París

1 / 96

Foto: Tintablanca

1 / 96

París para caminantes

París es la ciudad del flâneur, por lo que más que turistas exige paseantes y caminantes que se aventuren por las calles y plazas que aparecen en este título. “Pocos lugares -explican desde Tintablanca- se parecen tanto a un libro, un cuadro o una composición, como París”. Por estas páginas e ilustraciones pasean con gran frescura los grandes pensadores que vivieron en París en los siglos XIX y XX, los pintores impresionistas como Monet y más artistas como Coco Chanel, Picasso, García Márquez o el chico malo de la chanson française, Serge Gainsbourg. 

Autores: Use Lahoz (textos) y Blanca Lacasa (ilustraciones)

Foto: Gtres

2 / 96

Mayo en París

París, una de las ciudades más literarias del mundo, tiene un rostro diferente en cada época del año. Pero son muchos los que coinciden que la primavera da lo mejor de París. El escritor argentino Julio Cortázar, lo opinaba así. Él, un eterno enamorado de la Ciudad de la Luz, amaba la ciudad en primavera. Se podía estar todo el día en la calle y le resultaba complicado encerrarse a leer o a trabajar. Sin duda, los cielos de París en primavera bien valen un viaje.

Foto: iStock

3 / 96

El triunfo del gótico

Este cambio de paradigma que supuso, de algún modo, el paso de la Baja a la Alta Edad Media, hizo que la nueva iglesia de París se concibiera como un gran monumento que reflejara el crecimiento de la ciudad. Es decir, que se impusieran los discursos estéticos del Gótico, sus grandes dimensiones y sus detalles que, a la postre, la convirtieron en un edificio único como sus dos grandes torres o su nave central. También trajo consigo un nombre, el de Jean de Chelles, considerado el primer arquitecto de esta maravilla. 

Foto: AgeFotostock

4 / 96

El París de Julio Cortázar.

Julio Cortázar llegó a París en 1951. Tenía 37 años y no podía imaginar lo que el destino le depararía como escritor. La ciudad le atrapó para siempre. Le entusiasmaba la catedral de Notre-Dame y solía pasarse horas contemplándola desde diferentes panorámicas. De noche, iluminada, es un espectáculo que todo el mundo debería contemplar al menos una vez en la vida.

Foto: AgeFotostock

5 / 96

Ambiente en la ribera del Sena

A Julio Cortázar también le encantaba caminar por la orilla izquierda del Sena, parando a mirar en los puestos de los bouquinistes (los vendedores de libros usados).

Foto: AgeFotostock

6 / 96

El Pont des Arts

"¿Encontraría a La Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti”, así comienza el capítulo uno de Rayuela. El Quai de Conti es un lugar céntrico de París, muy transitado porque cerca está el Pont des Arts, lugar de paso para llegar al Museo del Louvre y mirador excepcional sobre el Sena.

Foto: AgeFotostock

7 / 96

Galerie Vivienne

Uno de los rincones favoritos de Julio Cortázar era la Galería Vivienne, en la zona de la Place Notre Dame des Victoires. Solía pasearse por esta galería porque según dijo en ella sentía el espíritu de París de 1870.  

Foto: José Alejandro Adamuz

8 / 96

Tumba de Julio Cortázar

La tumba de Julio Cortázar está en el cementerio Montparnasse. Está enterrado junto a las dos mujeres que le acompañaron en vida, Aurora Bernárdez y Carol Dunlop. En la lápida, una rayuela eterna, siempre hay recuerdos y notas que aún hoy en día le dejan sus lectores. 

