Las direcciones gastro-imprescindibles

Dónde comer en Barcelona: los 20 mejores restaurantes de este otoño

La rentrée gastronómica en Barcelona llega cargada de restaurantes muy estimulantes con platos y propuestas sorprendentes.

Otoño es la época perfecta para retomarle el pulso a Barcelona, para volver a los restaurantes y terrazas que renuevan su carta o, directamente, probar las novedades más esperadas de la temporada. En esta selección se combinan ambos factores para seleccionar aquellos lugares que vuelven con fuerza y que prometen ser los locales de moda en lo que queda de este 2022. ¡Que aproveche!

1 /20
Bar Núria

Calamares encebollados en Bar Núria. Foto: Marta Garreta

1 / 20

Bar Núria

Tras un nombre tan poco sofisticado se esconde una interesante propuesta de tapeo popular que inició su andadura en los años 60. La Núria que da nombre al lugar es la abuela, la matriarca cuya estela sigue la segunda y tercera generación en Familia Nuri, conocidos por sus arroces y propuestas marineras a pie de Mediterráneo (en Barceloneta y Poblenou). Bar Núria recoge esas décadas de buena restauración en una carta que combina tapas marineras de pescado y marisco fresco con guisos mar i muntanya tradicionales. Mucho para compartir y todo por disfrutar. 

Bar Núria

 

Recomendaciones

Esa frescura en el pescado y marisco se disfruta en platos tan simples (y tan deliciosos) como las gambas de Palamós o las coquinas a la plancha. Empezar con estas viandas siempre es una buena idea, pero lo es más seguir con al menos, dos de los guisos más suculentos: el calamar encebollado y las albóndigas con sepia. Sea en su amplia terraza en plena Rambla del Poblenou o en su amplio comedor, Bar Núria promete muchas alegrías.

Precio medio

25€ 

Dirección

Rambla del Poblenou, 34,
08005 Barcelona

Varela

Los macarrones con pluma ibérica de Varela. Foto: Alex Froloff

2 / 20

Varela

Varela es la nueva incorporación a la dinámica propuesta de restauración de Plaça Molina y a su vez un inteligente revamp de la anterior Casa Varela. Ahora, siendo Varela, este restaurante es más disfrutón que nunca: nada más traspasar la puerta, una nevera con producto fresco (pescado, verduras o carnes listas para su corte y brasa) marca un recibimiento que es la antesala a lo que en la mesa desfila. Tapas para compartir, sin faltar clásicos bien ejecutados como una ensaladilla rusa, las croquetas o las bravas y platos para compartir, desde suculentos arroces a carnes a la brasa. El líquido también se cuida bien: desde referencias más modestas a más excelsas, todas se sirven en copas Riedel.

Varela

 

Recomendaciones

Un poco de tapeo inicial siempre es recomendable pero sin perder de vista que hay dos platos que significan al lugar. Los macarrones con pluma ibérica son una auténtica delicia y el brioche de hamburguesa de picanha al Josper es un bocadito goloso que se ventila en un ávido bocado. Un servicio de manual, elegante pero próximo, redondean una experiencia que el bolsillo agradece.

Precio medio

35€ 

Dirección

Plaça Molina, 4,
08006 Barcelona

Carnal

Pieza de vaca frisona con 90 días de maduración, asada en parrilla abierta y cortada. Foto: Marta Garreta

3 / 20

Carnal

Recogiendo la tendencia a los restaurantes monográficos, Carnal se suma con una propuesta madurada y no solo por las carnes que dan sentido a esta alta especialización: la cámara de maduración que se expone y es visible desde la calle alberga piezas enteras de diversas procedencias (Frisona nacional, Rubia gallega, Holstein o Hereford) y maduraciones (de entre 45 y 150 días). Hasta 22 platos contando con estas piezas como protagonistas absolutas aunque, sin lugar a dudas, la estrella de Carnal es el chuletón. La pieza se corta y atempera y se asa en la parrilla abierta, alma del lugar e imprescindible, teniendo en cuenta que el creador del concepto, Joaquín Sánchez, es uruguayo. El interiorismo, que recuerda a un entorno caribeño o tropical por la profusión de plantas, está también pensado para el disfrute del comensal: la mayoría de las mesas cuentan con un potente extractor individual, pues aunque la carne viene marcada desde cocina, la finalización al gusto de cada uno se realiza en una piedra caliente con brasas que se deposita en el centro. 

