¡Agua va!

Vídeo: los lagos de Plitvice en 90 segundos

El agua, el karst y la vegetación convierten este parque nacional de Croacia en uno de los destinos naturales más espectaculares del continente.

Hace millones de años, el contacto del agua con la piedra caliza y dolomítica dio lugar a los lagos, cuevas, cascadas y bosques que ocupan la mayor parte de los Balcanes, un paraíso del karst. En Croacia, dejó su huella con una de las maravillas naturales más espectaculares del mundo: el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, donde el agua del río Korana salta entre la zona de los lagos superiores y los inferiores creando un precioso juego con la roca y la vegetación. 

 

Plitvice

En total son dieciséis los lagos visibles que ocupan el corazón del parque nacional croata, que se extiende a lo largo de 300 km2. Doce están en la zona superior y cuatro en la inferior, y se conectan entre sí a través de saltos de agua. Para acceder de un lado a otro, varias barcas cruzan el lago Kozjak en un viaje que pasa de las cristalinas aguas y los hayedos superiores a los colores turquesas y la predominancia de cañones cársticos de la zona inferior.

Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979 y situado entre Zagreb y Zadar, cuenta con varios recorridos, senderos y pasarelas que alcanzan los 18 km. La mayoría de las rutas duran entre cuatro y seis horas.