¡Agua va!

Un viaje por España en 21 cascadas impresionantes

Son mucho más que agua precipitándose, son paisajes inesperados que poseen un magnetismo irresistible. En definitiva, una aventura atractiva para todos los públicos.

12 /21
shutterstock 1589954065. Salto del Nervión (Álava):  la más alta

Foto: Shutterstock

1 / 21

Salto del Nervión (Álava)

Justo en el límite entre Álava y la provincia de Burgos, el río Nervión decide realizar una espectacular caída libre de 220 m de altura, saltando al vacío desde las cresterías del Monte Santiago, un paraje declarado Área Natural Protegida. Quien desee contemplar la cortina de agua de la cascada más alta de España, siempre movida por las corrientes de aire ascendente, hará bien en aprovechar la época de lluvias (otoño) o de deshielo (primavera), cuando el salto más alto de España se muestra vigoroso y alcanza su máximo esplendor. La mejor vista del conjunto se obtiene desde un cercano anfiteatro rocoso que hace de mirador hacia este emplazamiento abierto. El pueblo de Orduña es una buena base desde la que iniciar diversas rutas senderistas que se dirigen hacia la cascada del Nervión y que pueden continuar remontando el curso hasta la fuente del río, que brota sigiloso de una pequeña boca rocosa.
 

iStock-1144731115. Orbaneja del castillo (Burgos)

Foto: iStock

2 / 21

Orbaneja del Castillo (Burgos)

En la comarca burgalesa de los Páramos se esconde el pintoresco pueblo montañés de Orbaneja del Castillo, incrustado en la abrupta ladera de un cañón natural. Por el bosque que lo rodea corre el fragoroso río del mismo nombre, cuyo nacimiento se sitúa en la cercana Cueva del Agua. Al llegar al pueblo, el río cae en cascada serpenteando entre las tradicionales casas de piedra, creando una visión de conjunto que resulta singular e inolvidable.

shutterstock 1367397284. Cotatuero (Huesca)

Foto: Shutterstock

3 / 21

Cotatuero (Huesca)

Llegan las lluvias otoñales y los paisajes pirenaicos de la Pradera de Ordesa se llenan de alborozo, con árboles tiñiéndose de ocres y aguas del deshielo deslizándose sobre las rocas. Siguiendo una ruta de nivel fácil se puede entrar en uno de los valles glaciares oscenses donde, bajo la umbría de pinos y abetos, se alcanza una zona de saltos de agua entre los que sorprende la voluptuosa cascada de Cotatuero. La excursión permite admirar este y otros saltos fluviales que descienden caudalosos desde el gran circo glaciar de Cotatuero para abalanzarse frenéticos montaña abajo. Para visitar el paraje hay que dirigirse al pueblo de Torla donde se encuentra un aparcamiento desde el que se inicia, entre otras, la excursión a la cascada.

Rio Cuervo

Foto: Shutterstock

4 / 21

Nacimiento del Río Cuervo (Cuenca)

La serranía de Cuenca da cobijo, a 3 km de Vega del Codorno, a uno de los parajes más intactos del centro peninsular. Se trata del nacimiento del Cuervo, un paraje declarado Monumento Natural. Al poco de nacer el río se divide en hilos de agua que crean un laberinto de manantiales, hasta que, de nuevo juntos, deciden descolgarse en cascadas, como un suave manto de agua, cubriendo las rocas tapizadas de musgo. Para llegar hasta este bucólico rincón se sigue un sendero que sale del pueblo en dirección al nacedero. El camino discurre primero paralelo al río y remonta su curso, pasando de una orilla a otra por pasarelas, entre una tupida vegetación de sauces, álamos y pinos. Varios miradores permiten deleitarse contemplando desde ángulos distintos las caídas de agua que realiza el joven río.

iStock-966193652. Caozo (Cáceres)

Foto: iStock

5 / 21

Cascada del Caozo (Cáceres)

