Burgos

1 / 32
El hogar del Homo Antecessor

Foto: iStock

1 / 32

El hogar del Homo Antecessor

Pero el museo más concurrido mira al Arlanzón desde la modernidad que le imprimió el arquitecto Juan Navarro Baldeweg. El Museo de la Evolución Humana abrió al amparo de los descubrimientos encontrados en el yacimiento de Atapuerca. Lo que expone no se cuenta por décadas sino por milenios. El Homo Antecessor es uno de sus tesoros: los fósiles de una especie homínida con más de 850.000 años. Además de un viaje a las excavaciones de la Gran Dolina y un paseo por la galería de los homínidos, se puede conocer a Miguelón, un Homo Heidelbergensis que tiene medio millón de años. Atapuerca se sitúa a solo 16 km de Burgos. Posee un museo y centro de visitantes proyectado también por Navarro Baldeweg. En sus salas, a través de grandes maquetas y planos, es fácil imaginar los trabajos realizados y ver los hallazgos arqueológicos. Existe un consenso entre la comunidad científica: este yacimiento es la puerta más valiosa que poseemos a nuestro pasado más remoto.
 

Entre monasterios y palacios

Foto: iStock

2 / 32

Entre monasterios y palacios

Las calles del centro y sus edificios señoriales, enaltecidos por galerías acristaladas, conducen a la plaza Mayor de Burgos, asimétrica, colorista y bulliciosa. Presidida por el Ayuntamiento, está rodeada de mesones. En la cercana Plaza de la Libertad se erige el palacio gótico de los Condestables de Castilla (siglo XV), conocido como la Casa del Cordón y transformado hoy en un activo centro cultural. En Burgos la historia nos rodea por todas partes.

Al otro lado del río el monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas, fundado por Alfonso VIII de Castilla, el vencedor de la batalla de Navas de Tolosa, es un mausoleo de reyes y príncipes y atesora el Museo de Ricas Telas Medievales, la mayor colección mundial de tejidos de época. Las monjas gestionan una hospedería donde es posible quedarse hasta ocho noches a modo de retiro espiritual, sin más precio estipulado que la voluntad. En la misma orilla se alza la Casa de Miranda, palacio renacentista y sede del Museo de Burgos, que guarda colecciones sobre arqueología y bellas artes desde el Renacimiento al siglo xx, especialmente telas de artistas locales.
 

La vista más bella de las torres catedralicias

Foto: iStock

3 / 32

Entre murallas y estatuas

La muralla medieval se hallaba a lado y lado del Arco de Santa María (1553), una de las 12 puertas de la ciudad. El vestigio se alza en un extremo del Paseo del Espolón, un delicioso salón de estar paralelo al río, sombreado por plátanos y ambientado con cafés, veladores y encantadoras tiendas. El Espolón se extiende hasta el Teatro Principal, frente al que se alza la escultura del Cid, el segundo icono de la ciudad. 
 

El autómata que vive en la catedral

Foto: iStock

4 / 32

El autómata que vive en la catedral

Burgos es una ciudad deliciosa hecha para caminar. Y casi todos los paseos comienzan en la catedral, Patrimonio Mundial desde 1984, y un cofre lleno de tesoros y sorpresas. A los pies de la nave central, a la altura del triforio, se puede ver el Papamoscas, un autómata del siglo XVIII que abre la boca y mueve el brazo derecho para indicar las horas en punto. El Papamoscas es el elemento descreído de un templo tocado por la solemnidad. El cimborrio se eleva hacia los cielos de Burgos como una tercera torre catedralicia. Es una de las filigranas más bellas del gótico castellano y lo es, aún más, visto desde el interior. 

Burgos

Foto: iStock

5 / 32

Burgos

Tomando la etimología de varias lenguas, uno puede hacerse una idea de lo que es Burgos. Del griego pyrgos, significa “torre”, quizás por todas las fortificaciones que durante la Edad Media se construían a lo ancho de Castilla para mantener controlado el territorio. Del latín burgus, castillo pequeño. Del germánico, berg, que tiene dos acepciones, monte y castillo. Un carácter defensivo que se hace notar siguiendo la traducción de los godos, que procede de baurgs, literalmente población fortificada.

