Aviñón

1 / 25

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9 X 12

1 / 25

Abadía de Sénanque

Los muros románicos de este convento cisterciense están rodeados de fragantes campos de lavanda. Con las flores, los monjes elaboran jabones y dulces de color violeta.

SANDRA RACCANELLO / FOTOTECA 9 X 12

2 / 25

Aviñón

El Palacio de los Papas, el Pequeño Palacio, el puente de Saint Bénézet y las murallas forman el conjunto medieval más imponente de la Provenza.

MARC HAEGEMAN

3 / 25

Gordes

Emplazado en lo alto de una cornisa, su castillo del siglo IX ofrece una espectacular vista del Luberon.

KARIM SAARI

4 / 25

El Luberon

El recorrido que cruza este macizo pasa junto a cultivos de lavanda y girasol, que alcanzan su color más brillante
e intenso en verano.

MATTEO COLOMBO / AWL IMAGES

5 / 25

Saint-Rémy

En 1889, Vicent Van Gogh pasó una temporada en el sanatorio del monasterio de Saint Paul de Mausole (siglos XI-XII).

DIDIER GUIFFAN

6 / 25

Bonnieux

El puente Juliano (27 a.C.-14 d.C.), en las afueras de esta localidad, fue un paso clave en la Vía Domitia para llegar a la ciudad de Julia Apta (Apt).

JIM NILSEN

7 / 25

Lacoste

El antiguo horno de pan permanece como un ejemplo de la arquitectura tradicional de los pueblos provenzales.

Mapa: BLAUSET

8 / 25

El corazón de la Provenza

1 Aviñón. Además de visitar el Palacio de los Papas, hay que perderse por las calles del Roi René y de los Teinturiers.
2 Abadía de Sénanque. Este convento del siglo XII se halla rodeado de campos de lavanda. Se puede visitar.
3 Gordes. Elevado sobre una colina, es un excelente mirador sobre los campos y poblaciones del Luberon.
4 Bonnieux. Es uno de los «pueblos colgados» del Luberon. Resulta imprescindible subir hasta la plaza de la iglesia.
5 Saint-Rémy. Su convento fue un retiro para Van Gogh.

BRIAN JANNSEN / FOTOTECA 9 X 12

9 / 25

La luz impresionista

Diversas rutas a pie, en coche y en bicicleta descubren los rincones que inspiraron pinturas inolvidables a Cézanne, Van Gogh y Picasso hace casi un siglo.

CAMILLE MOIRENC / GTRES

10 / 25

Arles

Conocido como Les Arènes, el anfiteatro romano del año 90 tiene un aforo  para 21.000 espectadores. Se erige en el centro de la ciudad.

LUIGI VACCARELLA / FOTOTECA 9 X 12

11 / 25

Sénanque

La abadía cisterciense ofrece una visita guiada por su claustro románico y sus estancias del siglo XII.

© Nuit de Chine Production Culturespaces Réalisation: G. Iannuzzi, R. Gatto, M. Siccardi

12 / 25

Les Baux

Las antiguas canteras de les Alpilles son hoy Les Carrières de Lumières, un museo donde se proyectan pinturas famosas.

TIM MANNAKEE / FOTOTECA 9 X 12

13 / 25

Gordes

Con Lacoste, Roussillon y Bonnieux, es uno de los llamados «pueblos colgados» de las montañas del Luberon, al este de Aviñón.

ACI

14 / 25

La Provenza más genuina

Además de la lavanda, la región presume de quesos y de arte medieval (en las imágenes, calle de Lacoste y catedral de Aix).

RICCARDO SPILA / FOTOTECA 9 X 12

15 / 25

Fontaine-de-Vaucluse

El río Sorgue brota en este rincón boscoso, encajado entre las montañas del Luberon y el valle del Ródano.

BIDAGENTUR HUBER; FANTUZ OLIMPIO / FOTOTECA 9 X 12

16 / 25

Pays de Sault

Esta comarca es una de las mayores productoras de lavanda. En verano se organizan paseos por los campos en flor y ferias de productos artesanales.

Mapa: BLAUSET

17 / 25

Ruta por el corazón provenzal

1 Arles. Con el Anfiteatro y el Teatro romanos, la iglesia de St-Trophime y sus restaurantes, es una visita imprescindible.
2 Aviñón. El palacio de los Papas es su mayor tesoro.
3 Abadía de Sénanque. Monasterio románico rodeado de campos de lavanda. Se visita el claustro y algunas salas.
4 Gordes. Es uno de los pueblos más bonitos del Luberon.
5 Pays de Sault. Reúne los campos de lavanda más extensos.
6 Aix-en-Provence. Un pueblo delicioso para pasear.

ANDREA PAVAN / NATURLIGHT / FOTOTECA 9 X 12

18 / 25

Campos de Aix-en-Provence

En primavera, las matas de lavanda se extienden por los campos y las laderas como un fragante mar de color malva.

DOUGLAS PEARSON / 4CORNERS / FOTOTECA 9 X 12

19 / 25

El pueblo de Gordes

Erigida sobre una colina, con una fortaleza en lo más alto, es un excelente ejemplo de las localidades del interior montañoso provenzal.

FOTOTECA 9 X 12

20 / 25

El Palacio de los Papas de Aviñón

Con una superficie equivalente a cuatro catedrales góticas, el palacio papal de Aviñón es el edificio más grande del mundo en ese estilo. Ahora acoge exposiciones temporales, conciertos y todo tipo de eventos. Sus tesoros más admirados son los tapices gobelinos del Grand Tinel y los frescos del siglo XIV.

LUIGI VACCARELLA / FOTOTECA 9 X 12

21 / 25

La abadía de Sénanque

Los itinerarios guiados por este monasterio cisterciense visitan el claustro románico y las estancias del siglo XII.

GTRES

22 / 25

Mil detalles de lavanda

La aromática lavanda se transforma en multitud de productos: jabón, almohadillas de olor para los armarios, sales de baño, aceites, ambientadores para ahuyentar mosquitos, velas, caramelos, helados, miel, chocolate, infusiones... Hay un museo en Coustellet, a 10 km de Gordes: www.museedelalavande.com.

Mapa: BLAUSET

23 / 25

Enclaves provenzales

1 Aviñón. El palacio de los Papas, la catedral, la medieval plaza del Horloge y el puente St-Bénézet son sus iconos.

2 Gordes. Es uno de los llamados «pueblos colgados» de las montañas de Luberon. Tiene un castillo medieval.

3 Abadía de Sénanque. Este monasterio románico del siglo XII aparece en la ruta entre Aviñón y Gordes.

4 St-Rémy. El paisaje que rodea esta población y la cercana Tarascon es uno de los más característicos de la Provenza.

5 Arles. Por sus ruinas romanas y sus museos de arte, es una ciudad imprescindible.

6 Aix-en-Provence. Su catedral de Saint-Sauveur es un precioso ejemplo de románico provenzal.

ROBERT HARDING IMAGES / MASTERFILE

24 / 25

Aix-en-Provence

La ciudad natal de Paul Cézanne, donde trabajó gran parte de su vida, es un agradable pueblecito con numerosos cafés y tiendas de artesanía.

SYLVAIN SONNET / GTRES

25 / 25

Catedral de Saint-Sauveur

La joya románico-gótica de Aix-en-Provence, ciudad natal de Cézanne, fue erigida entre los siglos V y XV.