Bilbao

1 /14
Estación Abando Indalecio Prieto

Foto: Shutterstock

1 / 14

Estación de la Concordia

Antes de que el museo Guggenheim aterrizara en Bilbao y cambiara por completo la imagen de la ciudad, la fachada de la estación de la Concordia era uno de los escasos ejemplos arquitectónicos que rompía con la estética industrial que se había adueñado de la rivera del Nervión. Hasta ese momento, la mayor de parte de los edificios no se construían con una vocación arquitectónica ni un gusto especialmente refinado, sino que respondían a un estilo puramente funcional. Construida a principios del siglo XX, se eligió un terreno estratégico para levantar la estación, de hecho, tal es así que los carlistas escogieron ese solar para bombardear la ciudad. Más allá de su valor estratégico para fines bélicos, la estación sigue siendo un lugar clave para la ciudad y es que no hay mejor entrada a Bilbao. Situada a escasos metros del río que divide el resto de la capital vasca con el casco viejo, la estación se encuentra frente al espectacular teatro Arriaga.

Sin embargo, pese a su importancia se le conoce popularmente con el nombre de otra ciudad y no es otro que la de Santander. El origen se debe a que la primera línea conectaba ambas ciudades en menos de cuatro horas, favoreciendo el comercio a la vez que ofrecía mayor seguridad al tráfico de pasajeros.

 

¿Qué la hace singular?

En un futuro cercano, la estación de la Concordia dejará de recibir pasajeros más de cien años después. Afortunadamente, su fachada se conservará. De estilo modernista, está considerada como uno de los patrimonios más genuinos del Bilbao de la Belle Époque, no solo por su belleza sino por haber sido la pieza clave a partir de la cuál la ciudad comenzó a desarrollar un gusto estético en cuanto a arquitectura se refiere. En su interior además destaca una gran vidriera con motivos de la vida y costumbres tradicionales de la Villa como por ejemplo, la estación de São Bento, en Oporto.

AZKUNA ZENTROA

Foto: Azkuna Zentroa-Alhóndiga Bilbao

2 / 14

AZKUNA ZENTROA: el cielo no puede esperar

Cuando se accede a la Alhóndiga de Bilbao y se pasa por el espacio bajo el agua del Atrio de las Culturas, si se mira hacia arriba, se podrá ver a más de 9 metros de altura la silueta de los nadadores como si flotaran en un cielo rectangular. Y es que la  rehabilitación del edificio histórico de la Alhóndiga por parte de Phillippe Starck aportó numerosas sorpresas para el visitante. En la planta de la terraza, el diseñador francés proyectó tres piscinas. Para una de ellas, la que da al atrio de la entrada, concibió un fondo de cristal de seguridad. El acceso es público previo pago de una tarifa que da derecho al uso del espacio deportivo.

Foto: iStock

3 / 14

Bilbao

La metrópolis vizcaína debería de estar prescrita por los médicos. Aunque sea, una visita anual para recargar pilas, comer en sus barras y alimentarse en sus museos. No en vano, esta ciudad ha protagonizado el mayor milagro urbanístico de la España contemporánea, transformando todos sus rincones en paseos agradables y estimulantes. De hecho, se trata de la única ciudad del diseño en España según la UNESCO... 

Javier Zori del Amo, Director Digital de Viajes National Geographic.

Artículo relacionado

Puente-desk

La otra capital del mundo

Bilbao: lo que el turista no ve

4 / 14

Bilbao

En la céntrica calle Bailén de Bilbao es donde se instala su tradicional Mercado Navideño. Unas 40 casetas en las que se venden todo tipo de artesanía y productos de la cocina vasca, así como juguetes y otros artículos para los pequeños de la casa. Este año aún no están establecidas las fechas, aunque suele abrir la primera semana de diciembre y cerrar justo antes de Reyes.  

Foto: Gtres

5 / 14

Bilbao

El Museo Guggenheim Bilbao (Frank Gerhy, 1997) está reconocido como uno de los mejores edificios de la segunda mitad del siglo XX y como tal protagonizó la renovación urbana de la ciudad que se estudia en la mayoría de facultades de arquitectura y urbanismo del mundo. Olvida los agobios del transporte público porque podrás ir a todas partes caminando: galerías de arte como el espacio de  Azkuna Zentroa, restaurantes boutique y cafeterías alternativas, teatros, y, por supuesto, los grandes clásicos del Casco Viejo para una escapada ideal a Bilbao.

Foto: Gtres

6 / 14

Museo Guggenheim de Bilbao con la famosa escultura de la araña

Foto: Gtres

7 / 14

Panorámica del museo Guggenheim de Bilbao

GETTY IMAGES

8 / 14

Museo Guggenheim

Fue inaugurado en 1997 a orillas del Nervión, liderando la renovación urbanística de Bilbao. Hoy sigue siendo una visita ineludible.

AGE FOTOSTOCK

9 / 14

Puente Zubizuri

Obra de Santiago Calatrava, esta pasarela suspendida cruza la ría de Bilbao, a mitad de camino del museo Guggenheim y el Ayuntamiento.

AGE FOTOSTOCK

10 / 14

Euskalduna

El Palacio de Congresos y Auditorio Euskalduna fue erigido en el solar de unos astilleros.

AWL IMAGES

11 / 14

Plaza de Santiago

Es el corazón del Casco Viejo, del que surgen las llamadas «Siete Calles». En un lateral se erige la catedral gótica de Santiago.

AGE FOTOSTOCK

12 / 14

Tapeo

Un atractivo de Bilbao es su oferta gastronómica. En la imagen, La Viña de Henao, en el Ensanche.

GETTY IMAGES

13 / 14

Ría de Bilbao

La ría de Bilbao, cuyas orillas son hoy paseos arbolados, separa el Casco Viejo y el Ensanche.

Mapa: BLAUSET

14 / 14

Lugares esenciales de la visita. Mapa de Bilbao

1 Museo Guggenheim. Es el símbolo del Bilbao del siglo XXI. Destaca tanto por su vanguardista recinto de cristal y titanio como por sus exposiciones.
2 Euskalduna. A orillas de la ría, es el Palacio de Congresos y de la Música de Bilbao. Fue inaugurado en 1999.
3 Plaza Nueva. Este lugar es popular para los propios bilbaínos por sus bares de tapeo y los mercados dominicales.
4 Catedral de Santiago. En pleno corazón del Casco Viejo se halla este templo vinculado a la ruta jacobea. Fue construido sobre una ermita del siglo XI.