🛶🛶🛶

Vídeo: Aveiro en 90 segundos

Los canales y los moliceiros son la seña de identidad de esta localidad portuguesa.

Las mismas embarcaciones que antaño recogían el alga moliço para fertilizar los campos, hoy navegan los canales de Aveiro como uno de los principales atractivos de la ciudad portuguesa. Con 15 metros de largo y 2 de ancho, los moliceiros destacan por sus vivos colores e ilustraciones de santos o celebridades en la parte delantera, así como por haberse convertido en una suerte de góndola guiada por los timoneiros que le han valido a Aveiro el sobrenombre de la Venecia de Portugal.

Aveiro

Ya sea en moliceiro, a pie o pedaleando los bugas (bicicletas), recorrer el centro de Aveiro es sumergirse en la historia del arte gracias a la arquitectura Art Nouvea y a los numerosos edificios religiosos. Destacan la Casa do Major Pessoa, la Casa dos Ovos Moles y la Casa-edificio del Rossio, entre muchas otras. No en vano, Aveiro está distinguida como la ciudad-museo del Modernismo en Portugal y forma parte de la "Réseau Art Nouveau Network" junto con otras urbes como Barcelona, Bruselas, Budapest, Glasgow, Helsinki o La Habana.

En el Museo de Aveiro, situado en el antiguo Convento de Jesus de la Orden Femenina Dominicana, se puede admirar el Mausoleo de la Princesa Santa Juana y la talla dorada que decora el interior de la iglesia de Jesús. La sala de la exposición permanente tiene dos vestigios del antiguo convento: la Sala de los Trabajos Manuales y la Capilla del Señor dos Pasos.

Aveiro
Foto: iStock

Los alrededores del centro histórico permiten disfrutar de senderos y de la fauna y flora que habita en la Ría de Aveiro, descrita por José Saramago como “un cuerpo vivo que une la tierra con el mar como un enorme corazón.” La visita no puede acabar sin antes pasar por Costa Nova, con sus casas de colores a rayas llamadas Palheiros, y playa de Barra, donde se encuentra el faro más alto de Portugal, de 62 metros de altura.

Otro de los imprescindibles de la ciudad son los ovos moles, un dulce confeccionado con huevos y azúcar que se venden en barricas de madera o envueltos en una corteza de oblea.