Vídeo: Borobudur en 90 segundos

El mayor monumento budista del mundo aguarda en su interior un sinfín de curiosidades, como que su estupa forma un mandala.

La bruma matutina envuelve Borobudur como si quisiera colarse por cada uno de sus rincones. Desde lo alto de alguna de las terrazas, se vislumbra un bosque de pagodas que se cuela entre la niebla o los rayos del sol cuando este aparece de buena mañana. En un primer nivel, se encuentran cinco de estas terrazas, en el centro un cono truncado con tres plataformas circulares y, en lo alto, una estupa monumental. Un conjunto que a vista de pájaro dibuja espectaculares mandalas.

 

Borobudur

Ubicado en el centro de la isla de Java y construido entre los siglos VIII y IX, conforma el templo budista más grande del mundo, con 2.500 m2 de extensión. Alrededor de las plataformas circulares, se construyeron un total de 72 estupas ahuecadas y más de 500 estatuas de Buda, mientras que las paredes están ornamentadas con más de 2.600 paneles en relieve que narran la vida de Siddharta.

Cada año, durante la luna llena de mayo, se celebra el Vesak, el primer mes del calendario hindú. Para celebrar el mes más sagrado del calendario budista, así como la existencia e iluminación de Buda, miles de personas se acercan a Borobudur, convirtiendo el monumento en el lugar de peregrinación budista más importante del mundo.

Borobudur
Foto: iStock

Restaurado en la década de los 70, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991. Sin embargo, el lugar estuvo abandonado entre el siglo XIV y el año 1814. El gobernador británico de Java de ese momento, Thomas Stamford Raffle, dejó las primeras evidencias escritas sobre la existencia del templo y de su nombre.