Foto: AgeFotostock

6 / 32

A San Zadornil se le conoce como el Nueva York de los bosques

San Zadornil, en la provincia de Burgos, es un enclave que forma parte del Parque Natural «Montes Obarenes-San Zadornil». Se muestra como un enorme oasis verde, al modo de una gran ciudad, que a los aficionados al senderismo y amantes de la naturaleza en general les gusta recorrer en cualquiera de las cuatro estaciones. 

Foto: Turismo de Burgos

7 / 32

Un bosque de bosques

Todo un mosaico de culturas forestales, encinas, hayas, bojs, madroños, pinos, secuoyas y otras especies forestales de la Península Ibérica que se nutren del privilegiado clima de Las Merindades y que se ordenan en espacios diferentes con una detallada señalización que invita al senderista a disfrutarlo a través de sus espacios públicos habilitados para el descanso. 

 

 

Foto: AgeFotostock

8 / 32

Ruta de los Cañones del Ebro

La ruta de los Cañones del Ebro es una de las más clásicas que pueden realizarse en el norte burgalés. Es toda una oportunidad para disfrutar del juego de la erosión de la naturaleza. El río Ebro no será el Colorado; pero menudo cañón tiene. Lo podrás comprobar en este recorrido: una caminata clasificada como de pequeño recorrido (PRC – BU 01) que se desarrolla por el tramo más espectacular de las hoces que el río dibuja entre Valdelateja y Pesquera de Ebro.

Foto: AgeFotostock

9 / 32

Ruta en torno al Salto del Nervión

El nacimiento del río Nervión, que vemos a su paso por Bilbao, es la atracción que nos invita a pasar un día de naturaleza. Es dentro del mágico Monumento Natural del Monte Santiago donde se encuentra el salto de agua más alto de toda la Península Ibérica: el Salto del Nervión, con más de 200 metros de caída. Un trayecto de pequeño recorrido (PR – BU 42) de no más de 4 kilómetros, que se puede recorrer completamente en bicicleta en aproximadamente hora y media, nos llevará hasta esta espectacular postal.

Foto: AgeFotostock

10 / 32

Complejo Kárstico de Ojo Guareña

Ni Julio Verne habría podido imaginar algo así, una completa inmersión hacia las entrañas de la tierra: 18 cavidades y una extensión que se calcula que supera los 100 kilómetros. Estamos ante el complejo calizo más importante de España y uno de los diez mayores del mundo. Las evidencias arqueológicas demuestran que se ha usado como hogar y refugio desde el Paleolítico. La ermita de San Bernabé y la cueva del Ayuntamiento son las dos joyas de este fascinante monumento natural, que cuenta con una serie de senderos exteriores señalizados para un fácil recorrido en familia.

Foto: AgeFotostock

11 / 32

La Mesa de Oña

Basta un pequeño recorrido de no más de 14 kilómetros como éste (el PRC – BU 65) para darse cuenta que la provincia de Burgos tiene una enorme riqueza paisajística. De hecho, si sólo pudiéramos dedicarle cuatro o cinco horas a Burgos -lo cual sería algo así como un delito turístico- éste sería el recorrido a hacer: nos permite conocer los Montes Obarenes, pasando la villa de Oña, localidad donde comienza la ruta, con su monasterio de San Salvador, el famoso Chozo de las Merinas o la localidad de Penches.

Foto: AgeFotostock

12 / 32

Sendero Minero de Juarros

A pie o en bicicleta… Tú eliges cómo disfrutar del paisaje de frondosos bosques de pino y robledal de esta ruta didáctica de pequeño recorrido (PRC – BU 56). Siguiendo los cerca de 10 kilómetros de pista forestal señalizada con diferentes paneles informativos acerca de la antigua historia minera de la zona, que se desarrolló entre 1841 y 1970.Duración aproximada a pie: 4 horas. Y duración aproximada en bicicleta: 2 horas.

