, sin embargo, sigue valle arriba, remontando el río Valira del Nord.

iStock-897726396. La Cortinada (1335 metros sobre el nivel del mar)

Foto: iStock

2 / 7

La Cortinada (1335 metros sobre el nivel del mar)

En el núcleo antiguo de La Cortinada, al otro lado del río Valira del Nord, se ven varias casas reformadas de los siglos XV y XVI. Como Cal Batlle, transformada en un hotel de cinco habitaciones que ha mantenido la estructura primitiva, con su escalera de piedra, su comedor común y el viejo horno adosado al muro.

La calle principal llega a Cal Pal, la que fuera la residencia más rica de la población. De 1347 y ampliada en los siglos XVI y XIX, esta casa solariega con un palomar (signo de riqueza) es ahora es un espacio dedicado al arte y la cultura andorranas. Poco antes de entrar en el municipio de Arans, se pasa junto al molino y el aserradero hidráulicos que pertenecieron a Cal Pal y que estuvieron en funcionamiento hasta los años 60.

En las casas señoriales de Ordino y La Cortinada se pueden distinguir trabajos de forja de aquella época en las rejas de ventanas y puertas, como los estripagecs. Estos barrotes con puntas que parecen hojas puntiagudas se colocaban en las ventanas de las casas rurales para disuadir a los ladrones, y de ahí el nombre: estripa (desgarrar) gecs (chaqueta, tabardo). Las ventanas de la Casa Areny Plandolit en Ordino y las de la Casa Pal en La Cortinada tienen estas curiosas rejas.

La iglesia románica de Sant Martí es otro de los imprescindibles de La Cortinada. Con tejado a dos aguas y campanario adosado, conserva las pinturas murales de su fundación en el siglo XII.

shutterstock 1680172246

Foto: Shutterstock

3 / 7

Ruta de los hombres de hierro (final a 1431 metros sobre el nivel del mar)

Este paseo sencillo discurre junto al río entre La Cortinada y Llorts por el antiguo Camí dels Traginers (arrieros). Forma parte del itinerario cultural la Ruta del Ferro, que incluye otros enclaves de Andorra relacionados con la minería y la siderurgia entre los siglos XVII y XIX, como el centro de interpretación de la Farga Rossell en La Massana.

 

La Ruta de los Hombres de Hierro es perfecta para familias con niños por su escaso desnivel y la variedad de detalles con los que entretener a los más pequeños. Hay carteles interpretativos sobre la flora y fauna, sobre los cultivos típicos y, claro, sobre la tradición minera. El sendero pasa junto a un corral en el que quizá se vea una mula andorrana, un cruce entre burro catalán y yegua bretona que por su resistencia antiguamente se usaba como animal de carga y para desbrozar bosques.

 

El homenaje definitivo al pasado minero son las seis esculturas contemporáneas realizadas en hierro, piedra y madera por artistas contemporáneos: A casa da terra e do fogo de Alberto Carneiro; La família Jordino, de Rachid Khimoune; Endless, de Mark Brusse; Gran carro de ferro i pic, de Jordi Casamajor; L’Home de ferro talp que camina, de Guy de Rougemont; y Terra, ferro, aigua i foc, de Satoru Satu.

 

Poco antes de alcanzar la mina de Llorts –se puede visitar una galería de las que se excavaron a pico– el sendero pasa junto a una fuente de agua ferruginosa. Hay que probarla!

 

apartaments-la-neu-capcaleres-restaurant-16 23 22 359. Gastronomía de altura en Llorts (1413) y Arans (1721 sobre el nivel del mar)

Foto: La Neu

4 / 7

Gastronomía de altura en Llorts (1413) y Arans (1721 sobre el nivel del mar)

Primavera, verano, otoño, invierno… la cocina andorrana tiene sabores, aromas y texturas para todas las épocas del año. Y también para todos los gustos. El pueblecito de Llorts cuenta con una parada  gastro a tener en cuenta, la Brasería La Neu, donde se puede probar la carne de ternera criada en prados a 2000 m de altitud y que cuenta con el sello europeo de Indicación Geográfica Protegida (IGP), junto a los quesos y embutidos artesanos, y también ensaladas veraniegas que combinan frutos silvestres con vegetales de temporada como la achicoria.

A pocos kilómetros, en Arans, sorprende El Clàssic Arans, la última novedad de la agenda gastronómica de la parroquia de Ordino. En este local de pocas mesas y con vistas al Valira del Nord, el chef Albert Coll (antes, en la Bodega Poblet de Andorra la Vella) saca el máximo partido de la excelente materia prima de estas montañas y las traduce en platos de aspecto y gusto sabrosísimos, cocinados a la brasa o preparados con el estilo particular del chef.

