Vídeo: Por qué es tan singular el solsticio de invierno en Stonehenge

La cita astronómica se celebra en el monumento megalítico de Reino Unido este 22 de diciembre.

Después de dos años, Stonehenge volverá a acoger visitantes durante el solsticio de invierno, concretamente en el amanecer del día 22 de diciembre, justo cuando el sol se encuentra en su posición más alejada de la tierra y la luz desaparece más pronto, anunciando la llegada de los días más largos. 

 

Stonehenge

El día más corto y la noche más larga del año se celebran de forma especial en este lugar de Salisbury, en el condado de Whiltshire, donde se encuentra uno de los lugares más místicos del planeta. En Stonehenge quedan todavía enigmas por resolver y, aunque se sabe poco sobre quiénes lo erigieron y la función que cumplió, se estima que se empezó a levantar hace 5.000 años y que su construcción se desarrolló alrededor de 1.600 años, durante unas ochenta generaciones.

Aunque no suele estar tan concurrido como el multitudinario solsticio de verano, los días 21 y 22 de diciembre traen alrededor de 2.000 personas anualmente a este místico rincón de Wiltshire. De hecho, las investigaciones más recientes concluyen que, probablemente, el solsticio de invierno era más importante que el de verano, ya que las excavaciones en Durrington Walls -situado a unos tres kilómetros del monumento- sugieren que se celebraron grandes fiestas en esta época del año.

Este 2021, además, se emitirá en streaming a partir de las 8:25 (GMT+1) y la salida del sol tendrá lugar a las 9:09.