Foto: Disneyland París

9 / 96

Disneyland París

Este Halloween en Disneyland París está marcado por el 90 cumpleaños de su personaje más icónico: Mickey Mouse. Acompañado por Minnie, Donald, Daisy, los tres sobrinos del Tío Gilito y un sinfín de amigos, entre los que se encuentran divertidos zombies, será el protagonista de una cabalgata en la que el no sacará a relucir su lado más travieso: Mickey’s Halloween Cavalcade. Además, los villanos Disney también tendrán su protagonismo, pues el jardín del Castillo de la Bella Durmiente se ha convertido en una inmensa zarza con forma de dragón gracias a las malvadas artes de Maléfica. Además, el Teatro del Castillo ha sido tomado por los malos entre los malos. Cruella De Vil, el Capitán Garfio, la Reina de Corazones, Jafar, Gastón o las hermanastras y la madrasta de Cenicienta, entre otros, ¡lo han tomado! Además, todo el parque estará monstruosamente decorado con fantasmas, calabazas y otros adornos típicos de Halloween.

Foto: AgeFotostock

10 / 96

París

Si ya es toda una experiencia visitarla, imagina en otoño. Se nos ocurren un montón de razones para visitar París en otoño: por ejemplo, hay menos gente que en primavera o en verano. Vale que acostumbra a llover; pero, ¿desde cuándo eso es un problema teniendo la ciudad los maravillosos museos que tiene? El Pompidou estrena este otoño una completa exposición sobre el Cubismo que se podrá visitar hasta febrero de 2019. Y si no te gustan los museos, tendrás todos los cafés del mundo a tu alcance. Además, cuando visites alguno de los muchos parques, ya sean los Jardines de Luxemburgo, los del Palacio Real, Tullerías o, por ejemplo, el parque de los Campos de Marte, te parecerá estar paseando por los escenarios de una peli.

Foto: Museo del Louvre

11 / 96

Museo del Louvre

Con obras dedicadas al impresionismo, a las bellas artes, a la arqueología y a las artes decorativas, sin duda, la obra estrella del Museo del Louvre es la Mona Lisa o Gioconda de Leonardo da Vinci. Su sonrisa ha cautivado durante siglos a visitantes de los cinco continentes y verla en el museo sin cabezas que te tapen la visión es casi tarea imposible. Para disfrutar de este museo sin estorbos, la web del Museo del Louvre ofrece tres tours virtuales -Antigüedades egipcias, Restos del foso del Louvre y Galería de Apolo- a través de los que pasear por sus pasillos y disfrutar del museo desde casa y en soledad.

Foto: Gtres

12 / 96

París y ruta por el Sena

Tras el reto que supone una visita a París, con su ingente cantidad de atracciones, museos y visitas de interés, se impone unos cuantos días de relax en un crucero por el Sena hasta la bella costa normanda. El barco zarpa de la capital y pasa por delante del barrio de arquitectura de vanguardia de La Defense. La tranquila corriente del Sena lleva hasta Versalles donde se impone una parada para visitar el complejo palaciego que Luis XIV mandó construir para su esplendoroso reinado. Durante la ruta van apareciendo maravillosos paisajes y poblaciones como Vernon, Andelys y Amfreville hasta llegar a Rouen con su catedral, los barrios históricos y la plaza del viejo mercado donde fue quemada Juana de Arco. El final de ruta es Honfleur, una preciosa localidad situada en la desembocadura del Sena desde donde se accede al Canal de la Mancha.

Foto: AgeFotostock

13 / 96

París le enferma

En septiembre de 1917 se matricula en un liceo, en París. Pronto descubre la vida bohemia de la gran ciudad. Son los años en los que París era una fiesta. Para el joven, que nunca fue un estudiante muy aplicado, había demasiadas distracciones en el Barrio Latino. Tantas, que por las noches se escapaba del internado a través del alcantarillado hasta que fue descubierto. Pero Saint-Exupéry se sentía mal al no encontrar una verdadera vocación y pasó de disfrutar de la agitada vida cultural a sentir que todo aquello le enfermaba. En Abril de 1921 se incorporó al Segundo Regimiento de Aviación de Estraburgo. Su carrera como aviador profesional comenzaba. Obtuvo con veintiún años su licencia de piloto civil, no sin algún susto. Dicen que su comandante por entonces le espetó: “Usted jamás se matará en la aviación, porque ya lo habría hecho”. Lamentablemente, se equivocó.