 

iStock-695649148. Parque Natural del Sorteny

Foto: iStock

5 / 7

Parque Natural del Sorteny (desde 1790 metros sobre el nivel del mar)

Reserva de la Biosfera desde 2020, el valle de Ordino tiene una de sus mayores joyas en el Parque Natural del Sorteny. Hasta este rincón llegan excursionistas y botánicos de medio mundo que quedan fascinados ante la cantidad y variedad de flores silvestres que brotan por doquier. La más famosa es la grandalla o narciso de los poetas (Narcissus poeticus), la flor nacional de Andorra, con seis pétalos blancos acabados en punta que destacan entre los pastizales.

 

La pista que sale del aparcamiento del parque remonta el río Sorteny, pasa junto a un jardín botánico en el que se pueden distinguir las flores y plantas más habituales del Pirineo y alcanza el refugio de Sorteny, uno de los cuatro alojamientos de montaña con guarda en Andorra. Aquí puede empezar una de las excursiones más típicas, la que asciende al lago glaciar del Estanyó, de 5h (ida y vuelta) y 560 m de desnivel. Se aprende muchísimo sobre la historia y la naturaleza de estos valles si se camina en un compañía de un guía como los de Xplorand, una empresa especializada en desvelar las montañas de Andorra.

 

Ante la belleza bucólica de este rincón, resulta difícil de creer que en el pasado por aquí pasaba una de las rutas con mayor trajín de mulas y mineros de Andorra. Como recuerdo queda el nombre del collado de Meners, que conecta con la parroquia de Canillo.

original. El mirador de Tristaina (2702 metros sobre el nivel del mar)

Foto: Ordino Arcalís

6 / 7

El mirador de Tristaina (2702 metros sobre el nivel del mar)

La estación de Ordino-Arcalís ofrece vistas sublimes desde sus telecabinas y rutas a picos y lagos. Desde el aparcamiento de La Coma parte el sendero hacia los tres estanys glaciares de Tristaina. Es una de las excursiones más espectaculares –de unas 3h30– de Andorra por el panorama de alta montaña que ofrece, con arroyos que se precipitan valle abajo y rodeado por las montañas más altas del noroeste del país, como el pico Arcalís (2776 m) o el de Cataperdís (2804 m).

Más cómodo resulta subir con el telecabina Tristaina hasta La Coma y tomar después el telesilla de Creussans hasta la cima del Pereguils, a 2702 m, donde acaba de inaugurarse el Mirador Solar de Tristaina.

Por si no se han tenido suficientes vistas de vértigo, junto a la carretera, una gigantesca O de hierro se asoma al valle del río Tristaina. Se trata del Anillo de Arcalís, del escultor Mauro Staccioli.

De regreso al pueblo de Ordino, nos queda por recorrer las curvas de la carretera que sube al collado de Ordino y así contemplar el pico Casamanya. Esta cumbre es uno de los emblemas de de Andorra por su situación en medio del país, que se alza a 2740 m y ofrece vistas de 360º. Su ascenso (4h ida y vuelta) discurre primero entre el bosque de pino negro de Airola y luego sube empinado hasta la cima principal.

iStock-1166352011. Coronallacs: el gran trekking de Andorra (2810 metros en su punto más alto)

Foto: iStock

7 / 7

Coronallacs: el gran trekking de Andorra (2810 metros en su punto más alto)

Cruzar a pie Andorra como si se tocara el cielo es una de las aventuras excursionistas más emocionantes del Pirineo. La ruta Coronallacs lo hace posible en cinco etapas de entre 13 y 22 km cada una, bordeando lagos glaciares, rodeando cumbres y salvando los collados que conectan los cuatro refugios guardados (con personal al cargo, servicio de comedor y alojamiento) de Andorra. Se trata de un trekking de gran belleza que requiere una buena forma física y experiencia en montaña.

Los cuatro refugios se localizan en las zonas de alta montaña de mayor valor natural de Andorra.

El Refugio de l’Illa (2488 m) se halla en lo alto del valle del Madriu-Perafita-Claror, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. El Refugio de Juclà (2310 m) se sitúa junto al lago de Juclà, sobre el valle de Incles, uno de los mejor preservados del país. El refugio de Sorteny (1965 m), en el Parque Natural del valle de Sorteny, está en pleno camino hacia el collado de Meners. El Refugio del Comapedrosa (2265 m) es la base para acceder al pico más alto de Andorra, el Comapedrosa.

Ordino