¡ÑAM!

¿A qué restaurantes habría que ir para comer el menú "impagable" de Robert de Niro?

Una suite, cinco de los mejores chefs del mundo, dieciséis pases y dos comensales. Las claves para probar (al menos, parte) de este menú irrepetible.

Hace un año, a las puertas de Madrid Fusión, Robert de Niro fue retado por la organización a través de redes sociales a apadrinar y participar en la edición del congreso gastronómico del año 2022 a cambio de una comida “impagable” a manos de cinco de los mejores chefs del mundo.

robert de niro

Robert de Niro junto a los chefs © Madrid Fusión

robert de niro

Conscientes de su pasión por la gastronomía -de Niro cuenta con restaurantes y hoteles de lujo en diversas partes del mundo-, se creó un spot bajo el hashtag#RobertSayYesque se viralizó a través de redes sociales hasta llegar al actor.

“No tenemos ni un euro. Cero. Niente, nothing, a dos velas… pero a cambio vamos a hacerte una oferta que no podrás rechazar: El menú degustación más exclusivo jamás elaborado cocinado por cinco de los más grandes chefs del mundo únicamente para ti”, decía la campaña. Una propuesta cuasi irrechazable que solo tenía una complejidad: tenía que aceptarla o rechazarla en un plazo de 48 horas. Dicho y hecho.

De Niro aceptó el challenge respondiendo a través de redes sociales “Por supuesto, estoy dentro”, y Madrid Fusión lo ha convertido junto a su pareja Tiffany Chen en las dos únicas personas de la Tierra que, como decía José Andrés en la campaña, “habrán probado a qué sabe el Cielo”.

Pero la comida no fue lo único interesante, también el espacio que lo acogía: la suite real del histórico hotel madrileño Oriental Ritz, reinaugurado hace un año tras su mayor reforma en 110 años. Una localización de altura para degustar un menú único, diseñado en exclusiva para ellos, a cargo del argentino Mauro Colagreco y los españoles Joan Roca, Quique Dacosta, José Andrés y Martín Berasategui.

Un menú de altura

16 pases, seis aperitivos, ocho principales y dos postres, son los bocados que han conformado el menú “impagable” elaborado para esta ocasión. Dirigidos por Quique Dacosta, al frente de la oferta culinaria del hotel, el menú ha incluido algunas de las creaciones más icónicas de estos cocineros.

Platos representativos de sus cartas y de sus trayectorias profesionales, que se han preparado incluyendo productos de temporada característicos de sus respectivas zonas y cocinas. Elaboraciones que permiten, aunque no sea en un menú a diez manos, probar por separado cada una de estas míticas recetas.

Quique Dacosta Restaurante
Gamba roja de Dénia © Quique Dacosta

Aperitivos terrenales

El producto en sí mismo fue el comienzo de una experiencia que arrancaba con aperitivos como el jamón ibérico de bellota 5J 2018 y el queso Olavidía de Quesería Quesos y Besos -nombrado Mejor Queso del Mundo en el World Cheese Awards 2021- acompañados por los panes de Panem -Mejor Panadería de Madrid en 2019-. Tres productos representativos de la gastronomía española perfectos para iniciar cualquier comida o cena.

Plato a plato

La imposibilidad de probar esté degustación a diez manos, no quita para poder probar cada uno de ellos -o platos similares- por separado (incluidos en algunos de los menús de sus restaurantes, cuyo precio no tiene incluido el maridaje).

Los primeros platos fuertes fueron los salazones en atmósfera salina y la rodaja de tomate seco de Quique Dacosta, dos de los platos más conocidos de la primera etapa de Deessa (195€) que se completaron a lo largo del menú con dos elaboraciones más de su carta: la gamba roja de Dénia hervida en agua de mar y el arroz variedad Sénia entre cenizas de trufa negra del maestrazgo.

Le siguió la ya mítica contessa de espárragos blancos y trufa de Joan Roca, incluida en el menú de El Celler de Can Roca (225€) junto con la gamba marinada en vinagre de arroz, jugo de la cabeza, patas crujientes y velouté de algas que se sirvió más adelante y la remolacha con salsa de caviar Osciètre que Mauro Colagreco prepara en Mirazur (380€).

Las milhojas caramelizadas con anguila ahumada, foie gras, cebolleta y manzana verde son, posiblemente, uno de los clásicos más clásicos de Martín Berasategui, junto con los tacos de merluza con kokotxas, emulsión de café y escamas de pimentón (290€). De parte de José Andrés llegaron las fresas con nata y erizo y las angulas ahumadas con guisantes lágrima y chicharrón de soja que cerraban la parte salada de esta impresionante jornada gastronómica en la suite real del Ritz.

La parte dulce cerraba un menú degustación de altura con el naranjo en flor de Mauro Colagreco y un postre láctico a cargo de Joan Roca basado en dulce de leche, helado de leche de oveja, espuma de cuajada de oveja, yogur de oveja y nube.