Cuenca

1 /4
Cuenca

Foto: AgeFotostock

1 / 4

Cuenca

El nombre de la ciudad de las casas colgantes procede del árabe Qūnka. Curiosamente, esta palabra es una adaptación de otro topónimo anterior del que no se tiene constancia y que, a su vez, no tiene un significado propio en árabe. La significación vendría más tarde cuando se latinizó el topónimo como Conca y Concha, es decir, 'valle profundo entre montes'.

Foto: iStock

2 / 4

Cuenca

La ciudad castellano-manchega se ha convertido en una urbe muy polifacética. De hecho, aunque la excusa en estas fechas señaladas son sus espectaculares procesiones, la localidad de las casas colgadas se ha puesto las pilas en materia cultural y gastronómica en los últimos años. De hecho, ahora no es difícil disfrutar del recetario manchego modernizado en restaurantes como Trivio o El Secreto o redescubrir el imaginario artístico español de la contemporaneidad en centros como el Museo de Arte Abstracto (sí, el que está dentro de su icónico monumento) o la fundación Antonio Pérez. 

3 / 4

Cuenca

El trazado medieval de la ciudad manchega añade vistosidad a esta Semana Santa que tiene en la procesión del Camino del Calvario su gran momento. Conocida popularmente como las Turbas, tiene lugar en la madrugada del Viernes Santo y en ella se representa la burla que sufrió Jesús camino de la cruz. Durante el recorrido se producen momentos de estruendo al toque de tambores y clarines, que contrastan con otros de absoluto silencio, como cuando se canta el Miserere en la escalinata de la iglesia de San Felipe Neri.

Zarateman

4 / 4

Cuenca

Es famosa por sus populares casas colgadas, una serie de edificaciones del siglo XV que se asoman a la Hoz del Huécar. Su casco antiguo fortificado ha hecho que se gane el título de Patrimonio de la Humanidad en 1996.