Foto: Gtres

13 / 32

Catedral de Burgos

La Catedral de Santa María de Burgos es una de las joyas del gótico español. Incluida en la Lista de Patrimonio de la Humanidad, el templo tardó casii tres siglos en terminarse (XIII- XVI) y en su interior alberga joyas en forma de pinturas, sitiales del coro, retablos, tumbas y vidrieras.

Foto: Pollogomez Folk Festival

14 / 32

Kafka en Villangómez

Cada agosto, el Festival Pollogómez llena de arte y música las calles de Villangómez, en la provincia de Burgos. La Ruta de Murales y Escritores ya suma 15 murales con escritores, como Kafka, Julio Cortázar o el burgales Óscar Esquivias representados.

Foto: Turismo de Burgos

15 / 32

Street art en la provincia de Burgos

Tubilla del Lago y Villangómez son dos localidades de la provincia de Burgos que han apostado estos últimos años por el arte para revalorizar los entornos rurales. 

16 / 32

Un Águila culebrera de Rubén Arrabal en Burgos

Tubilla del Lago se encuentra muy cerca de Aranda de Duero y de Silos, en el sur de la provincia de Burgos. Ahora, el arte es una nueva excusa para hacer una parada en nuestra ruta por la Ribera del Duero.

Foto: Turismo de Burgos

17 / 32

El mural "Aires rurales" de Tubilla del Lago

Una veintena de murales decoran los rincones más sorprendentes de esta pequeño pueblo que apenas supera los 150 habitantes. Entre los murales se encuentra “Panorámica desde el llano”, del artista conocido como Porrilló, que es el mural pintado por un único artista más grande de Castilla y León.

Foto: AgeFotostock

18 / 32

Cascada de Orbaneja del Castillo

Orbaneja del Castillo es uno de los pueblos más singulares de Burgos. Uno de sus atractivos turísticos es el complejo kárstico con cuevas como la del Barbancho, de la que brota una impresionante cascada que cuando veas no podrás parar de fotografiar. Destaca también la Cueva del Agua con visitas guiadas durante el verano. Además el conjunto histórico de Orbaneja del Castillo está catalogado como Bien de Interés Cultural.

Foto: AgeFotostock

19 / 32

Piscina natural de Espinosa de los Monteros

Es en la comarca de Las Merindades donde encontramos algunos de los enclaves más refrescantes de la provincia de Burgos. Por ejemplo, la piscina natural de Espinosa de los Monteros. El agua del río Trueba alimenta en verano un espacio de baños en el que se disfruta de zonas arboladas para descansar a la sombra. Después del baño, vale la pena conocer el conjunto monumental de esta localidad histórica.

Foto: Turismo de Burgos

20 / 32

Cascada de Peñaladros (Valle de Mena)

Para muchos, la cascada perfecta de Burgos. Basta ver la imagen para así pensarlo. Esta preciosa caída de agua de unos 30 metros de altura se encuentra en el valle de Mena, a muy poca distancia del pueblo de Cozuela. Sorprende que siendo una de las más bellas también sea una de las más ocultas. ¿La razón? La vegetación exuberante hace que la cascada pase desapercibida. Mención aparte, la carretera, que es sinuosa a más no poder.

Foto: Turismo de Burgos

21 / 32

El Peñón (Pedrosa de Tobalina)

Al sur de Las Merindades, siguiendo el curso del río Jerea encontramos El Peñón, una cascada de 100 metros de ancho y 20 de alto que es tan bella que por sí sola sitúa en el mapa a la pequeña población de Pedrosa de Tobalina. No hay pérdida porque la cascada está dentro del núcleo urbano y hay un mirador desde la que contemplarla.

