Estambul

Vídeo: Santa Sofía en 10 datos fascinantes

Basílica ortodoxa, mezquita, museo y recientemente mezquita de nuevo, esta obra maestra bizantina resume la historia de Estambul.

Hace dos años que el rumbo de Santa Sofía volvió a cambiar después de que el Gobierno turco, liderado por el presidente islamista Erdogan, anunciara que el Museo de Santa Sofía pasaba de nuevo a ser una mezquita. En 1985 se secularizó para convertirse en museo y popularizarse como una de las atracciones turísticas más visitadas de Turquía, que atrajo a 3,8 millones de visitantes en 2019. 

Santa Sofía

Desde que se levantó entre los años 532 y 537 -bastaron cinco años y diez meses para culminar esta obra maestra del arte bizantino-, Santa Sofía resume la historia de Estambul. Construida como la mayor catedral del Imperio Bizantino, fue una basílica ortodoxa hasta 1453 -a excepción de 1204-1261, cuando fue reconvertida en catedral católica de rito latino-, que se convirtió en mezquita con la conquista otomana de Constantinopla. Ya en 1935, tras la declaración de la República de Turquía, fue declarada museo hasta 2020, mientras que en 1985, la UNESCO destacó su papel como “testigo excepcional de los intercambios entre Europa y Asia a lo largo de los siglos” incluyéndola en su listado de Patrimonio de la Humanidad.

Destaca su impresionante cúpula central de 31 metros de diámetro, que se alza hasta los 55 metros sobre cuatro pechinas con un complejo sistema constructivo. Veinte años después de su inauguración, varios terremotos hicieron que la cúpula se derrumbara. En su reconstrucción, se usaron materiales más ligeros y se elevó la altura de la cúpula un metro más. Para reducir el peso, se introdujeron 40 nervios y 40 ventanas en su base.

Santa Sofía
Photo by Raimond Klavins on Unsplash

Su conversión en mezquita hizo que se construyeran cuatro minaretes en cada una de sus esquinas, mientras que en su interior se incluyeron grandes paneles con referencias a Ala, el profeta Mahoma y sus nietos. El cambio más importante fue la construcción de un mihrab, el Sancta sanctorum de la mezquita, que indica la dirección a La Meca.

Las aguas del Bósforo, el Mar de Mármara y el Cuerno de Oro, donde se ubica Santa Sofía junto a la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi y la Torre Gálata, han sido y siguen siendo testigos de la historia de esta joya arquitectónica.

Para leer más

Estambul

  1. De museo a mezquita: ¿es posible visitar Santa Sofía?

    Este es el futuro del mayor icono de Estambul.

  2. El legado otomano de Estambul: una ruta por sus principales monumentos

    La antigua Constantinopla es un gigantesco museo de historia al aire libre.

  3. Estambul y Bursa,: viaje a la primera y a la última capital otomana

    Ambas ciudades permiten adentrarse en la historia de un imperio que desafió a la Europa cristiana y despertó la fascinación por Oriente.