En el norte de la provincia de Cáceres se extiende el fértil valle del Jerte, un paraje bañado por arroyos como el Caozo que, desde las alturas de la Sierra de Gredos, corre primero tranquilo hasta que decide bajar vertiginosamente saltando por las laderas. A su paso por el valle, el río avanza a base de saltos y cascadas como la del Caozo, cerca de la garganta de Bohonal. Ambos parajes asombran rodeados por un paisaje rocoso y con vegetación de ribera que se pueden contemplar desde diversas plataformas. Más abajo, el río se tranquiliza y riega una zona con campos de cerezos, responsables de que en primavera este rincón cacereño se tiña de colores rosas y blancos.

shutterstock 770813644. Gujuli (Álava)

Foto: Shutterstock

6 / 21

Cascada de Gujuli (Álava)

La espectacular cascada de Gujuli hace saltar por los aires las aguas del arroyo Oyardo hasta lo más hondo del valle de Ayala, donde a poca distancia se funde con el río Altube. La caída, de más de 100 m de altura, se sitúa en el Parque Natural del Gorbeia, muy cerca del pueblo que toma el nombre del río. Este núcleo de población es una síntesis vasca con sus caseríos dispersos entre barrancos rodeados principalmente de robledales y otros arbustos, y con matorrales sobresaliendo de entre las rocas. A plomo, entre un atronador rugido de agua y una gran nube de vapor, el río se desmorona en el norte de la provincia. Un improvisado y cómodo mirador situado en un lateral permite asomarse a este abismo fluvial, cuya contemplación remite a las bocas mismas del infierno. Unas fauces tan hermosas como voraces, que fascinan, aterran y encandilan a partes iguales.

iStock-1195367312. A Toxa (Pontevedra)

Foto: iStock

7 / 21

Catarata de A Toxa (Pontevedra)

No muy lejos del solitario monasterio románico de San Lorenzo de Carboeiro, la fervenza del río Toxa se precipita por un tobogán de roca caliza para ir a abrazarse con su hermano Deza. En su caída de 60 m humedece un rocoso paisaje encajado entre alcornoques, madroños, fresnos, otras arboledas de ribera y un manto de tupido musgo. Desde la aldea de Merza, situada a orillas del Toxa, surge un camino que enseguida se bifurca en dos sendas: una lleva a la poza del A Toxa; la otra a un mirador. Estas son tierras de leyendas y meigas, una comarca donde el agua es constante y los arroyos se funden en una amplia red fluvial.

iStock-1180401810. Cascada de los Tilos (La Palma)

Foto: iStock

8 / 21

Cascada de los Tilos (La Palma)

En el Parque Natural de las Nieves se esconde uno de los bosques de laurisilva mejor preservados de todo el archipiélago canario. Ello se debe principalmente a las numerosas cascadas que hay dispersas por el paraje. Entre las más bellas se halla la de Los Tilos, escondida en un bosque declarado por sí solo Reserva de la Biosfera al igual que el resto de la isla. En el Centro de Visitantes informan de muchas rutas senderistas que suben y bajan por estos paisajes de exuberante floresta. Una de ellas conduce al salto de Los Tilos, tan efímero como hermoso. La ruta señalizada a la cascada se adentra en la laurisilva, penetrando en una desbordante naturaleza en la que predominan los tilos que dan nombre al salto, conviviendo con helechos gigantes, laureles, fayas, brezos y mucho silencio. Silencio por todas partes.

shutterstock 526821838. Cascada del Asón, Caigalagua (Cantabria)

Foto: Shutterstock

9 / 21

Salto del Asón (Cantabria)

La Ruta al Salto del Asón remonta el camino de este cauce, cuyas aguas se originan en el Puerto de Sía (1.235 m) y se precipitan al poco de nacer por una cascada en forma de cola de caballo. Desde el caserío de Asón salen varias rutas senderistas que discurren entre prados y cabañas típicas de Cantabria. Muchas de ellas acercan al salto del Asón y también las hay que continúan hasta donde ve la vida el río. Desde la base de la cascada, que alcanza los 50 m de altura, se puede seguir un estrecho sendero que asciende los casi 700 m que coronan el Parque Natural de los Collados del Asón. Allí hay una atalaya desde la que se domina la cola de caballo, en un valle profundo enmarcado por montañas. Uno de los hitos de esta reserva son los cursos fluviales, en especial el Asón y su afluente Gándara, cuyo nacimiento también se localiza en este parque del oriente cántabro.

