Florencia

1 /11
Un museo en constante movimiento

Foto: Creative Commons

1 / 11

Un museo en constante movimiento

Judit decapitando a Holofernes de Artemisia Gentileschi; Baco de Caravaggio; o La Primavera o El Nacimiento de Venus de Boticelli. Poseer algunas de las obras maestras de la historia del arte no ha hecho que la prestigiosa galería florentina se durmiera en los laureles. De hecho, podría decirse todo lo contrario, y es que durante los últimos años, los Uffizi ha invertido -con éxito- gran parte de su tiempo y esfuerzo en hacer más accesible e interesante su colección.

Algunos de los proyectos resultantes son especialmente innovadores como la creación de un perfil de TikTok con el que han conseguido alcanzar uno de los retos que se presuponían más difíciles: conectar con el público más joven. Recientemente, también saltaron a la palestra tras la adquisición de una pieza de arte callejero o por convertir los cuadros auténticos platos de la mano de grandes chefs italianos.

Un lugar, una temática

Foto: Galería de los Uffizi

2 / 11

Un lugar, una temática

Según la información que se ha compartido hasta el momento, aún no existe un listado definitivo con los lugares que se beneficiaran de esta iniciativa, aunque como apuntan responsables del museo, cada semana visitan varias pueblos y ciudades de la región para presentar el proyecto. De esas reuniones ya han salido varios nombres que seguramente formen parte de la diáspora artística que prepara la galería.

Uno de ellos es el Fuerte Falcone, en la Isla de Elba. Ubicado entre Italia y Córcega, este enclave fue el lugar donde desterraron por primera vez al emperador francés tras sus derrotas en Rusia y Leipzig. Allí vivió tan solo unos meses, aunque suficientes como para ser declarado príncipe de Elba. Ahora, en homenaje a su breve paso, la pequeña isla albergará una exposición exclusiva sobre Napoleón que contará con gran variedad de pinturas, bustos y esculturas. Otro de los enclaves que presumiblemente albergará parte de la colección de los Uffizi será un spa situado en Livorno. Esta vez, el eje temático será el mar y englobará multitud de obras relativas a la vida costera.

Un tipo de turismo diferente

Foto: iStock

3 / 11

Un tipo de turismo diferente

Florencia es tan bella que duele. El primero en describir los síntomas fue el novelista francés Stendhal, quien fascinado por su belleza comenzó a sentir como el ritmo cardiaco se le disparaba, la sensación de mareo era cada vez mayor y la pasión le recorría las venas hasta dejarle helado. Un síndrome que desde entonces ha quedado asociado a la ciudad atrayendo cada año a miles de turistas ansiosos por descubrir todos los secretos que esconde un lugar con tanta historia como la capital de la Toscana.

Hasta la llegada de la pandemia, alrededor de 12.000 turistas visitaban cada día el museo. Cifras impensables ahora mismo e imposibles de asimilar cuando la crisis sanitaria remita y el turismo vuelva a reactivarse en la región. Una reflexión que comparte el director de los Uffizi, el historiador de arte alemán Eike Schmidt. Según él, el arte ya no puede vivir solo en grandes centros de exhibición, se necesita un tipo de turismo diferente, y por eso se ha tomado la decisión de distribuir las obras tanto como sea posible.

Uffizi Diffusi

Foto: iStock

4 / 11

Uffizi Diffusi

La Toscana está de celebración. Pronto, más de cien pueblos y ciudades de toda la región tendrán en su haber algunas de las obras de arte más célebres de la historia, y todo ello gracias a la Galería de los Uffizi. Bajo el nombre de Uffizi Diffusi, la pinacoteca comenzará a distribuir este verano cientos de piezas para que otros centros de la zona puedan exhibirlas. Una decisión que ya había sido tomada anteriormente debido a la saturación de sus depósitos, y es que pese a las ampliaciones de sus salas, el museo ya había recurrido al traslado de una parte de su colección a otros centros artísticos como por ejemplo, el Museo del Bargello, situado a escasa distancia del Palazzo Vecchio. Aunque no solo se había procedido por motivos de espacio. En 2019, por ejemplo, se decidió trasladar un dibujo de Leonardo Da Vinci a su ciudad natal en conmemoración del 500 aniversario de su muerte.