Carnal

 

Recomendaciones

Imprescindible el chuletón, que dependiendo del número de comensales puede oscilar entre los 350gr a los tres kilos. Como la cámara de maduración está en constante evolución, es recomendable dejarse aconsejar por Joaquín, quien a su vez, es el responsable de las maduraciones. Así como un sumiller recomienda vinos, Joaquín recomendará la pieza de carne y su maduración correcta para cada paladar. Se acompaña de patatas fritas caseras y pimientos del Padrón braseados. Llega a la mesa fileteado, diferenciado tres zonas del corte (donde la maduración incide de forma diferente por proximidad o lejanía a la grasa). ¡Un ágape para quien disfruta de la carne!

Precio medio

60€ 

Dirección

Enric Granados,
52, 08008 Barcelona

Imprevisto

Risotto de limón, apio y bottarga. Foto: Marta Garreta

4 / 20

Imprevisto

Imprevisto es el ejercicio gastronómico de Isabella Vivarelli, Alberto Jaime León, ambos en sala, y Luca Pinna y Raffaele Davico en cocina. Un cuarteto que unió fuerzas cuando coincidió en Caelis y apuesta por llevar la cocina de corte más refinado a un estrato más popular, con precios contenidos y elaboraciones ingeniosas. No existe carta, sólo 2 menús degustaciones: Previsto e Imprevisto, siendo este último el de formato más divertido porque el comensal come sin saber con antelación qué desfilará hacia su mesa. El hilo conductor es el ennoblecimiento del producto honesto de calidad y en temporada, contando con la baza de la creatividad y la técnica para que el emplatado permita rememorar una experiencia de alta cocina a precios contenidos.

Imprevisto

 

Recomendaciones

Sacar el lado más juguetón y dejarse sorprender por el menú Imprevisto, que consta de 10 pasos e incluye una copa de vino y postre. Si no se dispone de tiempo para dedicar a un menú de esta extensión, vale la pena acercarse a probar su menú del día, que por 21€ ofrece entrante, principal, postre y copa de vino. 


Precio medio

55€ 

Dirección

Bailén, 104,
08009 Barcelona

Come

La tostada de tartar de wagyu de COME (foto de Marta Garreta)

5 / 20

Come

COME, más que un nombre de restaurante, es un imperativo. Y lo es desde que la brillante visión del chef Paco Méndez se ha instalado en Avinguda Mistral para ofrecer una gastronomía de corte mexicano honesta, personal y profundamente evocadora. En COME se entiende que el espectro de la comida y la alimentación casi religioso que se tiene en Mexico debe pasar por el respeto a la tradición y la ancestralidad, sin anquilose alguno. Y suma a la ecuación el producto fresco y de temporada. ¿Resultado? Platos de autor y sabores que transportan.

Come

Recomendaciones


En una cocina donde hay discurso siempre es mejor que este fluya a través de un menú degustación. Optar por el Menú Festival tiene sorpresa, pues además de incluir hits como el Árbol de maíz, la tostada de tartar wagyu, el ceviche de gamba (de Palamós) vuelve a la vida o las mollejas con mole de cacahuete, los 13 pases pueden incluir platos inéditos y exclusivos por razón de mercado o temporada. Los Margarita, aquí, se elevan a otro nivel, desde la Margarita clásica a la Margarita Frozen.

 

Precio medio

110€ 

Dirección

Av. de Mistral, 54,
08015 Barcelona

 

Comida Codac

Rábano ibérico, uno de los platos de la colección de verano en Comida Codac. Foto de Marta Garreta

6 / 20

Comida Codac

He aquí un inclasificable. Ni Comida Codac ni su chef y creador, Miquel Coulibaly tienen antecedentes en la ciudad que nos ayuden a entender este alarde de genuina creatividad gastronómica. Su visión de la gastronomía se vincula con el arte y la estética, con la poesía y con la emoción y se articula en tres formatos degustación (corto, medio y largo). Con cada estación, todo en Comida Codac muta, en continente y contenido (que Coulibaly denomina “colección”). Visitar este restaurante (recientemente instalado en Eixample tras su andadura en Poblenou) es abrir la mente y el corazón a sensaciones absolutamente novedosas y sabores desconocidos a nuestro paladar. Una experiencia inédita y honesta hasta en la parte líquida, pues no hay vinos y sí cerveza con base de sake y excelentes limonadas caseras.