 

iStock-510066726 (1). Monasterio de Piedra (Zaragoza)

Foto: iStock

10 / 21

Monasterio de Piedra (Zaragoza)

En el término de Nuévalos se asienta el Monasterio de Piedra. Su visita (y su nombre) se justifica por el cenobio cisterciense envuelto por un paraje que surca el río Piedra.  Pero en su entorno guarda una joya de agua y bosque. El conjunto, declarado Parque Natural, se puede recorrer por senderos que regalan vistas de sus delicadas cascadas. Los saltos de agua más espectaculares con el de La Corredera, con sus hilos de agua cayendo en paralelo, La Caprichosa y la Cola de Caballo que, con 90 m de caída, es la más alta del parque. Tras el manto de agua muchas cataratas esconden grutas naturales con salientes que sirven de miradores. La Gruta Gris, por ejemplo, muestra una vista inédita de la Cola de Caballo.

shutterstock 1691037250. Cascada de Sotillo (Zamora)

Foto: Shutterstock

11 / 21

Cascadas de Sotillo (Zamora)

Fragor y estrépito acompañan al temperamental río Truchas en su descenso, cuando cae dando saltos sobre las rocas en su camino hacia las aguas calmas de la laguna de Sotillo. Su empinado cauce es una sinuosa brecha, abierta por el hielo que cubrió la montaña zamorana durante los remotos periodos glaciares. Luego, la intemperie aportó su grano de arena, ahondando los barrancos y precipicios por los que hoy discurren las inquietas aguas del río. Su espectacular caída, desgajada en varios brazos y sometida a las oscilaciones estacionales de su caudal, es de las que no se olvidan. Para llegar a este bucólico rincón se pueden seguir rutas senderistas que salen de pueblos de la zona, como El Puente o Sotillo de Sanabria. Este paraje se enmarca en el Parque Natural del Lago de Sanabria.

iStock-1267483924. Río Mundo (Albacete)

Foto: iStock

12 / 21

Chorros del Río Mundo (Albacete)

El nacimiento del río Mundo se localiza en los límites del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de La Sima, en la sierra de Alcaraz. Hasta este rincón se accede desde el pueblo de Riópar por un camino que remonta el curso fluvial. La excursión discurre por un terreno montañoso donde el agua ha erosionado la roca, creando bellos paisajes kársticos. En uno de ellos se localizan los Chorros del río Mundo, la cercana cascada por la que cae el joven río que tiene su fuente en ese lugar. El salto vierte desde 80 m de altura sus aguas, que se van filtrando a través de los muros rocosos de la cueva que la precede. La entrada a la gruta donde nace el río, con 30 m longitudinales, culmina de forma impresionante esta excursión.

shutterstock 475906780. Pozo de los Humos (Salamanca)

Foto: Shutterstock

13 / 21

Pozo de los Humos (Salamanca)

El pueblo de Pereña de la Ribera es el punto de partida para visitar la cascada del Pozo de los Humos, uno de los principales atractivos del Parque Natural de los Arribes del Duero. El camino discurre entre agrestes y vertiginosos cañones de roca de hasta 400 m de altura –de los más profundos de la Península– y pasa por miradores como el que corona la ermita de Nuestra Señora del Castillo. El paseo finaliza junto al Pozo de los Humos, donde las aguas del río Uces se precipitan para fundirse con el cauce del Duero.

