Sidney

1 / 32

Bridgeman

1 / 32

1929, George Street

La Gran Depresión que comenzó en Nueva York con el desplome de Wall Street detuvo la expansión que Sídney había iniciado con la Revolución Industrial. La ciudad, fundada en 1788 como una colonia penitenciaria británica, había entrado en el siglo XX siendo un próspero puerto de ultramar. La vida bullía alrededor de la céntrica George Street –en la imagen–, embellecida con casas victorianas, la catedral de St Andrew, el Ayuntamiento con su torre y el Queen Victoria, un mercado cubierto por una cúpula de vidrio. Pero llegaron los años difíciles, los trabajadores se manifestaban por el centro mientras el puerto se vaciaba. La Gran Depresión australiana no impidió, no obstante, la conclusión en 1932 del gran Puente de la Bahía, un símbolo de renacimiento para los habitantes de la ciudad.

Getty Images

2 / 32

2018, George Street

Sídney es hoy una ciudad tranquila y cosmopolita a la vez. Los rascacielos solo han crecido en el Downtown financiero, donde George Street sigue reuniendo la Catedral, el Ayuntamiento y el Queen Victoria, convertido en centro comercial. Junto a la avenida se puede pasear por Hyde Park y entrar en la nueva Art Gallery, que contiene la mayor colección de arte aborígen del mundo. Por su lado, el Sídney histórico se preserva en las calles de Paddington, cuyas casas victorianas se alternan con tiendas, restaurantes y pubs. Pero sin duda lo más emblemático de Sídney es su renovado frente marítimo. En él resulta una delicia pasear por The Rocks, una zona de mercadillos, bares y ocio cultural, entrar en el Museo Marítimo y llegar a la Ópera, el icono indiscutible de la ciudad desde su inauguración en 1973.

Foto: AGE fotostock

3 / 32

Sídney, Australia

Cuando hablamos de Sídney a todos nos viene a la mente la icónica imagen de la Opera House. Y efectivamente es una de las razones por las que merece la pena visitar la ciudad, pero hay más, pues Sídney ofrece un amplísimo abanico de actividades de ocio. Algunas de las especies más exóticas del país se pueden conocer en el Taronga Zoo, así como en los Jardines Botánicos Reales, que albergan más de 2.000 plantas diferentes. Después de haber visitado el centro y contemplar la panorámica de la ciudad desde el Puente de Sydney, puedes ir a la playa de Bondi o conocer alguno de sus barrios menos transitados, como Chintown o Paddington.

Foto: AgeFotostock

4 / 32

Sidney

La ciudad más grande y poblada de Australia y Oceanía está situada a orillas de la amplia bahía de Sídney, en la que destaca la Casa de la Ópera, el puente de la bahía de Sídney y sus playas. Hay que ir  hasta el Mrs. Macquaire’s Chai, un agradable paseo por los jardines botánicos nos brinda uno de los miradores más populares de la ciudad. Desde aquí hay que contemplar este maravilloso skyline con la puesta del sol. Otro mirador destacado sobre la ciudad es el de la Torre de Sydney.

Foto: Gtres

5 / 32

Diciembre en Sidney

Sidney es la representante urbana de Australia por mucho que le pese a su capital, Canberra. Se trata de una ciudad cosmopolita que cuenta con La Ópera como icono. Además de ser uno de los auditorios más bonitos del mundo, es, junto a la bahía de Sidney, escenario para celebrar una de las primeras fiestas por el Año Nuevo. Sin duda, un gran destino para acabar un año viajero, o comenzarlo.

Foto: Gtres

6 / 32

A Sidney para ir a la Ópera

Cuarenta y cinco años después de su inauguración, el edificio de la ópera de Sidney, uno de los auditorios más bellos del mundo y principal emblema de la ciudad más cosmopolita de Australia, está de reformas. Los trabajos afectan a su interior, principalmente a la mejora de la acústica y accesos; pero no al exterior, que sigue luciendo en el marco incomparable de la bahía de Sidney. El edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007 y está revestido con más de un millón de azulejos que le dan su inconfundible color blanco.

Foto: Gtres

7 / 32

Casa de la Ópera, Sídney (Australia)

Declarada Patrimonio de la Humanidad, su silueta es una de las estampas más emblemáticas de la ciudad australiana. El edificio, de estilo expresionista, es obra del arquitecto danés Joan Utzon y fue inaugurado en 1973. En su interior alberga cinco salas de teatro diferentes y cuatro restaurantes.

