Tokio

1 / 11
Tokio en Navidad. Navidad especial en Tokio

Foto: Turismo de Tokio

1 / 11

Navidad especial en Tokio

Sin una religión mayoritaria, sintoístas y budistas han coexistido en Japón a lo largo de los siglos en una paz envidiable. Aquí el cristianismo es minoritario pero eso no quiere decir que no se celebre la Navidad, eso sí, importada como fiesta durante el siglo XX. En Tokio, sus calles se decoran profusamente con luces y adornos donde el brillo es lo más importante. Uno de los eventos más destacados es el Yomiuri Land Jewellumination, que se celebra desde diciembre hasta el 17 de febrero en el parque de atracciones Yomiuri Land y en el que brillarán más de 6 millones de bombillas. Tampoco hay que perderse la torre Tokyo SkyTree iluminada como si de un árbol de navidad se tratara gracias a 520.000 luces de colores.

En cuanto a las fiestas, Fin de Año y Año Nuevo son dos de días favoritos de los tokiotas para celebrar algunos de los eventos más tradicionales como la visita al santuario de Meiji Jingu con la que se da la bienvenida al nuevo año con campanadas y oraciones. Recomendable es también, en Año Nuevo, el desfile anual de Oji Kitsune-no-Gyoretsu Fox, inspirado en la leyenda que cuenta cómo unos zorros se disfrazaron con trajes humanos para visitar el santuario Oji Inari-jinja. Así, una gran multitud de personas se disfrazan de zorro y alumbran las calles con linternas Chochin (lámparas japonesas tradicionales).

Museo Nacional de Tokio

Foto: AgeFotostock

2 / 11

Museo Nacional de Tokio

Sus orígenes se remontan al año 1872, siendo en el museo más antiguo de Japón. Con cerca de 120.000 objetos acerca de la historia artística y arqueológica de Oriente, también es el más grande del país. Además, su enclave, en el Parque Ueno, es bellísimo y consta de diferentes edificios separados entre sí. En el Honkan, el edificio principal del museo, encontramos obras de arte japonesas desde la antigüedad hasta siglo XIX, como el  Relato de los viajes de Nakahama Manjiro, una joya cartográfica de 1850, mientras que el edificio Heisekan, está dedicado a hallazgos arqueológicos japoneses.

Aeropuerto Internacional de Tokio-Haneda. 3ª posición: Aeropuerto Internacional de Tokio-Haneda

Foto: AgeFotostock

3 / 11

3ª posición: Aeropuerto Internacional de Tokio-Haneda

Otro aeropuerto asiático entre los tres mejores del mundo en este 2018. El de Tokio-Haneda se encuentra en la bahía de Tokio, a 15 kilómetros del centro de la capital, y, además de conectar con la mayoría de ciudades de Japón, también lo hace con algunos aeródromos internacionales. También ha sido elegido como el aeropuerto más limpio del mundo, algo que pudieron disfrutar los más de 80 millones de pasajeros que pasaron por él durante el 2017. Además, los amantes de ver aviones en vuelo están de enhorabuena: el aeropuerto cuenta con una gran plataforma de observación de 360º en la azotea con cafetería.

Tokyo. Tokio

Foto: Gtres

4 / 11

Tokio

La antigua capital de Japón se moderniza cada segundo que pasa. La innovación es uno de sus principales atributos; pero no el único. Pocas ciudades del mundo con un urbanismo tan elaborado como el de Tokio: es una necesidad con casi 10 millones de habitantes en toda el área urbana. Sus tradicionales barrios conviven entre boutiques de lujo, parques urbanos, y una arquitectura innovadora como para acoger la celebración de los Juegos Olímpicos de 2020. La seguridad (ocupa el puesto 28 entre las ciudades más seguras del mundo) y la oportunidad de disfrutar de una asombrosa gastronomía han acabado por atraer cada día a más turistas (24 millones en 2016 y se esperan 40 millones para el 2020). 

Tokio

Foto: Gtres

5 / 11

Tokio

(8,4 millones de turistas en 2015)

La capital de Japón es una metrópolis que atrae a los viajeros más modernos del mundo, aquellos que viajan para estar atentos a las tendencias más vibrantes. En la lista de imprescindibles están los atracones de sushi, los robots y los mangas, todo ello combinado con espacios donde se conserva la tradición. 

La torre de Tokiio. La Torre de Tokio

6 / 11

La Torre de Tokio

En Japón se levantó una torre parecida a la de Eiffel en 1958 en la capital, Tokio, con 333 metros de alto y pintada de color rojo y blanco. En China se han construido dos réplicas de la Torre Eiffel. Podemos encontrar otras copias en Europa, en Praga, en Slobozia, Rumania, o Parizh, al Sur de los Montes Urales, en Rusia.

Tokyo city lights. Tokio

7 / 11

Tokio

Pero si queremos empezar a celebrar el Año Nuevo más pronto, nuestro destino es Tokio donde la celebración comienza el 29 de diciembre y se prolonga hasta el 4 de enero. Las calles de la capital nipona rebosan animación y los restaurantes sirven especialidades tradicionales de estas fechas como el toshikoshi soba (fideos de Fin de Año).  

Japón

Foto: GTRES

8 / 11

Japón

Tradición y modernidad hasta el último extremo. La visita al Japón depara experiencias únicas que consiguen trasladar al viajero de la milenaria sociedad nipona al futurismo total. Según Lonely Planet es el país número uno del mundo para vivir una experiencia viajera fuera de lo común. En la imagen, el barrio de Gion en Kioto.

Monte Fuji

Foto: GTRES

9 / 11

Monte Fuji

Si Japón tiene un símbolo este es sin duda el Monte Fuji. Su forma perfecta y su iconográfico entorno inspiraron al gran maestro Hokusai a crear sus obras más representativas y famosas, Las 36 vistas del Monte Fuji (1933).

 

 

Mercado de pescado de Tsukiji. Tokio.

Gtres

10 / 11

Mercado de pescado de Tsukiji. Tokio.

La visita al mayor mercado de pescado del mundo constituye una experiencia única. Cada mañana, salvo los domingos, se celebran subastas desde la 5 a las 10 de la mañana que congregan a unos 15.000 restauradores y minoristas. Son 1.700 puestos de venta en los que sobre todo se vende atún rojo.

Yoyogi. Parque Yoyogi, Tokio

Foto: Gtres

11 / 11

Parque Yoyogi, Tokio

Situado junto al santuario Meiji, es el segundo más grande de la ciudad tras los Jardines Imperiales. Antes de convertirse en parque de la ciudad de Tokio en 1967, Yoyogi fue el área residencial para personal militar estadounidense durante la ocupación aliada y posteriormente formó parte de la villa olímpica de los JJOO de Tokio de 1964. El parque Yoyogi tiene grandes explanadas abiertas, pequeños estanques y zonas ajardinadas y áreas de bosque. Su gran día es el domingo cuando se puede ver en acción a los «rockabillies» tokiotas, que se reúnen en la entrada del parque para bailar, tocar, mostrar sus coches de época y enseñar orgullos sus estilismos.