Foto: AgeFotostock

14 / 96

Museo Nacional de Historia Natural de Francia

El Museo de Historia Natural de Francia no está en un único edificio, aunque sí, tal vez el más representativo sea el de París, en el Jardín de plantas. La entidad se dedica a la conservación, la difusión e investigación en el campo de las ciencias naturales. De todas las instalaciones, la Galería de Paleontología y de Anatomía es la más visitada. ¿El reclamo? Una cantidad extraordinaria de fósiles de dinosaurios. En la espectacular Galería de la Evolución se encuentra una de las piezas destacadas de la colección: La piel del esqueleto de Clara, el espécimen de rinoceronte de Luis XV de Francia, que llegó directo desde la India en 1769.   

Foto: AgeFotostock

15 / 96

Disneyland París

A este parque de atracciones, un clásico entre los clásicos, se viene a soñar despiertos. Perfecto para los pequeños de la casa por su inspiración de las películas Disney. El parque, que abrió cerca de París, en abril de 1992, ocupa algo más de 22 kilómetros cuadrados con dos parques temáticos (Disneyland Park, el mayor de los parques Walt Disney, y Walt Disney Studios Park), zona comercial y de entretenimiento, hoteles, un campo de golf y estación de ferrocarril. Encuentros con los personajes Disney de toda la vida, atracciones tecnológicas y espectáculos varios son perfectos para disfrutar en familia.

Foto: AgeFotostock

16 / 96

París

Una de las ciudades más deseadas del mundo, y la Torre Eiffel es uno de sus símbolos más representativos. Tenemos bellas vistas de París desde la torre Montparnasse o, con menos altura, desde el Trocadero. Es desde arriba que se vislumbra el Sena jugar a su paso por la ciudad, los puentes que lo cruzan, los parques y, sobre todo, las buhardillas, ese elemento arquitectónico que hace inconfundible a la Ciudad del Amor.

Foto: Age fotostock

17 / 96

Museo del perfume de París

Si Cocó Chanel hizo de la seducción un arte y creó la fragancia más icónica del mundo, no podía ser que París no tuviera un museo del perfume. Al Grand Musée du Parfum, un palacete de gran belleza construido en el siglo XVII, se viene a oler. Y es que el museo ha sido construido para que los visitantes puedan experimentar con el principal de los sentidos a la hora de hablar de perfumes: el olfato. El circuito comienza con un repaso histórico al perfume, para seguir con un circuito interactivo que nos acerca al sorprendente mundo de los aromas. El visitante tendrá que usar los millones de receptores que se encuentran en la mucosa olfatoria.

Foto: Gtres

18 / 96

Père-Lachaise, París

Con un tamaño mucho más grande que el de Montmartre, el Cementerio de Père-Lachaise debe su nombre al padre François d'Aix de La Chaise, confesor de Luis XIV de Francia. Tiene una gran cantidad de espacios verdes y alberga una gran cantidad de tumbas de personalidades francesas como Pierre Bourdieu, Jim Morrison, Oscar Wilde, Honoré Balzac, Fédéric Chopin, Maria Callas, Delacroix, Jaques-Luis David, Gerda Taro, Proust y un largo etcétera.

Foto: Gtres

19 / 96

Cementerio de Montmartre, París

Inaugurado en 1825, el también conocido como el Cementerio del Norte es el tercero más grande de París. Su cercanía a la iglesia del Sacré Coeur (Sagrado Corazón) y la abundancia de árboles y vegetación que rodea los nichos lo convierten en un lugar ideal para pasear. Además, una visita a este camposanto ofrece la oportunidad de rendir un pequeño homenaje a alguno de los personajes célebres que tienen en él su sepultura. Gustave Moureau, Emile Zola, Edgar Degas, Alexandre Dumas o Dalida entre muchos otros.

