¡Dale al play!

Vídeo: Diez curiosidades sobre Río de Janeiro

El Cristo Redentor y el Pan de Azúcar son solo algunos de los atractivos de la ciudad brasileña.

En julio de 2012, Río de Janeiro se convirtió en la primera ciudad del mundo en ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su patrimonio natural y cultural fueron claves para que pudiera incluirse en la lista, concretamente gracias a los elementos naturales que inspiraron su desarrollo urbano. Por un lado, las cumbres de las montañas del Parque Nacional de Tijuca y, por el otro, el mar.

 

Río de Janeiro

Tijuca, declarada reserva de la biosfera per la UNESCO el 1992, es la selva urbana más grande del mundo creada por el hombre y hoy permite realizar excursiones y encontrarse con la flora y fauna del lugar. En el monte Corcovado se alza el Cristo Redentor, la escultura de Jesús más grande del mundo que alcanza los 38 metros de altura sobre 8 metros de base.

La otra montaña emblemática de la segunda urbe más poblada de Brasil por detrás de São Paulo es el Pan de Azúcar, al que se accede mediante el bondinho (teleférico) que lleva más de 100 años funcionando. También se puede ascender al Morro Dois Irmãos (Cerro Dos Hermanos) gracias a un sendero de 1.5 km que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad.

Río de Janeiro
Foto: iStock

Desde todos sus cerros, impresiona la bahía de Guanabara, formada por más de cien islas. En esta, las playas de Copacabana y de Ipanema son escenarios de la cultura viviente de la ciudad y han servido de inspiración a varios músicos y literatos. Cada Nochevieja, Copacabana acoge el segundo evento más grande de la ciudad, el Reveillon. El primero es, sin duda, el Carnaval de Río de Janeiro. Anualmente recibe unos 500.000 visitantes internacionales que, sumados a los locales, alcanzan el millón de personas.

Artículo relacionado

Sambódromo, Río de Janeiro

La fiesta de las fiestas

Las curiosidades del carnaval de Río de Janeiro