Foto: AgeFotostock

5 / 11

Vive el síndrome de Stendhal en Florencia

Florencia es la cuna del Renacimiento por antonomasia y, por tanto, una excusa perfecta para huir de la rutina. Esta ciudad italiana es, además, una de las urbes más bellas del país. Tal es así que, si contemplando el puente Vecchio, su Catedral, la Galería de los Uffizi o la Plaza de la República se eleva tu ritmo cardíaco o sientes vértigo, confusión, temblor, palpitaciones, depresiones e incluso alucinaciones, no te preocupes, es el Síndrome de Stendhal, una enfermedad psicosomática descrita por el propio autor francés, de quien toma el nombre, en su visita a la basílica de la Santa Cruz de Florencia. Y es que esta majestuosa urbe ha sido capaz de sobrevivir a guerras y revoluciones sin perder un ápice de su encanto.

Foto: Galería Uffizi

6 / 11

Galería Uffizi

En Florencia, la Galería Uffizi contiene la colección de obras de arte adquiridas por la familia Medici hasta el siglo XVIII. En ella se puede ver El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli, La Anunciación de Leonardo da Vinci o la Venus de Urbino de Tiziano. Para planear la visita, o simplemente deleitarse desde casa con estas obras de arte, la web del museo ofrece una visita virtual desde la que inspeccionar cada una de las salas y las piezas que contienen.

Foto: AgeFotostock

7 / 11

Florencia, la ciudad del Renacimiento

En el perfil de la gran capital toscana destaca la catedral de Santa Maria del Fiore, el campanario y el baptisterio de San Giovanni. Pero más allá, la belleza, la historia y la cultura que atesora la ciudad hará de ésta una de las escapadas más intensas que recordemos.

Foto: AgeFotostock

8 / 11

Jardines de Bóboli

Y por último, ¿cómo resistirse a las mejores vistas de Florencia al atardecer? En la otra orilla del río Arno se erige el descomunal palacio Pitti rodeado por los excelsos jardines de Bóboli que tienen una extensión de 45.000 metros cuadrados.

Foto: Fototeca 9 x 12

9 / 11

Plaza del Duomo

Es un lugar irresistible por el conjunto catedralicio y los cafés situados a su alrededor. Antes de la visita a la Catedral, el Campanile de Giotto y el Battistero di San Giovanni, conviene detenerse en el bar Scudieri que, desde 1939, ofrece café, pasteles y una vista perfecta. Es el momento de iniciar el recorrido por estas obras sublimes y admirar sus dimensiones –la catedral florentina es una de las más grandes del mundo– y su belleza. La cúpula construida por Filippo Brunelleschi (114 metros de altura y 45 metros de diámetro), fue decorada con obras de Giorgio Vasari y Federico Zuccari. No perderse la subida a la cúpula por sus más de cuatrocientos vertiginosos peldaños.

Foto: AgeFotostock

10 / 11

Florencia

Una de las primeras ciudades en convertirse en icono mundial del turismo. Su belleza no tiene parangón. No obstante, fue el escritor Stendhal quien protagonizó el primer testimonio de los efectos secundarios de estar expuesto a la bella Florencia: elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión, temblor, palpitaciones e, incluso, posterior depresión. Se conoce como el síndrome de Stendhal y lo fuerza la visión del conjunto monumental de la Piazza del Duomo, en el centro histórico de Florencia, Patrimonio de la Humanidad. Una de las mejores panorámicas de Florencia se obtiene desde el mirador de la piazzale Michelangelo (tal vez sea el más famoso). Un poco más arriba, está  la abadía de San Miniato al Monte, desde la que hay unas espléndidas vistas del Duomo y la cúpula de Brunelleschi.

Gtres

11 / 11

Florencia

Cuando la naturaleza no nos procura miradores naturales, podemos optar por los campanarios, torres vigías y otras construcciones que nos permitan elevarnos por encima la ciudad. O elegir un buen restaurante con terraza y buenas vistas, como el de la imagen, situado en la Piazza de Santa Elisabeta, y disfrutar de la cena mientras se obtiene una visión completa de la impresionante cúpula de Brunelleschi del Duomo florentino.

Turismo de Florencia