¡No a las reviews!

Viena contra TripAdvisor

La capital austriaca no quiere que leas opiniones antes de ir.

iStock-697637080

Opinión de un turista sobre el Museo de Historia del Arte de Viena

Para aquellos que no lean opiniones ni reseñas antes de viajar, Viena es su lugar. La principal agencia de turismo del país, 'Vienna Tourism Board', lanza la campaña 'Unrating Vienna', y lo hace con el humor como principal aliado. Pero también con ironía. La pregunta '¿Quién decide lo que te gusta?' da continuidad a la campaña 'Unhashtag Vienna' de 2018, con la que se pretendía que los visitantes sacaran menos fotos y disfrutaran más de la experiencia.

Fiarse de la opinión de completos desconocidos. Así es como se viaja en el siglo XXI y Viena quiere cambiarlo. La campaña, que va dirigida al 95% de turistas que leen reseñas antes de confirmar una reserva, advierte de la obsesión por esta práctica. Con cinco imágenes divertidas acompañadas de comentarios negativos sacados de páginas de opinión como TripAdvisor, pretende mostrar que la subjetividad no siempre tiene la razón.

La necesidad de crear una campaña con este background de denuncia se debe a que "la gente confía en las opiniones de extraños y sigue sus opiniones y calificaciones. Y todo eso hace que sea aún más difícil experimentar algo nuevo o sorprendente, especialmente al planificar unas vacaciones", apuntan en su página web.

Opinión de un turista sobre el Museo de Historia del Arte de Viena

Foto: Unrating Vienna

La campaña no será en Viena, sino en toda Europa, llegando a ciudades como Madrid y Barcelona. Imágenes tanto de objetos como de lugares, entre ellos Schönbrunn Palace, Prater Park y la taberna de vinos Heuriger Schübel-Auer, se cuelan en las estaciones de metro y de paradas de autobús. Un paseo romántico por el Danubio muestra la opinión de "aburrido", mientras que en otra un turista califica de "sucio" el césped de Schönbrunn Palace.

El arte tiene la capacidad de dividir la opinión, y para unirse a la campaña 'Unrating Viena', el Leopold Museum y el MuseumsQuartier de Viena han proyectado durante tres días a un lado de sus edificios las peores calificaciones anónimas que los visitantes han dado a sus exposiciones.

Compártelo