Barcelona

1 /30
En el #6: Barcelona

Foto: iStock

1 / 30

En el #6: Barcelona

La ciudad condal luce en el sexto lugar con su clima casi perfecto, arquitectura modernista y espacios verdes. Pero en este ranking, las dos métricas más valoradas son la vida nocturna y las opiniones en TripAdvisor.

Una combinación indiscutible que destaca también el tejido cultural efervescente de una metrópolis que se basa en la identidad de sus diferentes barrios para ofrecer noches inolvidables. 

Castillo de Montjuïc

Foto: iStock

2 / 30

Castillo de Montjuïc

Antes de que se construyera el famoso castillo en lo alto de Barcelona, la cima de Montjuïc ya lucía otra fortificación. Se trataba de una atalaya primitiva que, aprovechando su ubicación frente el mar, servía como una especie de faro para los navegantes. Más tarde, a mediados del siglo XVII se construye la primera fortaleza digna de ser llamada como tal, fruto de la Guerra de los Segadores, aunque aún distaba mucho de ser el castillo que domina hoy en día la ciudad condal. Como resultado del conflicto el monumento quedó gravemente dañado y se encarga entonces la restauración al ingeniero militar Juan Martín Cermeño.

Es en ese instante cuando adopta la categoría de castillo que se ha mantenido hasta la actualidad. Cermeño construyó el foso, levantó las murallas y le dotó de artillería y otro tipo de servicios necesarios. Aunque ese ha sido el aspecto que se ha mantenido hasta ahora, el castillo ha tenido que ser restaurado en varias ocasiones debido a los desperfectos generados por los bombardeos de Barcelona durante la Guerra Civil española. Todas esas experiencias le han hecho convertirse en un símbolo de resistencia, pero también un lugar histórico siendo el fusilamiento del presidente catalán Lluís Companys el hecho más recordado en la historia del emblemático baluarte.

Barcelona

Foto: iStock

3 / 30

El significado de Barcelona...

Barcelona puede decir con orgullo que su origen se remonta a los tiempos en que dioses y semidioses habitaban la Tierra. El mito explica que, tras acabar su cuarto trabajo, Hércules, el hijo de Zeus, se unió a los argonautas en su búsqueda del Vellocino de oro. Durante el trayecto, una fuerte tormenta a la altura de la costa catalana dividió la flota en el mar. Cuando el temporal cesó y consiguieron reagruparse vieron que faltaba una de las nueve embarcaciones. Se dispusieron entonces a rastrear la barca, que más tarde encontrarían varada en la orilla de Montjuïc. De esa manera, la barca nona, es decir, 'novena barca', dio lugar al topónimo que hoy en día persiste como Barcelona, eso sí, pasando un periodo de latinización que la llevó a llamarse previamente como Barcino. 

4 / 30

Barcelona

El Mercado de Navidad más mágico de la Ciudad Condal es de la Fira de Santa Llúcia. En este mercado que se instala frente a la Catedral de Barcelona, en la plaza Nova, se puede encontrar todo tipo de artesanía, dulces típicos de navidad y otras delicias gastronómicas. Este mercado se lleva instalando desde 1786, lo que le convierte en una de las tradiciones más antiguas de la ciudad. Entre los artículos a la venta destacan las figuras para el Belén, donde el “caganer” es el rey.

Foto: Javier Flores

5 / 30

Se construyó sobre un anfiteatro

Una investigación de la historiadora Jordina Sales Carbonell, de la Universidad de Barcelona, demostró que donde ahora se encuentra la Basílica de Santa Maria del Mar había un anfiteatro romano. Resumiendo, parece ser que, según un documento antiguo de 1104, el nombre que tenía originalmente la construcción preexistente a la actual basílica era el de Santa María de les Arenes. Contrariamente a lo que pudiera parecer, el nombre no se refería a la cercana playa de la época, sino al antiguo anfiteatro. Igualmente, las excavaciones realizadas en el interior de Santa María del Mar alumbraron el hallazgo de arenas niveladas uniformemente y en las que después se excavaron las tumbas de una antigua necrópolis de los siglos IV a VI.

