Hola Kim

Cómo sobrevivir entre las dos Coreas

Un viaje a la zona desmilitarizada más famosa del planeta.

La frontera entre la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) y la República de Corea (Corea del Sur) es la encargada de delimitar los territorios entre estados, pero es realmente la DMZ (Zona Desmilitarizada entre las dos Coreas) la que marca las distancias entre países.

 

En 1950 la Guerra de Corea estalló entre ambos regímenes, dando lugar a un vaivén de ocupación de la península por cada una de las partes durante los siguientes tres años. Al principio (agosto de 1950) fue Corea del Norte quien tenía en su poder la mayor parte del territorio; poco después Corea del Sur, junto al apoyo de tropas estadounidenses y extranjeras, dio la vuelta a la tortilla y tornó la situación a favor de los surcoreanos (octubre de 1950). Cuando Corea del Sur tenía la batalla casi ganada, un grupo de “voluntarios” procedentes de China salvó al régimen comunista de Corea del Norte realizando un contraataque que consiguió recuperar una parte del territorio de la península, dejando la “frontera” en el lugar que hoy en día delimita ambos países.

 

En definitiva; visitar la frontera entre Coreas es una forma fugaz de sentir la tensión de una guerra que aún perdura, oculta, entre dos sociedades totalmente dispares y divididas por 4km de represión, tiranía y armas.

1 / 6
1. iStock-1083032050. La paz está muy lejos

Foto: Istock

1 / 6

La paz está muy lejos

El 27 de julio de 1953 ambas partes firman el Armisticio de Panmunjom (en esa misma ciudad), que estableció la DMZ como Área de Desmilitarización entre Coreas y en el que ambas prometieron un “alto el fuego” temporal hasta que se alcance un acuerdo de paz definitivo (que a día de hoy sigue sin llegar y no parece que vaya a ser pronto).

Así pues, la DMZ, también conocida como frontera intercoreana es, básicamente, una franja de seguridad que protege el límite territorial de tregua entre la Corea del Norte y Corea del Sur. Se creó específicamente para la contención militar y tiene una anchura de 4 kilómetros a lo largo de los 238 kilómetros de longitud en los que se extiende.

2. iStock-525742345. El morbo de la frontera

Foto: Istock

2 / 6

El morbo de la frontera

La DMZ (Korean Demilitarized Zone) se ha convertido en un mix de historia, riesgo y morbo para turistas de todo el mundo. Para los que quieran ir “un paso más allá” y poner un pie en Corea del Norte, existe la opción de visitar la JSA (Joint Security Area); lugar en el que se entra a una de las tres casetas en las que dan los encuentros de los altos mandos de las dos Coreas y en donde se palpa la auténtica tensión entre ambos países.

Al ser una zona tan sensible, la JSA sólo abre de tanto en cuando, ya que sigue siendo un lugar de uso regular frecuentado por los altos mandos.

3. iStock-815031898. Cómo visitar la zona desmilitarizada

Foto: Istock

3 / 6

Cómo visitar la zona desmilitarizada

Llegar a la frontera entre las dos Coreas por libre es totalmente imposible (y bastante peligroso) por lo que la única forma de visitarla es contratando un tour con alguna de las agencias encargadas de ello. De hecho, para visitar la JSA se debe firmar un documento aceptando toda la responsabilidad ante cualquier acontecimiento que podamos generar dentro del Área de Seguridad Compartida.

En el año 2008, un turista de 53 años murió tiroteado por un soldado norcoreano al infligir las normas y colarse en una zona restringida. Queda claro que la palabra “broma” no tiene cabida en el diccionario de este lugar.

4. iStock-1010015222. Espiando a Corea del Sur

Foto: Istock

4 / 6

Espiando a Corea del Sur

Además de la DMZ y la JSA, durante la visita a la frontera se recorren también otros lugares de interés como el Tercer Túnel (the Third Infiltration Tunnel); uno de los cuatro túneles descubiertos hasta el momento excavados por Corea del Norte que cruza la frontera hacia Corea del Sur. Tiene una longitud de 1,64 kilómetros, una profundidad de 73 metros bajo tierra y apenas dos metros de ancho y otros dos de alto, y su fin fue única y exclusivamente espiar y tener controlado al enemigo.

5. iStock-475706856. El pueblo 'fake'

Foto: Istock

5 / 6

El pueblo 'fake'

Otro de los lugares interesantes que se visitan es el Observatorio de Dora, espacio desde el que observar con prismáticos el famoso propaganda village (catalogado así por los surcoreanos), un pueblo fantasma que se creó con la única intención de demostrar que en Corea del Norte había prosperidad y todo iba genial. Un auténtico fake en toda regla según Corea del Sur.

6. iStock-1127932751. En el Paralelo 38

Foto: Istock

6 / 6

En el Paralelo 38

La última parada que se hace durante el recorrido es en la estación de Dorasan, la estación más al norte de Corea del Sur y sin ningún uso en la actualidad, y el Parque de Imjingak, un pequeño lugar de culto que reúne diferentes monumentos y símbolos de la separación entre las dos Coreas. Otra de las imágenes simbólicas de este conflicto es el Paralelo 38, la línea que separa los dos países usada hasta hoy para delimitar la frontera. 

3. iStock-815031898

Cómo sobrevivir entre las dos Coreas

Compártelo