En agua dulce

Vídeo: Europa en trece lagos donde veranear

Suiza, Italia, Francia o Austria atesoran algunos de los lagos más bellos del continente, con insfraestructuras idóneas para pasar una larga temporada a remojo... y en agua dulce.

Muchos viajeros que escogen Europa como destino, planean sus viajes veraniegos en busca de lugares donde las altas temperaturas se puedan mitigar con un refrescante baño. En ocasiones eso significa escoger un destino con mar, pero hay que tener en cuenta que no siempre se debe ir en busca de agua salada. A lo largo y ancho del Viejo Continente están repartidos algunos de los lagos considerados como los más bonitos del mundo, y durante el verano, además, los privilegiados entornos en los que se encuentran lucen sus mejores galas. A veces con montañas nevadas y orillas floreadas, o a veces con núcleos urbanos y culturales en sus orillas, esta selección de lagos europeos contiene grandes destinos para disfrutar la época de más calor en todas sus facetas. 

Como

Los Alpes atesoran algunos de los lagos más espectaculares, donde los picos nevados se convierten en un espectacular telón de fondo. Italia con sus lagos de Como, Garda, Lugano y Maggiore proponen un viaje por el norte del país que reivindica su potencial lacustre. Los dos últimos comparten territorio con su país vecino, Suiza, donde también se puede disfrutar de los lagos de los Cuatro Cantones y Lemán que, en la frontera con Francia y al abrigo de los Alpes, destaca por su carácter mediterráneo.

Los castillos y viñedos rodean el lago alemán de Constanza, mientras que el Starnbergsee invita a pasear y bañarse en sus aguas cristalinas, igual que el lago austríaco Attersee.En el este de Europa, Hungría sorprende con el lago Balaton, conocido por su fama como balneario de verano, y Macedonia y Albania comparten el lago Ohrid, uno de los más antiguos del mundo.

Si se viaja hacia el norte del continente, merece la pena visitar el lago Vanern en Suecia y el Saimaa en Finlandia, donde las saunas son las protagonistas.