espectáculo natural

Vídeo: las maravillas naturales de Argentina

El segundo país más grande de Latinoamérica despliega todos sus encantos con paisajes de lo más diversos y espectaculares.

A Argentina se viaja por su enérgica capital, su gastronomía y su naturaleza, que encuentra en la Patagonia uno de sus principales representantes. Ubicada al sur del país, esta región geográfica aguarda uno de los glaciares más accesibles del planeta: el glaciar Perito Moreno. Rodeado de cumbres nevadas y bosques patagónicos, cubre unos 195 km2 y cuenta con una extensa red de senderos y refugios.

Patagonia

La Patagonia también destaca por sus lagos de origen glaciar, como el de Nahuel Huapi, convertido en parque nacional en 1934. Albergó el primer vivero forestal de Argentina, donde hoy se puede visitar un espectacular jardín botánico.

Al abandonar la costa del Pacífico y alcanzar el Atlántico, la Patagonia sorprende con un área natural única en el mundo: la Península Valdés, uno de los mejores lugares del planeta para avistar cetáceos como la ballena franca austral, así como lobos marinos o pingüinos.

Perito Moreno

Foto: iStock

Rumbo al norte, Argentina despliega sus encantos con las Cataratas de Iguazú, una de las siete maravillas naturales del mundo en la frontera con Brasil. Las cataratas más caudalosas del planeta están formadas por 275 saltos, el 80% de los cuales ubicados en el lado argentino, entre los que destaca la Garganta del Diablo, de 50 metros.

Entre las provincias de Salta y Jujuy se encuentran las Salinas Grandes, el cuarto salar más extenso de Sudamérica. De origen volcánico, se formaron hace aproximadamente 10 millones de años con el choque de las placas tectónicas del continente con el pacífico. Un paisaje completamente diferente emerge en Jujuy con el Cerro de los Siete Colores, en la Quebrada de Purmamarca. Sus tonalidades se deben a los sedimentos marinos, lacuestres y fluviales.

En la provincia de San Juan, el Parque Provincial de Ischigualasto o Valle de la Luna protege una importante reserva paleontológica. De hecho, es el único lugar en el mundo que posee la secuencia completa de sedimentos continentales del período Triásico, capaz de revelar la evolución de la vida de los vertebrados.