iStock-1196275274. Cascada de Linarejos (Jaén)

Foto: iStock

14 / 21

Cascada de Linarejos (Jaén)

El arroyo de Linarejos se precipita vertical por una fina cascada de 60 m de altura en el paraje conocido como la Cerrada de Utrero-Linarejos. Su chorro va a dar a una balsa turquesa y al poco busca unir sus aguas con las del recién nacido Guadalquivir. El paraje es uno de los más fotografiados del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas. En este escenario esculpido se contempla una asombrosa obra natural en la que el agua ha ido disolviendo la roca caliza creando un laberinto de hendiduras y acanaladuras por las que hoy corre en libertad el Linarejos y otros pequeños arroyos.

No muy lejos en la misma provincia también destaca la cascada de la Cimbarra, al este de Despeñaperros. El río Guarrizas, encajonado, circula por este paraje de areniscas en busca de un escape que le permita liberarse de su cautiverio de piedra. Cuando alcanza los dominios del cerro Cimbarra, el raudal dibuja un brusco giro en el paisaje y se dirige hacia el gran salto. Entonces sus aguas se desparraman y, desde mas de 30 m, el río jienense cae hasta fundirse con el lecho que le espera.

shutterstock 168506495. Chorro del Cedro (Gomera)

Foto: Shutterstock

15 / 21

Chorro del Cedro (La Gomera)

Dentro de los límites del Parque Nacional Garajonay se esconden paisajes intactos, que parecen detenidos en épocas lejanas. En uno de ellos se puede ver cómo se precipita el Chorro del Cedro en su camino hacia el valle de La Hermigua. Desde la aldea de El Cedro, un sendero conduce hasta un mirador a la cascada, escondida en un rincón de exuberante vegetación y antesala del fantástico bosque de laurisilva que se preserva en este parque declarado también Reserva de la Biosfera.

shutterstock 545452654. Cascada de Ézaro (A Coruña)

Foto: Shutterstock

16 / 21

Cascada del Ézaro (A Coruña)

El agua filtrada en los valles y montes que rodean al noble pueblo de Santa Comba da vida al escueto río Ézaro, también llamado Jallas, cuya singularidad es que, tras un tranquilo curso de 57 km, decide desembocar en el océano de forma sorprendente. En su último tramo cae por un desnivel de 155 m golpeando las paredes del cañón del monte Pindo, antes de fundirse con el Atlántico saltando por una cascada de 40 m de alto. De su hito ya se hablaba en documentos del siglo XVIII en los que se decía que su caída provocaba una humareda tan grande que los marineros la veían desde sus navíos a varios kilómetros de distancia. Hoy su cauce es más modesto, serpenteando en sus primeros pasos desde Santa Comba hacia otros municipios coruñeses como Castriz, La Baña o Mazaricos, antes de llegar a Dumbría, donde el Ézaro crea una inesperada cascada para sucumbir en el Atlántico.

iStock-1146881512. uelhs deth joeu (Lleida)

Foto: iStock

17 / 21

Uelhs deth Joeu (Lleida)

El río Garona nace entre las cimas heladas del macizo de la Maladeta. Al llegar al término de Artiga de Lin, tras recorrer unos 3 km como una fuente subterránea, el agua sale a la luz a través de las rocas, provocando saltos y poderosas cascadas, en un desquiciado descenso montaña abajo. Su fuerza llega a arrastrar ramas y troncos, y su estruendo rompe el silencio. Liberado de la oscuridad, no cuesta entender su euforia ante la explosión de colorido boscoso que envuelve los saltos. Y es que, al llegar el otoño, los hayedos y otras arboledas del Valle de Arán mudan su verde uniforme por una apoteosis cromática que abarca desde los discretos ocres al rojo más encendido.
 

iStock-871767648. Cascada de Oneta (Asturias)

Foto: iStock

18 / 21

Cascadas de Oneta (Asturias)