Comida Codac


Recomendaciones

Imprescindible dejarse guiar por lo que Coulibaly ha diseñado en su totalidad, probando el menú largo. Y apartar las preguntas en el bolsillo porque, sin ánimo de querer ser misteriosos, todo cobra sentido al final, cuando se ha experimentado. Pan líquido, el plato que da el pistoletazo de salida, hace estallar la mente: masa de pan fermentada con interior de caramelo de levadura y rebozado de algas. Crumble de arroz o rábano ibérico transportan el paladar a la infancia y carne fría y cacao salado, a un momento goloso desenfrenado. El postre, galleta blanda fermentada, es un postre que difícilmente se olvidará. 

Precio medio

70€ 

Dirección

Calàbria 191,
08029 Barcelona
 

Fiskebar

Foto: Fiskebar

7 / 20

Fiskebar

El mar del norte y la luz del sur es el lema que lleva por bandera Fiskebar, la nueva propuesta del grupo Tragaluz en la Ciudad Condal. Su estética nórdica y la actitud mediterránea se fusionan en un restaurante de línea minimalista ubicado en el Real Club Marítimo. Fiskebar, que significa barra de pescado en noruego, define a la perfección el concepto del restaurante, en el cual se encuentra una barra central donde se preparan platos que saben a tierra y mar. Los puertos europeos son los que inspiran la carta, dibujada por los chefs Àlex Durán y Matteo Spinelli, donde pescados y mariscos se hermanan con verduras, arroces y pastas que dejan a la vista la gran calidad del producto, local y sostenible. La carta de vinos ecológicos y orgánicos y la cerveza bien tirada redondean una comida que se convierte en toda una experiencia con vistas al mar.

Fiskebar


Recomendaciones

Ir acompañado para probar su selecto despliegue de platos para compartir, como el smørrebrød, uno de los platos más característicos de la cocina danesa, en el que el salmón, los aguacates verdes y el rábano picante maridan a la perfección. Obligatorio probar sus croquetas de queso kaftkar, de Noruega, antes de pasar a su barra fría, con delicias como la sopa de cangrejo ahumada con aguacate a la brasa y aceite de chili, sus ostras con variedad de propuestas de salsas y pescados como el atún Bluefin o el pez limón. Y para quienes les gusta el mar bien acompañado, una buena elección es su arroz meloso de gambas al estragón o sus raviolis de salmón.

Precio medio

50€ 

Dirección

Passeig d’Ítaca, 3
08039 Barcelona

Texto: Mari Carmen Duarte

Windsor

Pie de foto: suculento arroz cremoso con cabezas de gamba roja del Windsor (foto de Marta Garreta)

8 / 20

Windsor

Hay restaurantes que, con el tiempo y la consolidación de su trayectoria, se convierten en instituciones garantes de determinados valores. El Windsor, tras 30 años, lo es, así como Joan Junyent, su propietario y jefe de sala recientemente galardonado con el Premi Nacional de Gastronomia. Este restaurante es garantía de fiabilidad, de experiencia siempre fantástica, y de llevar del plato a la boca una cuidada selección de sabrosas recetas que siguen los estrictos criterios de la temporada. Y de la simplicidad: en el producto se apoyan, ofreciendo la máxima calidad del mismo sin mucha intervención. Poner los pies en un clásico da tranquilidad y una cierta sensación de reverencia.

Restaurante Windsor


Recomendaciones

Se opte por carta o por alguno de sus menús degustación, el maridaje es imprescindible. Por su delicadeza y encaje, el vino eleva el plato y viceversa. La sopita de tomate escalibado con burger de vieiras y helado de lima es un gran plato con presencia en casi todas las opciones, así como el mítico arroz cremoso de cabezas de gamba roja. Para quien disfruta de la carne roja, la sobrecostilla de buey Black Angus de larga cocción a baja temperatura con sus verduritas le parecerá pura gloria.

Precio medio

90€ 

Dirección

Còrsega, 286,
08008 Barcelona

 

Algrano Bistró

Pappardelle cinghiale con ragú de jabalí y queso Pecorino. Foto: Marta Garreta

9 / 20

Algrano Bistró

Algrano no solo alude al grano de trigo sino al ir al núcleo, a lo que de verdad es importante. En este bistró, la pasta se toma de forma muy seria, pues sus propietarios (el chef de alta cocina Gabriele Milani y el restaurador Lorenzo Fossi) son italianos y de sobras es conocido que la calidad, en este ingrediente, es innegociable. Rizan el rizo con salsas sabrosísimas, navegando por las clásicas a otras que parecen simples, pero son pura delicia. Como la pasta es ese núcleo incontestable de calidad, ésta puede estar elaborada por su cocina o importada de los pastificios artesanales de mayor renombre de Italia. Al dente y sedosa, la pasta luce en todos los platos que conforman una carta corta y solvente que finaliza, cómo no, con postres tradicionales caseros.