Foto: Gtres

20 / 96

París

Tal vez la ciudad más literaria del mundo. Todo un clásico de Europa, La Ciudad de La Luz sigue iluminando en tercera posición. Según el ranking "World’s Best Cities" es la ciudad mejor conectada por aeropuerto del mundo. Ello la convierte en un destino perfecto para muchas convenciones y reuniones de trabajo. Por supuesto, sigue siendo destino para aficionados a la gastronomía del mundo y amantes de la cultura más selecta. Sin duda, siempre nos quedará París.

Foto: Oficina de Turismo de París

21 / 96

Los salones literarios de París

Al final de una callejuela adoquinada, encontramos uno de los museos de París con más encanto: el Museo de la vida romántica. En esta deliciosa casa del pintor Ary Scheffer, construida en  1830, se ha reproducido el ambiente y la filosofía romántica de los salones literarios de la época. La planta baja está dedicada a la escritora George Sand, pseudónimo de la baronesa de Dudevant: encontramos retratos, mobiliario, objetos y joyas de los siglos XVII y XIX. En el primer piso, los cuadros del pintor Ary Scheffer están rodeados por obras de sus contemporáneos.

Foto: Oficina de Turismo de París

22 / 96

Una de las librerías más famosas del mundo está en París

Esta es una de las librerías más famosas del mundo… A mediados de los 60, el norteamericano George Whitman tomó prestado el nombre de "Shakespeare and Company" a la mítica librera Sylvia Beach para abrir esta librería, en la actual dirección de París (37 Rue de la Bûcherie). La original se encontraba en la Rue de la Bûcherie. Pero de esta ubicación queda solo un rótulo que recuerda que Sylvia Beach alojó a los grandes escritores de los años 20 y que editó el Ulises de James Joyce. Por su parte, la actual "Shakespeare & Company" alojó a grandes poetas de la generación Beat y a otros muchos escritores en su abarrotado interior. Si la visitas, seguro que encontrarás algún recital de poesía y son habituales las presentaciones de libros. Si te entran ganas de tomar un café, han abierto una cafetería muy literaria al lado mismo.

Foto: Turismo de París

23 / 96

La casa de Victor Hugo

Quién más, quién menos, al pensar en París, seguro que recuerda a Victor Hugo. Poeta, novelista y dramaturgo de una amplísima producción. Obras como Los Miserables, pero especialmente, Nuestra Señora de París, la historia del jorobado de Notre Dame, retrataron una atmósfera muy especial de París. Entre 1832 y 1848, Victor Hugo ocupó un apartamento en el Hôtel de Rohan-Guéménée, en la Place des Vosges, una de las más bellas de la ciudad. Hoy el barrio del Marais es uno de los barrios de París que recogen las últimas tendencias en cultura, arte y moda. La visita a la Casa museo de Victor Hugo nos transportará a la intimidad del genio de la literatura.

Foto: Oficina de Turismo de París

24 / 96

El barrio más literario de París

En la orilla izquierda del Sena encontramos el barrio más bohemio de París. Su nombre no viene de que en él haya una gran concentración de vecinos de procedencia latina; más bien, se refiere a que en la Edad Media, los habitantes de la zona eran estudiantes que utilizaban el latín para comunicarse. Hay importantes monumentos que visitar; pero, sin duda, a los amantes de la literatura les emocionará pasear por las calles por donde han pasado escritores de todas las épocas, tan importantes como Paul Veraine o Antonio Machado. Aquí vivió James Joyce, en el 71 Rue du Cardinal Lemoine y, Ernest Hemingway, en el 74 de la misma calle. 

Foto: Oficina de Turismo de París

25 / 96

París, ciudad literaria

Pocas ciudades tan literarias como París. Durante siglos, escritores de todo el mundo han recorrido sus calles y han usado sus cafés como lugares de escritura. De ello da buena fe las rutas literarias del Instituto Cervantes con sede en París: el poeta César Vallejo, el escritor Julio Cortázar, la hondureña Consuelo de Saint Exupéry, Dalí o Juan Goytisolo son sólo unos pocos a los que han dedicado una de sus detallas rutas literarias.