Foto: Roybb95

8 / 32

Opera House, Sídney

Situado a orillas de la bahía de Sídney, este impotente edificio diseñado por el danés Jørn Utzon es la imagen de la ciudad. Fue inaugurado en 1973 con la presencia de Isabel II como reina de Australia en una ceremonia donde no faltaron los fuegos artificiales que, años más tarde, serían utilizados para dar la bienvenida al Año Nuevo en la ciudad. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007, en su diseño modernista destacan las grandes bóvedas de color blanco con forma de conchas que corresponden a los cinco teatros que componen el edificio. Sus interiores también albergan dos salas principales, cinco estudios, restaurantes y tiendas de recuerdos.

Foto: Tooykrub / Shutterstock

9 / 32

La Ópera

Su característico techo de velas –o conchas– superpuestas se ha convertido en el icono de la ciudad. Inaugurado en 1973, es Patrimonio Mundial desde 2007.

Foto: Gordon Bell / Shutterstock

10 / 32

El Greater Sydney

La inmensa área metropolitana tiene 5 millones de habitantes y ocupa más de 12.400 km2.

Foto: Cahir Davitt / Awl images

11 / 32

Downtown

Los edificios del distrito financiero emergen tras la torre del consistorio de la ciudad. A la izquierda, el Queen Victoria Building.

Foto: Ludovic Maisant / Gtres

12 / 32

Domain Park

Esta extensa zona pertenece al Real Jardín Botánico. Está abierta las 24 horas todos los días. Acoge los grandes eventos y festivales de música.

Foto: Byvalet / Shutterstock

13 / 32

El puente de la Bahía de Sídney

Se inauguró en 1932. Tiene un carril para peatones, otro para bicicletas, dos vías de tren y ocho carriles para coches. Es posible subir hasta el punto más alto del arco, a 135 metros.  

Foto: Andy Hutchinson

14 / 32

Litoral de Nueva Gales del sur

La Bahía de Jervis, 189 kilómetros al sur de Sídney, alberga dos parques nacionales y playas intactas como Orion Beach. Es un excelente lugar para avistar ballenas.

Foto: Shutterstock

15 / 32

Bondi Beach

Solo 10 kilómetros separan esta larga playa del centro de Sídney. En ella se puede practicar el surf y otras actividades acuáticas.

Foto: Shutterstock

16 / 32

Camino junto a las rocas

Un tramo de la senda de 6 kilómetros que llega hasta la playa de Coogee, donde las formas onduladas crean efectos casi fantásticos que acompañan al caminante. 

Foto: Shutterstock

17 / 32

Bondi Baths

En el extremo sur de Bondi Beach se hallan estas piscinas cuya principal curiosidad es que reciben el agua directamente del oleaje del mar. 

Foto: Paul Looyen / Age fotostock

18 / 32

Blue mountains

Las Three Sisters. Una senda en escalera desciende bordeando esta legendaria roca hasta el valle. El mirador Echo Point regala la mejor vista. 

Foto: Awl images

19 / 32

Bondi Beach

La inmensa playa cercana a Sídney acoge un festival internacional de cine en diciembre y otro de cometas en septiembre. 

20 / 32

Mapa de Sídney y la costa sur

Documentos. Pasaporte y un visado tramitado antes de viajar a Australia: www.border.gov.au. 

Llegar. El trayecto en avión desde España dura, al menos, 24 horas realizando una sola escala.

Moverse. Sídney cuenta con una buena red de autobuses urbanos y una línea de tranvía (light rail) que bordea la franja litoral. La bicicleta resulta práctica para moverse por el centro. Tren, barcos y autobuses de largo recorrido alcanzan poblaciones del Greater Sydney, las playas y las Blue Mountains.

Ferries. Zarpan de Circular Quay hacia las poblaciones del puerto (Pyrmont, Balmain, Neutral Bay, Kirribilli, North Sydney y Mosman Bay), las bahías del este (Darling Point, Double Bay, Rose Bay, Watsons Bay), la localidad de Manly y el río Parramatta.

Foto: Hemis

21 / 32

Sea Life Sydney Aquarium

Dugongs, tiburones de arrecife y peces tropicales dentro de uno de los acuarios más famosos del mundo.