Foto: Javier Flores

6 / 30

Escudo del F.C Barcelona en las vidrieras de la Catedral del Mar

Son muchos los visitantes que afirman haber visto el escudo del Fútbol Club Barcelona en la Catedral del Mar. Y no son alucinaciones. Los visitantes que dirijan su mirada hacia los ventanales del segundo piso, a la izquierda, según se mira el altar, verán el escudo colocado allí a finales de los años 60, cuando se decidió reemplazar las vidrieras por unas nuevas. Para ello se impulsó una campaña de patrocinio a la que varias entidades se sumaron, entre ellas el equipo de fútbol. Así pues, el escudo no tiene ningún sentido religioso, sino que es la prueba de que el equipo de fútbol contribuyó en la financiación.

Foto: AgeFotostock

7 / 30

Se encuentra en el barrio de la Ribera y junto a la catedral

La Basílica de Santa María del Mar está en el barrio de la Ribera, en el centro de Barcelona y junto al barrio del Born. Tal como indican las lápidas del portal de las Moreres, junto al Fossar de les Moreres, su construcción comenzó el 25 de mayo de 1329. Desde el principio, apareció en contraposición a la Catedral de Barcelona, que se levantaba muy próxima y en las mismas fechas. Si la catedral se asoció a la monarquía, a la nobleza y al alto clero, desde el principio se estableció que la basílica debía pertenecer exclusivamente a los feligreses de la zona del puerto y de la Ribera. Era una basílica para un barrio. De hecho, pasó pronto a ser conocida popularmente como "la catedral del Mar".

Foto: AgeFotostock

8 / 30

El mar estaba mucho más cerca en su época que en la actualidad

En el siglo XI, el Condado de Barcelona se erige como centro político, económico y comercial de la zona y la ciudad crece en importancia, produciéndose los primeros asentamientos extramuros, junto al litoral. Es el caso, a finales de la Edad Media, del barrio de la Ribera. Según parece ser, Santa María de Mar estaba muy cerca de las arenas de la playa y del trasiego portuario que hizo crecer al barrio. Por todo ello, se la conocía como la iglesia de los pescadores. En el siglo XV se construyó un dique para que la ciudad tuviera un puerto más accesible. Su construcción provocó que los sedimentos del río Besós se acumularan alrededor del islote de Maians, que se encontraba a un centenar de metros de la costa. Siglos después, esa tierra gana al mar se convirtió en La Barceloneta.

Foto: AgeFotostock

9 / 30

Es una joya del gótico catalán

Su fachada principal, enmarcada por dos torres octogonales, preside un edificio austero, imponente y sin grandes cargas de ornamentación. Para nada nos hace imaginar lo que encontraremos en su interior: una joya de la arquitectura gótica catalana. El trabajo en los pilares y la misma altura de las naves laterales simulan la sensación de un único espacio que se eleva diáfano. Sin duda, se trata del ejemplo más emblemático y depurado del gótico catalán, obra de los maestros Berenguer Montagut y Ramón Despuig. El gótico catalán se circunscribe básicamente en la ciudad de Barcelona y áreas de influencia de la comarca y se caracterizó por elementos singulares como ausencia de decoración y pilares esbeltos.