Foto: Oficina de Turismo de París

26 / 96

El Sena, un río con libros

Los libreros del Sena son toda una institución de París. Se les conoce como “bouquinistes” porque están especializados en libros viejos y de ocasión, aunque cada vez más recurren al recuerdo para los turistas. Son típicos los puestos de chapa verde que se abren como armarios en la orilla derecha del Sena, del Pont Marie al Quai du Louvre, y, también, en la izquierda, del Quai de la Tournelle al Quai Voltaire, muy cerca del Barrio Latino.

Foto: Oficina de Turismo de París

27 / 96

Gare de Lyon, una estación de artistas

A la Gare de Lyon, muy cerca del centro de París, llegan los trenes de alta velocidad de Renfe/SNCF. Si ya las estaciones de trenes suelen ser lugares de ambiente literario, ésta, en especial, inspira literatura. Es un lugar especial para muchos lectores de Ernest Hemingway, pues aquí su primera esposa perdió los manuscritos de juventud del escritor. Pero además, la Gare de Lyon es el espacio en el que se encuentra Le Train Bleu. El restaurante, que se inauguró para la Exposición Universal de 1900, fue refugio gastronómico de artistas y bohemios como Dalí, Jean Cocteau o el actor Jean Gabin.

Foto: Oficina de Turismo de París

28 / 96

Los puentes de París

El argentino Julio Cortázar fue un enamorado de París, ciudad que convirtió en su hogar cuando dejó Argentina. La conocía al detalle y le encantaba pasear por ella y por los puentes sobre el Sena (más de 30 puentes a lo largo del río). Ese amor convirtió a la ciudad en un protagonista más en gran parte de su obra. Papel indiscutible en Rayuela, por ejemplo, donde convirtió el Pont des Arts en lugar de encuentro de sus dos personajes principales, la Maga y Horacio. Este puente se construyó durante la época de Luís XIV para que los estudiantes pudieran cruzar el Sena hacia el Museo del Louvre.

Foto: Oficina de Turismo de París

29 / 96

Café y letras en París

La historia de la literatura en París está directamente asociada a sus cafés y restaurantes. De algún modo, esta estrecha relación se trasladó a Buenos Aires, otra gran ciudad literaria. En París, en el Boulevard St-Germain, se encontraba el café favorito de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, el Café de Flore. En Montparnasse, las “brasseries” de las que eran asiduos escritores como Ernest Hemingway, Jean Cocteau o, entre muchos, Exra Pound. Pero, tal vez el café más poético de todos sea La Closerie des Lilas, donde escribieron escritores como Oscar Wilde y Apollinaire.

Foto: Musée Picasso Paris

30 / 96

La Celestina, París

Una obra fundamental de su periodo azul, donde se manifiesta cierto pesimismo. Es una época donde Pablo Picasso refleja la soledad, la vejez, la pobreza, como esta celestina, inspirada en la tradición literaria española. Para ver este cuadro hay que ir hasta el Museo Picasso de París, ubicado en Hôtel Salé, colección formada gracias a dos daciones de los herederos del artista. 

Foto: Gtres

31 / 96

El fantasma de la ópera de París

El monumental edificio de la Ópera Garnier, en el distrito IX de París, es el escenario de una famosa leyenda que apareció en 1910 con la publicación de la novela gótica del escritor Gaston Leroux, "El fantasma de la Ópera". El fantasma es un  genial músico que se esconde debido a la deformidad que sufre pero que se enamora de la joven estrella Christine Daaé, enamorada a su vez, del Conde de Chagny. La historia es una suma de tragedias, accidentes, duelos y muertes, que curiosamente tienen fundamento en noticias trágicas sucedidas en el palacio Garnier, inaugurado en 1875, que el escritor recopiló. 

