Belfast

1 / 13

Foto: Turismo de Irlanda

1 / 13

Belfast, la escapada perfecta

Lo bastante pequeña como para que te dé tiempo a verla entera, y a la vez con tantos rincones como para que la disfrutes, así es la capital de Irlanda del norte, plagada de contrastes y todos con final feliz, el de conocer una ciudad increíble. Quizá la primera parada sean los barrios católico (Falls) y protestante (Shankill), porque resumen como pocos lugares, la historia que durante décadas vivió la ciudad que ni debemos ni podemos obviar, y que queda plasmada en las paredes de las casas, así como en el enorme muro que separa los barrios. El ayuntamiento es otra de esas visitas obligadas y espectacular, así como la Catedral de Santa Ana, la Universidad de Queens y por supuesto el Castillo, que no podía faltar en el país de estas construcciones.

Foto: Turismo de Irlanda

2 / 13

Donde nació el Titanic

Si algo hizo popular a Belfast en su momento fueron los astilleros de Harland & Wolff, donde todavía si uno cierra los ojos, puede escuchar los golpes de martillo que resonaban día tras día mientras sus miles de trabajadores construían incansables el Titanic. Hoy, ese esfuerzo y su resultado, está representado por un enorme edificio que simula el gran buque y que es un museo que puede visitarse, al que ni el mismísimo James Cameron pudo resistirse. Tal y como aseguran desde la web del país, el barrio conocido como Titanic Belfast se alza como conclusión natural a un relato local y global, “un orgulloso símbolo del legado de la construcción naval de la ciudad y a la vez un brillante monumento a la tecnología y una hazaña arquitectónica”.

Foto: Turismo de Irlanda

3 / 13

Sendero de los Gobbins

Por carretera y a menos de una hora de Belfast, llegamos a otro de esos lugares que esconde la costa norte de Irlanda y del que es imposible no enamorarse. Admirando sus espectaculares acantilados de basalto, cuesta imaginarse que una vez, Irlanda estuvo sumergida en un mar cálido y poco profundo, pero así lo atesoran sus fósiles. El sendero de los Gobbins fue la idea de un visionario, Berkeley Dean Wise, ingeniero jefe de la Compañía de ferrocarriles de Belfast, que entendió que era un lugar lo bastante hermoso como para que el mundo pudiera acceder a él y contemplarlo. Así, los trenes que durante la semana transportaban mercancías, durante el fin de semana llevaban a turistas, al más puro estilo actual. Se inauguró en 1902 y es cierto que tras la Segunda Guerra Mundial, se hacía difícil mantenerlo, así que cerro en 1954 para volver a abrirse, esta vez más modernizado, en 2014. Un paseo que sin duda, merece la pena recorrer y admirar. Te proponemos estar atento al acuario, al “ojo de Wise” y por supuesto, el puente tubular.

Foto: Alba Ruperez / Juego de Tronos: 'The Touring Exhibition'

4 / 13

Caminante blanco

Entre las figuras que se exponen se encuentra este disfraz de uno de los caminantes blancos que habitan Más allá del Muro.

Foto: Alba Ruperez / Juego de Tronos: 'The Touring Exhibition'

5 / 13

Casa del Blanco y Nego

La Casa de Blanco y Negro es el templo del Dios de Muchos Rostros en Braavos y donde se encuentran los Hombres sin Rostro.

Foto: Alba Ruperez / Juego de Tronos: 'The Touring Exhibition'

6 / 13

Esqueleto de dragón

En la exhibición se puede ver el esqueleto de uno de uno de los dragones que habitaban el mundo. 

Foto: Alba Ruperez / Juego de Tronos: 'The Touring Exhibition'

7 / 13

Lucha de espadas

Los visitantes se podrán adentrar en la batalla por el Trono de Hierro, espada en mano.

Foto: Turismo de Irlanda

8 / 13

mercadillo navideño de Belfast

El mercadillo navideño de Belfast es uno de los más especiales de Irlanda. Comienza el 17 de noviembre y no cierra hasta el 22 de diciembre. Mientras tanto, entre sus puestos y cabañas decoradas, podrás probar diferentes platos tradicionales y gastronomía internacional. Para entrar en calor, lo mejor una taza caliente de Glühwein. Y mientras das sorbos al vino caliente, déjate tentar por los diferentes artículos de decoración que se exponen.

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9 X 12

9 / 13

Belfast

La capital de Irlanda del Norte se asientaa la orilla del río Lagan y el lough o lago de Belfast. El castillo ofrece una vista panorámica de la zona.

CHRIS HILL / GETTY IMAGES

10 / 13

The Glens

La carretera de Glenariff regala una panorámica del tramo más espectacular de esta zona costera. 

THOMAS CAMPBELL

11 / 13

Cushendun

En su puerto las barcas de pesca tradicionales comparten espacio con las lanchas y los veleros de paseo.

Mapa: BLAUSET

12 / 13

La gran ruta de la costa

1 Belfast. La capital tiene una oferta cultural muy amplia.
2 The Glens. Valles de lomas suaves y pueblos tradicionales.
3 Ballycastle. Población costera con largos arenales.
4 Carrick-a-Rede. Puente de cuerda colgado sobre el mar.
5 Dark Hedges. Una avenida de hayas cerca de Ballymoney.
6 Calzada del Gigante. Los bloques de roca basáltica se adentran en el mar como una senda de cuento.
7 Derry. Merece la pena el paseo guiado por sus murallas.

visit-belfast.com

13 / 13

Belfast

La capital norirlandesa es una de las primeras de Europa en abrir su mercadillo navideño. En un entorno donde las creencias religiosas se enfrentan, este mercado tradicional es un punto de encuentro festivo y entrañable. A las típicas casetas con objetos y regalos navideños, en Belfast se añaden las visitas guiadas al Castillo que en estas fechas se amenizan con una deliciosa degustación de té y pastelitos tradicionales, puestos de artesanía y conciertos. Del 16 de noviembre al 22 de diciembre.