Vídeo: Siete ciudades a través de siete tranvías

Al principio se movía tirado a caballos hasta que más tarde se electrificó, pero el coche lo relegó a un uso mucho menos extendido en unas pocas ciudades donde se ha convertido en un icono.

El tranvía fue un invento del inglés John Outram en 1775, pero en sus orígenes no era utilizado para transportar pasajeros dentro de las ciudades, sino que se movía por el extrarradio de estas. Medio siglo más tarde, en la Nueva York de 1832, comenzó a operar el tranvía más antiguo del mundo, bautizado como John Mason. Desde entonces, este medio de transporte evolucionó en el tiempo, pasando de ser tirado por caballos a electrificarse a finales del siglo XIX. Con la aparición de los trenes y los coches, muchas urbes prescindieron de él, pero otras consiguieron mantenerlo no sólo como método de transporte, sino como símbolo de la ciudad e incluso reclamo turístico. 

Tranvía de Lisboa