Adrenalina entre raíles

Vértigo en el Camino de Hierro, la vía verde que une la Salamanca más salvaje con Portugal

Este sendero peatonal cruza puentes, desfiladeros vertiginosos y numerosos túneles por el trazado de la antigua línea férrea del Duero.

La primavera es la estación perfecta para disfrutar de la práctica de senderismo en Salamanca. Uno de los itinerarios estrella en esta provincia es el Camino de Hierro, una senda natural que aprovecha el recorrido de una antigua vía de ferrocarril y que ahora invita como vía verde a disfrutar de caminatas por los hermosos paisajes salmantinos.

 

¡Viajes National Geographic, directo en tu Whastapp! Síguenos para descubrir lugares fascinantes, destinos sorprendentes y sabores impresionantes.

shutterstock

El Camino de Hierro de Salamanca propone al viajero seguir las travesías, túneles y puentes de la antigua vía férrea que conectaba la provincia con Portugal. Esta histórica línea de ferrocarril comenzó a construirse en 1883 y fue inaugurada cuatro años después. En su época supuso una de las mayores obras de ingeniería creadas en España. Declarada el año 2000 Bien de Interés Cultural, se transformó hace dos años en una vía verde para senderistas como los 40.000 que hasta la fecha la han recorrido.

La mano del hombre y la naturaleza se unieron en el pasado en este itinerario de piedra, hierro y agua, y que hoy permite disfrutar de parajes magníficos, como los del Parque Natural de Las Arribes, acompañando el curso del río Águeda en su camino hacia el muelle fluvial de Vega de Terrón y la desembocadura del río Duero.

Camino de Hierro
Foto: Diputación de Salamanca

 

La ruta se inicia en la estación de tren de La Fregeneda y discurre paralela a la antigua vía férrea a lo largo de 17 kilómetros, hasta llegar al último punto acondicionado en España, el muelle de Vega Terrón. Desde su inicio hasta el final, el desnivel de este itinerario pasa de los 527 metros de altitud de La Fregeneda a los 133 de Barca d'Alva (ya en Portugal), enlazando paisajes de dehesas con terrenos escarpados, y dejando a su paso estaciones de tren abandonadas como testigos mudos de la historia.

Seguir viajando

ASÍ ES EL RECORRIDO DEL CAMINO DE HIERRO

El recorrido del Camino de Hierro incluye el paso por diez vertiginosos puentes que imitan el estilo en hierro de la escuela francesa de Eiffel y que, en tierras salmantinas, se encuentran suspendidos sobre varios desfiladeros de la zona. Asimismo se cruzan una veintena de túneles (el más largo es el número 1, de 1,5 km) que fueron excavados en las montañas para hacer viable el paso del ferrocarril: juntos suman 4 kilómetros del total de 17 kilómetros que tiene el Camino de Hierro salmantino.

 

Atravesarlos es una experiencia que sobrecoge, pasando de la naturaleza abierta a la oscuridad y el silencio, solo roto por el vuelo en estampida de colonias de murciélagos. La duración aproximada para realizar esta excursión es de unas seis horas, aunque existe la posibilidad de cubrir un recorrido reducido hasta el túnel número 3 y regreso a la estación. En este caso, el tramo es de 8 kilómetros y dura unas tres horas y media.

Seguir viajando

Camino de hierro

 

El Camino de Hierro forma parte de una ruta mayor de 77 kilómetros que suma el ramal español de la línea del Duero a Portugal. El trayecto férreo actual nace en La Fuente de San Esteban y se une a la línea Medina del Campo - Salamanca - Fuentes de Oñoro, para cruzar a Barca d’Alva donde conecta con el tramo portugués que finaliza en Oporto. De modo que Salamanca capital queda unida con la segunda ciudad más importante de Portugal.

 

PRECIO DEL CAMINO DE HIERRO Y CÓMO COMPRAR LAS ENTRADAS

Para adecuar la antigua vía férrea como sendero turístico y hacer la ruta transitable y segura se han añadido señalizaciones e instalaciones como zonas de descanso o baños. Se precisa adquirir una entrada (desde 8 euros, con diversos descuentos) a través de la página web del proyecto. El precio incluye un seguro para las personas que cubren la ruta y la opción de un autobús lanzadera para devolver a los senderistas al punto de partida.