Foto: AgeFotostock

10 / 30

Está junto a un enclave simbólico

El memorial del Fossar de les Moreres dedicado a las víctimas del asedio de Barcelona de 1714 está construido en la plaza sobre el antiguo cementerio perteneciente a la adyacente basílica de Santa María del Mar. Los orígenes del Fossar de les Moreres son del siglo XII, cuando el párroco de la iglesia de Santa María del Mar, solicitó la donación de un terreno adyacente a la iglesia para enterrar a sus fieles. En la actualidad, cada 11 de septiembre, se conmemora aquí la fiesta nacional de Cataluña y se rinde homenaje en la plaza a los defensores de la ciudad, muertos y enterrados en este lugar. La actual plaza fue inaugurada el 11 de septiembre de 1989 por Pasqual Maragall, el alcalde de Barcelona en aquel entonces. Años después, se instaló un pebetero sobre una estructura metálica curvada de 15 metros de altura y color rojo de la que surge una llama en recuerdo a los caídos.

Foto: AgeFotostock

11 / 30

Es uno de los espacios literarios de la ciudad

La publicación de la novela La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones situó a la Basílica de Santa María del Mar entre los enclaves más literarios de Barcelona. De la novela se vendieron millones de ejemplares con traducciones a varias lenguas. Pero la relación de esta iglesia con la literatura no se acaba aquí. También aparece en la no menos famosa novela de Carlos Ruíz Zafón, La sombra del viento o también del mismo autor  El juego del ángel. Y en otras novelas que tienen a Barcelona como escenario. 

Foto: Gtres

12 / 30

Barcelona

Son muchos los que llegan buscando playa, arquitectura y diseño en la capital catalana. Lo asombroso de Barcelona es que es distinta en cada uno de los barrios que la forman. Cultura, un entorno urbano perfecto para pasear, la arquitectura de Gaudí como icono (con sus edificios Patrimonio de la Humanidad), clima y aires cosmopolitas son el sello de identidad para la primera ciudad española en aparecer en este ranking.

Foto: BCN+

13 / 30

Recinto Modernista de Sant Pau

Aunque no se logró construir con toda la envergadura del proyecto original, debía ocupar una superficie de 9 manzanas, el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, proyecto del arquitecto Lluís Domènech i Montaner que fue construido entre 1902 y 1930, es el mayor recinto modernista del mundo. Esta joya que se pude visitar en Barcelona se incluyó como Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Foto: BCN+

14 / 30

Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

A pesar de que no alcanzó a acabarla, El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, o popularmente, la Sagrada Familia, es por monumentalidad y belleza la obra más famosa de Antonio Gaudí. Constituye todo un reclamo para visitar la ciudad de Barcelona por miles de turistas. Es uno de los monumentos con más visitantes de España, junto la Alhambra de Granada y el Museo del Prado. Fue incluida como Patrimonio de la Humanidad en el año 2005.

Foto: BCN+

15 / 30

La Pedrera, Casa Milà 

Más conocida por su aspecto exterior como “La Pedrera”, la Casa Milà es uno de los edificios modernistas más populares de Barcelona. La obra de Antonio Gaudí se incluyó en el Catálogo del Patrimonio Artístico de la Ciudad de Barcelona, en 1962. Se inscribió como Patrimonio de la Humanidad en 1984. Se ubica en una de las avenidas imprescindibles de la ciudad, en el Paseo de Gracia, verdadera zona cero en toda ruta para conocer la arquitectura modernista.

Foto: BCN+

16 / 30

Casa Vicens

Esta obra de Antonio Gaudí se encuentra en el barrio de Gracia. Pertenece a su época orientalista y fue el primer proyecto de envergadura del arquitecto en Barcelona convirtiéndose al poco en un punto y aparte de la arquitectura en Cataluña. La obra se edificó como casa de verano para la familia de Manel Vicens y Montaner. Al visitar la Casa Vicens se observan elementos artesanales de gran importancia que marcaron el inicio de la relación habitual que Antonio Gaudí estableció con diferentes artesanos para el desarrollo de sus proyectos.