Foto: Gtres

32 / 96

Ópera Garnier, París (Francia)

Construida por orden expresa de Napoleón III, su creación formaba parte de un plan de renovación arquitectónica de toda la ciudad de París. Inaugurado oficialmente en 1875, también es conocido como Palais Garnier y debe su nombre a Charles Garnier, el arquitecto encargado del diseño del edificio. 

Foto: Gtres

33 / 96

París y la chanson française

Si te detienes a escuchar a París, resulta que suena a chanson. La ciudad de la luz ha vivido momentos de revolución y lucha. Libertad, igualdad, fraternidad, y desde la Revolución Francesa hasta mayo del 68 y sus estudiantes en la calle. París tiene una banda sonora muy particular, la de los cantautores de la chanson: Edith Piaf, Serge Gainsbourg, Georges Moustaki o Emile Vaché… Un sonido con cierto toque nostálgico, intelectual y reivindicación de la tradición, ideal para pasear por la capital de Francia.

Foto: Gtres

34 / 96

Versalles

Durante los meses de verano se celebran en los jardines de Versalles las Grandes Aguas Musicales y las Grandes Aguas Nocturnas, dos espectáculos en los que la música barroca pone banda sonora al fluir de las fuentes habitadas por seres mitológicos y rodeadas de bosques y parterres. En el siglo XVIII, el rey de reyes francés, Luis XIV, mandó construir esta fantasía de palacios, jardines y fuentes para convertirla es su morada y en la de su corte. Situada a diecisiete kilómetros de París, conviene también visitar la ciudad de Versalles con el casco histórico de Saint Louis, sus elegantes restaurantes donde es posible disfrutar de le exquisita cocina francesa, el barrio de Notre Dame con su teatro Montansier y su arquitectura del siglo XVIII y un gran abanico de comercios y servicios y varios mercados en los que la compra y el paseo se convierten en una delicia.

Turismo de Versalles

Foto: Gtres

35 / 96

París

(15 millones de turistas en 2015)

París es la ciudad de las luces. En la capital de Francia comenzó esto del turismo urbano con el poeta Charles Baudelaire paseando y escribiendo versos en las calles. La modernidad de Le Marais, los clásicos como la Torre Eiffel, los paseos por el Sena, el romanticismo de Montmartre, las cafeterías y bistró. Lo dijo Hemingway, “París era una fiesta”, y lo continúa siendo, al menos para los sentidos.

Foto: Gtres

36 / 96

Biblioteca Nacional de Francia

Fue fundada en 1792 y está ubicada cerca del centro de París, junto al Sena. Alberga más de 13 millones de volúmenes y cumple el objetivo de almacenar, mantener y dar a conocer el patrimonio cultural escrito de Francia. La sala oval que aparece en la imagen es obra de Pascal y fue construida en 1932. 

Foto: Hemis / Awl Images

37 / 96

París

La catedral de Notre Dame, por su gran valor simbólico, es un punto de partida habitual para los peregrinos.

Foto: Gtres

38 / 96

París, Francia

Podría ocupar la primera posición entra las ciudades más populares del mundo; pero esta vez, París, se ha quedado en la tercera posición. La ciudad de la luz, del amor, la ciudad de la literatura, está llena de atracciones suficientes para una vida. Es la única ciudad que tiene dos lugares entre los diez de mayor interés turístico de Europa: la Torre Eiffel y Notre Dame. Pero, ¿qué más? Toda una clase de arte en el Museo del Louvre, callejear por sus barrios como Marais o el Barrio latino, disfrutar de la gastronomía en algunos de sus bistro, pasear por la rivera del Sena o visitar el mundo de Amélie Poulain, ¡París no se acaba nunca!

Foto: Gtres

39 / 96

París en primavera

Decía Julio Cortázar que era en primavera cuando París entregaba lo mejor como ciudad. El escritor argentino dejó Buenos Aires por la ciudad de la luz, en la que residió hasta su muerte. Llegó a conocerla y amarla, así que podemos tomar como bueno su consejo. Estos días de Semana Santa pueden ser una gran ocasión para volver a la capital francesa. ¡Siempre hay algo que hacer en París!