Foto: AP Images

22 / 32

Dugong

Estos enormes y curiosos animales marinos pueden encontrarse en el océano Índico, desde las costas del este de África hasta Australia, y también en el Pacífico sur. Son animales mamíferos parecidos a los manatíes que se alimentan de algas, salen a respirar a la superficie cada 10 minutos aproximadamente y no suelen nadar en aguas muy profundas, sobre los 10 metros de profundidad. En Sídney los encontraremos en el Sea Life Sydney Aquarium.

Foto: Gtres

23 / 32

León blanco en el Mogo Zoo

Aunque el león blanco es originario del sur de África, en este zoo australiano se pueden ver algunos ejemplares de estos animales cuyo pelaje es de color blanco debido a la mutación de un gen. La primera aparición de un león albino está documentada durante las primeras décadas del siglo XX. 

Foto: AP Images

24 / 32

Canguros en la reserva Wombeyan Karst Conservation

El canguro es uno de los animales más emblemáticos de este país. Posee unas fuertes patas traseras sobre las que se desplaza dando saltos y, como puede verse en la imagen, cuando las crías son pequeñas viajan en el característico "bolsillo" delantero de la madre. Se encuentran distribuidos por todo el país. 

Foto: Gtres

25 / 32

Koala en el Zoo Wildlife Hospital

Este centro fue inaugurado en marzo de 2004 con el objetivo de proporcionar cuidados y rehabilitación a las especies salvajes del continente que han sufrido algún accidente, por ejemplo por un choque con un vehículo o por el ataque de otro animal. Se encuentran repartidos entre el este y el sur de Australia y las hojas del eucalipto, donde pasan la mayor parte de su tiempo, son su fuente de alimento principal. 

Foto: Gtres

26 / 32

Un cría de mono en el Taronga Zoo

A tan solo 15 minutos de la ciudad de Sídney, en el Taronga Zoo se pueden ver casi 4.000 animales diferentes. Su privilegiada situación ofrece grandes vistas a la bahía de Sídney y se organizan multitud de eventos, exhibiciones y tours, lo cual promete una experiencia única en un zoo diferente. 

Foto: Gtres

27 / 32

Suricatas en el Taronga Zoo

A pesar de que su hábitat se encuentra en el sur de África, el Taronga Zoo ofrece la oportunidad de contemplar estos mamíferos. Suelen vivir en pequeños grupos y se protegen entre ellos frente a las amenazas y trabajan juntos para cazar. 

Foto: AP Images

28 / 32

Cacatúas negras y rojas en el Taronga Zoo

En el Taronga Zoo se pueden observar una gran cantidad de especies de aves, entre las que se encuentran las cacatúas, animales propios de continente australiano, de Papúa Nueva Guinea e Indonesia. Uno de sus rasgos más distintivos es el penacho de plumas que poseen en la cabeza.

Foto: Gtres

29 / 32

Jirafas en el Taronga Zoo

Este mamífero de cuello largo es originario del sur de África, sin embargo en el Taronga Zoo nos ofrecen la oportunidad de contemplar este animal exótico de zonas cálidas. Se trata del animal más alto del planeta, llegando a alcanzar casi 6 metros de altura. 

Gtres

30 / 32

La Casa de la Ópera. Sídney

Sus grandes semiesferas son el lienzo perfecto para proyectar cualquier tipo de iluminación, y así sucede en las grande ocasiones. Desde 1973, la Casa de la Ópera de Sídney preside la fachada marítima de la ciudad y se ha convertido en uno de los emblemas del país. Durante el día su silueta blanca brilla como una estrella en medio del mar y por la noche se convierte en una dama acicalada y elegante.

sydneynewyearseve.com

31 / 32

Sydney

Considerada como la  mayor celebración de Fin de Año del mundo, la de Sydney ofrece un increíble espectáculo de fuegos artificiales.

FOTO: MARK BAKER / AP PHOTO / RADIAL PRESS / GTRES

32 / 32

Sidney

Sidney, la ciudad más grande de Australia, es una de las primeras del mundo que despide el año, diez horas antes que España. El festival pirotécnico se celebra en el puerto de Sidney, el lugar en el que se originó la ciudad a finales del siglo XVIII. Las siete toneladas de fuegos artificiales, que incluyen 11.000 palmeras y 25.000 cohetes, serán lanzadas desde barcazas situadas en el puerto, desde el puente de la bahía de Sidney y desde siete rascacielos y edificios. Además, se iluminarán 52 barcos, y más de 3.000 embarcaciones navegarán por el puerto.