Desde la pequeña aldea de Oneta, en el concejo de Villayón, se puede seguir una atractiva excursión de 1,5 km ida y vuelta que culmina en las encantadoras cascadas de Oneta, un conjunto de 3 saltos permanentes, declarados Monumento Natural. El primer kilómetro de camino regala bellas postales rurales, con paisajes de prados, tradicionales brañas y algún viejo molino. Andados unos 200 m más, aparece el desvío a la primera cascada, A Firbia, la más alta del grupo: en ella el río Oneta ha excavado en la roca un canal al borde del precipicio, por el que se lanza en una ruidosa cola de caballo de unos 20 m de alto. Regresando al sendero principal, a escasos metros se ve la indicación a la segunda cascada, Ulloa o A Firbia d'Abaxo, incluso más escondida que la anterior entre la tupida vegetación. Por último, siguiendo un zigzagueante camino, se atisba el último salto de agua, A Maseirúa, cuya senda ya casi ha desapareciendo entre la floresta. Las Cascadas de Oneta se engloban en los límites del Parque Histórico del Navía.

 

 

shutterstock 414850921. Despeñalagua (Valverde de los Arroyos, Guadalajara)

Foto: Shutterstock

19 / 21

Chorreras de Despeñalagua (Guadalajara)

En los alrededores de Valverde de los Arroyos, una de las etapas más bellas de la Ruta de los Pueblos Negros de Guadalajara, se localiza la cascada de Despeñalagua. En ella el arroyo de la Chorrera, afluente del Sorbe, se despeña literalmente por una pared vertical a pocos metros de su nacimiento. En el pueblo arrancan varios senderos de nivel fácil que llevan hasta este grupo de cascadas consecutivas que caen verticales desde más de 100 m de altura, creadas por diversos brazos de este río, que nace al abrigo del pico Ocejón. Las aguas se deslizan desde una altura de más de 100 m y, aunque en realidad caen todo el año, es durante la época de lluvias y del deshielo cuando este escondido paraje luce más espectacular. En invierno sus hilos de agua llegan a congelarse, creando un paisaje escultural e impresionante.

shutterstock 287905805. Cascada artazul

Foto: Shutterstock

20 / 21

Cascada de Artazul (Navarra)

La ruta para contemplar la cascada de Artazul es la misma que continúa hasta el nacedero del que brota el manantial Arteta. Desde la aldea de Ulzurrum, en el municipio de Valle de Ollo, se puede seguir una pista asfaltada que lleva hasta las inmediaciones del paraje natural. La excursión se inicia con un agradable paseo entre campos de cereal, bosques y canales de agua, con la sierra de Andía sobresaliendo al fondo. Para alcanzar la cascada hay que penetrar en el barranco de Artazuelo y remontar en paralelo el curso del río Arteta. La cascada de Artazul se sitúa a solo 500 m del nacedero, del que los días de lluvia se ve brotar el agua a borbotones. Para esta excursión se recomienda llevar botas de agua, ya que en otoño y en invierno es habitual que el cauce se desborde e inunde los caminos.

iStock-509308984 (1). Cascada de los Colores (La Palma)

Foto: iStock

21 / 21

Cascada de los Colores (La Palma)

En el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente se puede contemplar la Cascada de los Colores, un singular escenario fluvial que se localiza en el Paisaje Protegido del Barranco de las Angustias. Esta brecha supone la salida natural de la enorme olla volcánica. Pero la poza no fue creada por la naturaleza. A mediados del siglo pasado se levantó una pared para contener el agua que descendía desde la Caldera de Taburiente. Con el tiempo, el aporte de hierro y otros minerales transportados por el agua ha ido coloreando las paredes con tonos ferrosos que se combinan con el gris de las rocas, el verde del musgo y la tierra negra volcánica. Este terreno, que puede parecer inhóspito, es fácilmente accesible. Siguiendo la Ruta de los Barrancos de Taburiente, un desvío indica el camino a la cascada.

 

 

shutterstock 770813644