Foto: Jean-Pierre Dalbéra

40 / 96

Filarmónica de París

Obra del arquitecto Jea Nouvel, la arquitectura de la Filarmónica de París goza de un original e innovador diseño que le hace destacar entre el resto de edificios de la ciudad. Esta gran montaña de cristal, con pequeñas palomas que le hacen ganar movimiento, fue abierta en 2015 y se ubica justo al lado de la Ciudad de la música, diseñada por el arquitecto Christian de Portzamparc e inaugurada en 1995.

41 / 96

Confitería Meert de Lille, Francia

Foto: Gtres

42 / 96

6. Louvre

Otro de los iconos de París que ha visto como descendía su turismo debido a los ataques terroristas ha sido el Louvre, el museo más visitado del mundo en 2015. A pesar de esta caída de vistas en el último año, la enorme galería continúa siendo uno de los rincones favoritos de la capital de Francia para los turistas. 

Foto: Gtres

43 / 96

5. Torre Eiffel

Los atentados de París han provocado una bajada del turismo en la capital parisina, que en 2016 ha perdido más de un millón de visitantes. A pesar de ello, su icónica Torre Eiffel continúa siendo uno de los monumentos más fotografiados de Europa. Las geoetiquetas de los instagramers la sitúan en un merecido quinto puesto. 

Foto: Gtres

44 / 96

París

Numerosos mercados llenan la ciudad durante la época navideña. Desde los Inválidos hasta la el Forum des Halles, uno de los más famosos y concurridos el de los Campos de Marte. Durante las fechas navideñas más de 100 casetas de madera con productos artesanales y comida típica inundan este lugar justo en frente de la Torre Eiffel. Además, una gigantesca pista de patinaje sobre hielo hacen las delicias de pequeños y mayores que desean gozar sin prisa del ambiente navideño de la ciudad. Aún está pendiente de la confirmación de fechas pero será entre los meses de diciembre y enero..

Foto: Marc Bertrand/ Paris Tourist Office

45 / 96

Marché aux Puces de Saint Ouen, París

El Marché aux Puces de Saint Ouen es uno de los mercados más populares del mundo y también uno de los más grandes, con seis hectáreas que se reparten en catorce pequeños mercados. Hay que consultar en la página web los distintos horarios y días de apertura de esta institución en materia de antigüedades y muebles y objetos de almoneda

Foto: Simon Laird

46 / 96

Campos Elíseos, París

Es la avenida más importante de París. Dos kilómetros que comunican el Arco del Triunfo con la plaza de la Concordia en cuya parte alta se encuentran algunas de las boutiques y firmas de moda más exclusiva. También existen centros comerciales, restaurantes y cafés. La principal característica de esta avenida son sus largas hileras de árboles, plantados con la apertura de la calle en 1640. Actualmente, los Campos Elíseos es un lugar imprescindible para los amantes de las compras.  

gtres

47 / 96

Torre Eiffel, París

En esta fotografía podemos apreciar la Torre Eiffel iluminada con los colores de la bandera belga en solidaridad por los atentados sufridos en el mes de marzo de 2016.

gtres

48 / 96

La estructura más alta del planeta (durante unos años)

Con una altura inicial de 300 metros, que posteriormente fue prolongada con una antena de otros 24, la Torre Eiffel fue la estructura más alta del mundo durante 41 años.

gtres

49 / 96

La Torre Eiffel

Para acceder al piso superior existen 8 ascensores. Sin embargo, para muchos visitantes, subir los 1.665 escalones con los que cuenta el monumento es todo un reto imposible de obviar.

gtres

50 / 96

Dos lugares emblemáticos de París

En la imagen podemos observar dos monumentos esenciales para cualquier viajero que visite París, la Torre Eiffel y la catedral de Notre Damme.