Moscú

1 /5
Moscú

Foto: iStock

1 / 5

Moscú

Procedente del ruso Moskva, el nombre de la capital de Rusia se compone de las palabras mosk, que significa húmedo o pantanoso en eslavo antiguo, y del sufijo va, que significa en, sobre o dentro de, dependiendo del contexto. Moskva también corresponde a la denominación del río que cruza la ciudad. En caso de que el topónimo de este fuera anterior a la población, el vocablo sería de origen ugrofinés, idioma que hablaban las tribus del lugar, pero el significado sería parecido, siendo la traducción 'sobre el pantano' o 'un lugar húmedo', haciendo referencia al entorno del sitio donde se ubicó la urbe.

Foto: Gtres

2 / 5

Moscú y su trabajo como periodista

Poco a poco, Saint-Exupéry se va abriendo paso también en el mundo del periodismo. Su libro Vuelo nocturno (1931) se vende bien. El diario Paris-Soir quiso contar con él para que el escritor viajase Moscú como enviado especial para explicar cómo era la vida en la Unión Soviética. A Saint-Exupéry aquello no le interesaba especialmente, pero necesitaba el dinero y el periódico pagaba muy bien. También necesitaba un poco de acción: “Necesito ver a los hombres, los pueblos -le escribe a su esposa Consuelo- en su evolución. Me siento castrado cuando estoy en casa”.  Partió en abril de 1935 y publicó seis reportajes en los que su estilo periodístico quedó ya muy definido. No buscaba la máxima actualidad, sino, más bien, las historias, los personajes, los detalles. Más allá de lo esperable y convencional, narraba lo visto con un enfoque humanista. Y sus artículos fueron un éxito. Llegó a un gran número de lectores y, lo más importante, llegaron nuevos encargos. Mientras, el escritor comenzaba a sentir nostalgia de sus años de piloto y su tormentoso matrimonio con la salvadoreña Consuelo Suncín de Sandoval -la rosa del Principito- no pasaba por muy buenos momentos.

Foto: Baturina Yuliya / Shutterstock

3 / 5

La catedral de San Basilio

Iván el Terrible la mandó construir en el siglo XVI para conmemorar su victoria sobre los tártaros, lo que abrió a Rusia las puertas de Siberia. Apenas un siglo más tarde casi toda Siberia ya formaba parte de las tierras del zar. 

Foto: Gtres

4 / 5

Moscú

Moscú como un atractivo enigma. No es una ciudad fácil para pasear; pero su historia es fabulosa. La proximidad del Mundial de Fútbol en Rusia ha aumentado el interés por esta ciudad llena de símbolos e iconos artísticos como la Plaza Roja o el Kremlin. El Bolshoi, museos como el Museo Estatal Pushkin de Bellas Artes, el aire ex-soviético aún de algunos lugares y muy vigente en su arquitectura y una vibrante creatividad entre los habitantes más jóvenes, han llevado a Moscú a la cuarta posición del ranking "World’s Best Cities".

Foto: Gtres

5 / 5

Un reloj de zares

La Plaza Roja y el conjunto del Kremlin, en Moscú, son de la clase de espacios arquitectónicos que imponen, tanto por lo monumental como por haber sido escenario de la Historia. Su valor fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Este conjunto de edificios civiles y religiosos se ha convertido en símbolo del gobierno de Rusia. El recito está rodeado por una muralla de forma características, y una serie de torres de defensa. La más bella de dichas torres es la Torre del Salvador, la puerta “santa” del Kremlin; tal vez por ello, se escogió para albergar un reloj que ocupa tres pisos de altura y pesa 25 toneladas.