Edimburgo

1 / 28

Foto: iStock

1 / 28

Castillo de Edimburgo

Omnipresente sobre una roca de origen volcánico -conocida como la Castle Rock- el castillo medieval de Edimburgo levanta pasiones épicas desde el S. XII. Se llega a él por la no menos mítica Royal Mile, la vía de casi dos kilómetros con más atractivos turísticos por m2 de la ciudad.  

 

Foto: iStock

2 / 28

Edimburgo es la más festivalera

En verano, Edimburgo se convierte en la ciudad de los festivales. Eso es un sin parar… y las calles se convierten en el escenario perfecto para todo tipo de artistas. Se le conoce como el Festival de Edimburgo por simplificar, porque en realidad son muchos: un festival de  jazz, de arte, de teatro y danza, de cine, uno de desfiles y marchas militares, otro dedicado a la literatura…

Foto: AGE fotostock

3 / 28

2015

La obra de sir Benjamin Baker y sir John Fowler sigue resistiendo las tormentas y el paso de 200 ferrocarriles diarios por sus dos kilómetros y medio de recorrido. Su única pega es que, aunque está hecha de acero, este no es inoxidable. La expresión painting Forth Brigde se emplea en Escocia para aludir a una tarea interminable. Como las superficies metálicas rebasan las 20 hectáreas, se dice que cuando se acaba de pintar el puente por un extremo hay que volver a empezar por el otro. Los modernos revestimientos anticorrosivos con escamas de vidrio abren una puerta a la esperanza y, al menos, no contaminarán el fiordo con plomo.

Foto: AGE fotostock

4 / 28

1886

La construcción definitiva se emprendió en 1883 y concluyó en 1890, cuando el Príncipe de Gales lo inauguró insertando un remache de oro. Era el último de los ocho millones empleados para ensamblar 55.000 toneladas de vigas y barras de acero asentadas en 18.000 m3 de granito. El arco central de esa obra maestra de ingeniería se alza 46 metros sobre el mar para permitir el paso de los mayores buques. Las ménsulas alcanzan 104 metros de altura. En los periodos de más actividad llegaron a trabajar 4.600 personas. Cientos de ellas quedaron inválidas o mutiladas en los 26.000 accidentes registrados, y 98 de ellas fallecieron.

Foto: AgeFotostock

5 / 28

Edimburgo

El fin de año se celebra el 31 de octubre en Edimburgo. No… No es que nos hayamos liado con el calendario. Se trata del fin de año celta, y sólo por esta tradición valdría la pena viajar en otoño a Edimburgo. Pero la cosa no queda ahí, hay mucho más. Por ejemplo, y por supuesto, el otoño pinta con su belleza especial los paisajes de los Jardines de Princes Street, en el centro de la ciudad. Más de 150.000 metros cuadrados de vegetación para que escojas tu postal favorita de otoño. En uno de los extremos de la Royal Mile, la calle más famosa de Edimburgo, encontramos otro de los lugares que en otoño se tornan muy especiales: Palacio Holyroodhouse y, en especial, la Abadía en ruinas de Holyrood.

Foto: AGE fotostock

6 / 28

El barrio de Leith

Tras esquivar su decadente pasado a golpe de galerías de arte, tiendas de todo pelaje y estrellas Michelín, Leith luce hoy su rostro más trendy demostrando que alejarse del centro tiene recompensa. ¿Una curiosidad? La autora de la saga de Harry Potter, J.K. Rowling, vivió en este barrio cuando se trasladó a Escocia en 1994.
 

Foto: AGE fotostock

7 / 28

Los Kelpies de Falkirk

Arte que reta al cielo, historia y un toque de leyenda. Es lo que encontrarás si te plantas a los pies de los Kelpies, la escultura de caballos más alta del mundo. Impresionantes. Imprescindibles
 

Foto: AGE fotostock

8 / 28

Newhaven al atardecer

Entre 1572 y 1890, Newhaven fue un próspero pueblo dedicado a la pesca y a la construcción naval. Su faro, de 1869, enmarca una de las mejores puestas de sol de Edimburgo. La que se funde en las aguas del Firth of Forth.  
 