Foto: Turismo de Burgos

22 / 32

Poza de la Sal rinde tributo al importante legado de Félix

Poza de la Sal recuerda a su hijo más ilustre. La figura de Félix Rodríguez de la Fuente es universal. Su mayor aporte fue el de concienciar a todo un país de la importancia del medioambiente y del necesario cuidado y protección de la naturaleza. Aves como las repaces, el lince, o el lobo, se salvaron de una extinción segura gracias a su aporte mediático. Supo hablar al público más importante, a todos los niños de los años 70 y 80. Su impronta fue tal que aún hoy se le recuerda con cariño.

Foto: Turismo de Burgos

23 / 32

Félix Rodríguez de la Fuente nació el 14 de marzo de 1928, en Poza de la Sal

Durante toda su vida recordó y habló con cariño de su pueblo en Burgos. De Poza de la Sal conservó siempre recuerdos de una “infancia de niño despeinado, con el rostro quemado por el sol, con el cierzo en la cara” y buenos amigos, a los que acostumbraba visitar habitualmente. 

Foto: Turismo de Burgos

24 / 32

Una infancia en contacto con la naturaleza

Debido a la Guerra Civil y a que su padre no era partidario de una escolarización temprana, el niño Félix vivió hasta los diez años en total libertad. De esos años nació la pasión por el medioambiente, su única vocación. Más tarde estudió en Valladolid y fue a la universidad a Madrid. Siempre que podía volvía a su pueblo, a empaparse de las bellas imágenes que le proporcionaba el entorno.

Foto: Turismo de Burgos

25 / 32

Poza de la Sal es un precioso pueblo medieval

Poza de la Sal se ubica en Burgos en la comarca de La Bureba. Su emplazamiento al pie del Páramo de Masa le brinda amplias vistas de la zona. Esos paisajes inspiraron al niño Félix. Lo que quedaba de la antigua muralla rodeaba el casco urbano de la villa, declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Foto: Turismo de Burgos

26 / 32

Monumento a Félix Rodríguez de la Fuente en Poza de la Sal

El televisivo divulgador se refirió siempre a Poza de la Sal como la más fascinante escuela de su infancia. El salero, el páramo y las callejuelas del pueblo fueron el escenario de sus juegos y del despertar de su vocación por la naturaleza. Es por ello que la nueva ubicación del monumento en homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente, del artista Juan Villa, se encuentra cerca de Centro de Interpretación de las Salinas, desde donde hay una bella panorámica de la villa medieval.

Foto: Turismo de Burgos

27 / 32

Ruta urbana “Tras las huellas de Félix”

Junto al edificio del Ayuntamiento, en la Plaza de la Villa, comienza el itinerario urbano “Tras las huellas de Félix”. Se trata de una documentada ruta por los escenarios de la infancia de Félix Rodríguez de la Fuente y una excelente oportunidad de conocer la belleza del casco antiguo de Poza de la Sal.

AGE FOTOSTOCK

28 / 32

Peñaranda de Duero

Esta pequeña villa burgalesa, declarada Conjunto Histórico-Artístico, posee una de las plazas mejor preservadas de Castilla.

Turismo de Castilla y León

29 / 32

Esclusa de Grijota

El desnivel máximo que alcanza el Canal es de 87 metros que se salva a través de 49 esclusas, algunas de las cuales están unidas entre ellas.

@javivalla

30 / 32

Herencia etnográfica

A lo largo de esta gran obra de infraestructura que se inició en el siglo XVIII (1753) y finalizó cien años más tarde se pueden observar los edificios e instalaciones que aquel sueño dejó.

 

@javivalla

31 / 32

Tierra de Campo

El Canal tiene un recorrido de 207 kilómetros que se divide en tres tramos cuyo empalme se encuentra en Calahorra de Ribas. 

@oberaten

32 / 32

El Canal en Otoño

La ruta por el Canal de Castilla destaca por la belleza y la riqueza del entorno, así como su interés etnográfico y artistico.