Vídeo: las maravillas naturales de Canadá

Grandes bosques, llanuras infinitas y paisajes montañosos se suceden a lo largo y ancho del país de Norteamérica.

Como un imponente muro de roca y nieves perpetuas, las Rocosas canadienses conforman una de las visitas indispensables de todo viaje a Canadá. Tres parques nacionales, el de Jasper, Banff y Yoho, declarados Patrimonio de la Humanidad en 1984, albergan escenarios formados por extensas lenguas glaciares, lagos turquesas y picos imponentes. 

 

Banff

En el Parque Nacional de Banff, el más antiguo de Canadá habitan ejemplares de gran oso americano y lobos, así com ciervos canadienses y coyotes que dejan verse entre los senderos. Uno de los paisajes más icónicos de este parque es el lago de Peyto, donde las aguas turquesas alimentadas por el hielo de las cumbres contrastan con las líneas de abetos y las rocas de alrededor.

Otro de los lagos más espectaculares de Canadá es el Spotted Lake, ubicado en la Columbia Británica, que se caracteriza por las manchas que le proporcionan el nombre. Esto se debe a la alta mineralización de este lago salino, que cuenta con depósitos de sulfato de magnesio, calcio y sulfatos de sodio, entre otros. En verano, cuando el agua se evapora deja al descubierto los depósitos de minerales.

Badlands canadienses
Foto: iStock

El agua ha moldeado el paisaje canadiense en espacios como el Cañón Nahanni, ubicado en el Parque Nacional homónimo. Esta maravilla geológica conocida como el Gran Cañón de Canadá, puede recorrerse a pie o en canoa o rafting a través de su río. El parque se extiende a lo largo de 4.766 km² entre bosques de abetos y álamos, tundra alpina, cadenas montañosas, fuentes termales sulfurosas y un sistema de cuevas cársticas.

Otro de los parques más antiguos de Canadá es el Parque Provincial Algonquin, en Ontario, fundado en 1893. Tras varias ampliaciones, actualmente cuenta con 7.653 km² que se extienden entre más de 2.000 lagos y de 1.000 arroyos. Todo un paraíso para practicar senderismo, actividades acuáticas o ir de acampada.

En el sur de Alberta, las Badlands canadienses conforman un mundo de cañones multicolor y chimeneas de hadas esculpidas por el viento donde además se encuentra uno de los mayores yacimientos de huellas de dinosaurios del mundo.

Niagara Falls
Foto: iStock

A Canadá le gustan los récords, y en la costa de Nueva Escocia cuenta con las mareas más altas del mundo, concretamente en la bahía de Fundy. Sus acantilados y playas también albergan uno de los registros fósiles más completos del mundo, aparte de faros y pueblos de pescadores que conforman un coqueto paisaje marítimo.

El viaje por las maravillas naturales de Canadá no podía acabar sin pasar por las cataratas del Niágara. Formadas por tres cascadas (American, Bridal Veil y Hoseshoe), es una de las principales atracciones de Norteamérica.