Foto: AGE fotostock

9 / 28

Forth Bridge, Road Bridge y Queensferry Crossing

Una de las imágenes que mejor define el skyline de la costa oeste es la que forman los puentes del Forth. Tres colosos de hierro que unen la capital y la región de Fife.
 

Foto: AGE fotostock

10 / 28

Portobello Beach

Toda escapada que se precie debe incluir un momento de detox digital. ¿Qué mejor que hacerlo en la playa? Cierra sesión, regálate unas horas en Portobello Beach y disfruta del azul del Firth of Forth. No te arrepentirás.
 

Foto: AGE fotostock

11 / 28

Momento ceilidh, la pista te reclama

Es viernes. Son las siete de la tarde y estás en la puerta del Assembly Roxy, uno de mejores locales de música en vivo de Edimburgo. Has llegado hasta aquí para pasar un buen rato y, de paso, aprender a bailar ceilidh en una antigua iglesia.
 

Foto: AGE fotostock

12 / 28

Dean Village

Ni rastro del trajín del casco antiguo ni escaparates llenos de kilts. Estás en Dean Village, una pequeña aldea moldeada por el río a tan solo unos minutos de la New Town
 

13 / 28

Edimburgo y la Ruta del Whisky

El verano dota a las tierras escocesas de una luz especial y de unas condiciones que la hacen irresistible. Edimburgo, pletórica en agosto con sus numerosos festivales, requiere un descanso y una excelente opción es hacer la famosa ruta del whisky de malta que atraviesa una de las regiones bellas del país. Speyside, situada en las Highlands (Tierras Altas), tiene como hilo vertebrador el río Spey en cuya orilla se alinean hasta cincuenta destilerías y algunas contundentes fortalezas medievales, como la de Dunottar. A través de esta ruta, el viajero conocerá los pormenores de la elaboración de esta bebida, así como la procedencia de su nombre, del gaélico «uisge beatha» (pronunciado ushka be-ha), que se traduce como «el agua de la vida». La ruta recala en localidades como Dufftown, que alberga nada menos que siete destilerías, y Elgin con una catedral del siglo XIII. Además es una muy buena oportunidad de catar el llamado néctar dorado y comprar algunas botellas.

Foto: Gtres

14 / 28

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo

Muy a menudo y debido al clima escocés, las nubes grises acechan el cielo de Edimburgo. Cuando se da esta circunstancia, parece todavía más apetecible acercarse a conocer el cementerio de Greyfriars, en el que se organizan vistas guiadas y donde casi cada una de sus sepulturas esconde bajo tierra una leyenda. Uno de sus símbolos más conocidos es un pequeño y fiel perro, Bobby, que lloró la muerte de su dueño durante años. Sin embargo, también sobrevuelan el cementerio otras presencias menos amigables como la de Bloody Mackenzie (el sanguinario Mackenzie), conocido por su terrible fama de torturador cuya tumba es conocida como el Black Mausoleum (Mausoleo negro)

Foto: Gtres

15 / 28

Edimburgo, Escocia

Edimburgo fue la primera Ciudad de la Literatura de la UNESCO en 2004. Una ciudad que siempre fue una potencia literaria y que tiene una nómina de escritores de la que se enorgullecen con autores como Walter Scott o Robert Louis Stevenson. Por sus antiguos cafés, escribió JK Rowling las primeras páginas de su famosa serie de Harry Potter. El Festival Internacional del Libro de Edimburgo es el mayor del mundo, se celebra cada agosto y dura casi dos semanas, tiempo suficiente para que pasen por allí más de 800 escritores. Pasear por sus calles es un placer para los amantes de libros, donde encontrarán más de 50 librerías y toda la inspiración literaria posible.