Foto: BCN+

17 / 30

Palacio de la Música Catalana

Tanto la fachada como el hermoso interior convierten este edifico en una verdadera joya de la arquitectura y en todo un emblema del modernismo de Cataluña. La obra de Lluís Domènech i Montaner, que se ubica en el barrio de la Ribera, junto a Vía Laietana de Barcelona, fue declarada como Patrimonio de la Humanidad en 1997 y es uno de los auditorios más bellos del mundo. El arquitecto supo usar con pericia la estructura de hierro, lo que le permitió trabajar la planta libre con cerramientos de vidrio. 

Foto: BCN+

18 / 30

Palacio Güell

Puede pasar desapercibido para muchos de los paseantes de La Rambla de Barcelona; pero, lo cierto es que, justo en un lateral, en el Carrer Nou de la Rambla, encontramos una de las obras fundamentales de Antonio Gaudí, Patrimonio de la Humanidad desde 1984. El Palacio Güell permanece prácticamente igual desde que en 1886 el industrial Eusebi Güell encargará a Antonio Gaudí la construcción de la casa familiar. Desarrolló varios bocetos hasta que encontró una innovadora solución del uso de la luz y del espacio para convertir un palacio en una casa funcional.

Foto: BCN+

19 / 30

Parque Güell

Una fantasía hecha parque. El parque Güell, en la zona alta del barrio de Gracia, es un icono de la ciudad de Barcelona. La relación entre Antonio Gaudí y el industrial Eusebi Güell dio como fruto varios de los edificios más emblemáticos del Modernismo en Cataluña. Esta obra pertenece a la etapa naturalista del arquitecto, en la que se pueden apreciar técnicas y soluciones arquitectónicas que culminan en otro hito de la arquitectura modernista: La Sagrada Familia. El Parque Güell fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Foto: BCN+

20 / 30

Cripta de la Colonia Güell

Las colonias obreras fueron un concepto de amplio desarrollo en la industrialización de Cataluña. Se trataba de recintos amplios en los que además de las fábricas, había diferentes infraestructuras, como viviendas, hospital, fonda, tiendas, cooperativas o escuelas para los hijos de los obreros. En la Colonia Güell, en el municipio de Santa Coloma de Cervelló, además había esta excepcional cripta del arquitecto Antonio Gaudí, que fue incluida como Patrimonio de la Humanidad en el 2005. No se terminó nunca. De haber acabado, estaríamos, en palabras del propio arquitecto, ante una maqueta monumental de la Sagrada Familia. 

Foto: BCN+

21 / 30

Casa Batlló

Que paseando por el Paseo de Gracia de Barcelona se vea el lomo de un dragón no es efecto de ninguna alucinación, sino resultado de la fantasía y la técnica que Antonio Gaudí supo desarrollar en la construcción de la Casa Batlló. Esta emblemática obra del famoso arquitecto se ubica en la Manzana de la discordia, así llamada, porque en pocos metros se encuentran algunas de las obras más emblemáticas del modernismo en Cataluña. La Casa Batlló fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2005.

Playa de Ocata, Masnou (Barcelona)

Foto: Barcelona es molt més | Felipe J. Alcoceba

22 / 30

Playa de Ocata, Masnou (Barcelona)

Por su proximidad a la ciudad de Barcelona podría pasar por una más de las playas de la ciudad condal, pero no es el caso, pues pertenece a la localidad del Masnou. Para disfrutar de este sorprendente arenal basta subirse al tren e invertir media hora de trayecto. Sus cerca de 2,5 kilómetros suele disfrutar cada año del distintivo de Bandera Azul. Además, tiene una zona habilitada para la práctica del nudismo.

Foto: Gtres

23 / 30

Barcelona, España

La ciudad del Mediterráneo da la bienvenida a viajeros de todo el mundo que llegan hechizados por las formas sorprendentes de la arquitectura de Gaudí, por las calles animadas como las Ramblas, los museos variados, las tendencias más urbanitas, exposiciones, bares y restaurantes a la última. Barcelona es una ciudad cosmopolita pero aún se puede pasear como si se tratara de un pueblo, con la personalidad diferente de cada uno de sus barrios. La Sagrada Familia, el ambiente popular del Mercado de la Boquería, el Gótic, el Raval, el ambiente cultural de Gràcia, son sólo algunos imprescindibles.

Foto: Gtres

24 / 30

Barcelona, España

Barcelona es la decimoséptima ciudad UNESCO de literatura. Se le reconoce la distinción por ser el hogar de dos lenguas, el español y el catalán, tener cuatro festivales literarios y una fuerte historia editorial que se remonta a la época medieval. Los mejores escritores latinoamericanos pasaron por la ciudad. Es paisaje de numerosas obras literarias contemporáneas como La ciudad de los prodigios, de Eduardo Mendoza, o más recientemente, La sombra del viento,de  Carlos Ruiz Zafón y La Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones. Es sede de importantes editoriales, cuenta con más de 122 librerías y una amplia red de bibliotecas públicas. Por si fuera poco, cada 23 de abril celebra Sant Jordi y el Día Internacional del Libro.

Foto: BRENAC

25 / 30

Palau de la Música Catalana, Barcelona

Construido a principios del siglo XX por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner, el Palau de la Musica Catalana es una de las máximas expresiones del modernismo catalán. Una caja de música construida a base de forja, esculturas, mosaicos y vidrieras que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. La sala de conciertos es también una mezcla de modernismo que eclipsa al espectador. La luz natural que entra por sus vidrios de colores, las musas que rodean el escenario, las esculturas con motivos florales o los bustos de Beethoven y Anselm Clavé la convierten en un museo abierto a las visitas y a aquellos que acuden a disfrutar de prestigiosas orquestas sinfónicas, grupos teatrales y algunas de las óperas más reconocidas del mundo.

26 / 30

El crucero más grande del mundo

Con una capacidad de 6.780 pasajeros, el Harmony of the Seas ha sido declarado el crucero más grande del mundo por encima de su hermano el Allure of the Seas, también de la naviera Royal Caribbean.  

27 / 30

Un casino en su interiorCasino

El Harmony of the Seas se compone de siete barrios con zonas ajardinadas, 20 restaurantes y una gran oferta de ocio,  como su zona de piscinas con el tobogán más grande en altamar, casino, teatro, minigolf, pista de hielo y un simulacro de surf de más de 12 metros.

28 / 30

AquaTheater

Su gran teatro dispone de 1.400 asientos y ofrece un amplio programa cultural que incluye espectáculos acrobáticos y musicales de Broadway.

29 / 30

Llegada a Barcelona del Harmony of the Seas

Inaugurado en Barcelona el pasado 5 de junio, el Harmony of the Seas surcará el Mediterráneo durante todo el verano. Iniciará su viaje en la Ciudad Condal y hará escala en Marsella, La Spezua, Roma y Nápoles. 

copyright: Turisme de Barcelona

30 / 30

Colegio Teresianas

En el número 85 de la calle Ganduxer, en la zona alta de Sarrià- Sant Gervasi, se encuentra este colegio y convento de la Congregación de las religiosas Teresianas fundado por el sacerdote Enrique de Ossó. El edificio fue construido entre 1887-1889 y en su diseño participó Antoni Gaudí. El estilo de su obra pertenece al neogótico y en ella predomina el ladrillo, la cerámica, la forja y carpintería. Materiales que no suponían un elevado gasto debido al empeño de Ossó en que Gaudí se ciñese al presupuesto. Lo más llamativo de sus acabados son las almenas de su parte superior, que le hacen parecer un castillo. También las cruces de cuatro brazos, su seña de identidad, que quedan expuestas en cada uno de sus vértices; o los motivos de la orden, compuestos por varios escudos de cerámica. Su trabajo en el jardín fue considerado un anticipo de lo que posteriormente crearía en el Park Güell: palmeras, pinos y bancos de piedra. El colegio de las Teresianas fue declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional en 1969.