Foto: GTRES

16 / 28

Edimburgo

En la explanada situada junto a la Catedral, en la Royal Mille, se puede ver un corazón hecho con losas de granito dibujado sobre el pavimento. Se trata del Corazón de Midlothian, situado en el lugar en el que se encontraba la antigua prisión de Edimburgo, construida durante el siglo XV y demolida en 1817. Para conseguir un deseo, hay que escupir en el centro. Se cree que esta curiosa tradición procede al desprecio que mostraban los ciudadanos a las condenas de la cárcel-patíbulo.

Gtres

17 / 28

Edimburgo

Para tener una visión completa de la capital escocesa conviene subir al mirador de Calton Hill, situado al este de la New City. Incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad, alberga varios de los monumentos imprescindibles de la ciudad como el Monumento Nacional (el famoso templo griego inacabado de 1816), el monumento a Nelson y el Observatorio.

Turismo de Edimburgo 

Gtres

18 / 28

Edimburgo

Fue la primera de las siete ciudades declaradas «literarias» por la Unesco, por el número de escritores, asociaciones dedicadas a la literatura, librerías y museos. Existe una ruta que hilvana todas la localizaciones. En Edimburgo han nacido personajes tan famosos como Sherlock Holmes (Sir Arthur Conan-Doyle), el Dr. Jeckyll y Mr Hide (Robert Louis Stevenson) y Robinson Crusoe (Daniel Defoe), e incluso Harry Potter (J.K. Rowling). En las calles de la capital escocesa llaman la atención las estatuas de Robert Louis Stevenson y Sir Walter Scott, autor de las grandes gestas épicas de Ivanhoe y Rob Roy.

©Grant Ritchie

19 / 28

Hogmanay en Edimburgo

Una de las fiestas más sonadas en esta fecha tan especial es la del Hogmanay que dura cuatro días y cambia completamente la ciudad. Danzas tradicionales, sones de gaita por todas partes, conciertos a la luz de las velas en jardines públicos, procesiones de gente ataviada con trajes de vikingo y un espectáculo de fuegos artificiales increíble. Todo para tomar fuerzas y prepararse para la zambullida del primer día del año en aguas del río Forth.   

Foto: Gtres

20 / 28

Holyrood Park

Andando por agradables senderos se alcanza la cima de 251 metros de altitud. Desde Arthur's Seat se tiene la mejor perspectiva de Edimburgo y sus alrededores.

Foto: Gtres

21 / 28

Castillo de Edimburgo

El castillo construido sobre la colina de Castle Hill explica la historia de la ciudad desde su fundación. Durante el mes de agosto además se tiene la oportunidad de asistir a los desfiles militares y actuaciones de bandas durante el festival del Military Tattoo.

Foto: Gtres

22 / 28

Edimburgo misteriosa

Una ruta nocturna recorre los lugares más lúgubres de la ciudad, entre ellos el cementerio de Greyfriars (en la imagen), el cementerio y los mausoleos de Canongate y, por supuesto, el Mary King Close.

Fotos: Gtres

23 / 28

Princess Gardens

Es el parque urbano más importante de la ciudad con una extensión de 150.000 m2. Los jardines están divididos en dos áreas por The Mound, la colina artificial que comunica la Old Town con la New Town. 

Foto: Gtres

24 / 28

Monumento a Walter Scott

Enclavado junto a los Princess Gardens, merce la pena subir los 287 escalones para contemplar una de las vistas más espectaculares de la ciudad.

Foto: Gtres

25 / 28

Scotch Whisky Experience

Una visita que permite conocer cómo se elabora y diferenciar los diferentes tipos de whisky con una cata guiada.

Foto: Gtres

26 / 28

Deacon Brodies

Es el pub más popular de la Royal Mile, inuagurado en 1806 y que frecuentó uno de los escritores insignes de la ciudad, Robert Louis Stevenson.

Foto: edfringe.com

27 / 28

Festival Fringe

Del 1 al 25 de agosto la ciudad se llena de actuaciones. Desde 1947, el Fringe es la propuesta alternativa y ecléctica al festival oficial.  

AGE FOTOSTOCK

28 / 28

El Castillo

Sobre un promontorio volcánico, es un símbolo de la identidad escocesa y un fantástico mirador