Algrano Bistró

 

Recomendaciones

Imprescindible catar los Pappardelle cinghiale con ragú de jabalí y queso Pecorino, así como hincarle el diente a los Maccheroni tartufo gratinados con bechamel de setas, queso Fontina y trufa pero, sinceramente, no hay pasta que no active las papilas gustativas con fruición. Ayudará a abrir más el apetito un entrante como la Bruschetta con ragú de jabalí, pimientos asados y albahaca y será el mejor dulce final imaginable concluir con un impecable tiramisú. La sala, aquí, es otro gran activo: dejarse aconsejar por Bruno y Raffaella asegurará el tiro.

Precio medio

40€ 

Dirección

Tamarit, 104,
08015 Barcelona

 

Pueblo Libre

Carapulcra con sopa seca y cerdo frito, en Pueblo Libre. Foto: Marta Garreta

10 / 20

Pueblo Libre

Viajar con el paladar es una expresión que, para quienes conozcan poco de la gastronomía peruana, se hace realidad en Pueblo Libre. Al mando, el chef (también peruano) Pablo Ortega, quien formó parte del equipo que abrió Tanta bajo la dirección del célebre chef de los Andes Gastón Acurio. Esta taberna ofrece una corta carta de platos inéditos que ilustran el paladar ancestral de esta cultura que mezcla influencias africanas, españolas e incas, entre otras. De factura muy sabrosa, la cocina de Ortega recupera mucho del recetario transmitido de generación en generación para brindar nostalgia bien entendida. Y a fe que lo consigue, viendo la numerosa parroquia de peruanos que acuden para regresar bocado a bocado (con añoranza) a su tierra.

Pueblo Libre

Recomendaciones

Sus ceviches son espectaculares, y Pablo es conocido por su ejecución pero donde más se sorprenderá el paladar será con platos inéditos, recetas cuya ancestralidad se remonta a los períodos de la esclavitud, como la carapulcra con sopa seca y cerdo frito o la papa rellena con carne. Otro requisito fundamental, ser bastantes comensales porque las raciones son abundantes y el res de pisco no se puede abordar en soledad: una experiencia de do it yourself de piscos divertidísima.

Precio medio

35€ 

Dirección

Sepúlveda, 151,
08011 Barcelona

 

Tablafina

La lubina salvaje al vapor con tallarín de sepia, shimeji y consomé de setas de Tablafina.Foto: Marta Garreta

11 / 20

Tablafina

El de Barcelona no es el único Tablafina pero sí es único. El concepto, ideado por el reconocido maître Abel Valverde se adapta a la ciudad que lo acoge con producto local, líquido y sólido. Tablafina Barcelona, ubicado en el Hotel NH Calderón, ofrece diversas experiencias: desde un momento de picoteo sabroso con una cuidada selección de quesos hecha por Valverde, embutidos y conservas catalanas de la más alta calidad, a ágapes donde se disfruta de recetas icónicas y tradicionales, revisitadas por el chef Joel Tomás. La selección de referencias de vino, a la altura.

Tablafina Barcelona

Recomendaciones

Hacer acopio de buena compañía y compartir el jarrete de ternera con puré de patata y jugo al estilo Santi Santamaria. Más de 1kg de maravilloso guiso para disfrutar con calma y acompañarlo del vino que Tiziano, el jefe de sala, ofrezca. Si se acude con ánimo disfrutón, es imprescindible empezar con la tabla de quesos, una selección de 4 piezas que realiza Valverde periódicamente, o con el brioche de sobrasada de Xesc Reina con trufa rallada, miel y ralladura de lima. Quien disfrute con platos de pescado seguro que va a saborear cada bocado de la lubina salvaje al vapor con tallarín de sepia, shimeji y consomé de setas, una oda al umami.

Precio medio

50€ 

Dirección

Rambla de Catalunya, 26,
08007 Barcelona

 

 

Molino de Pez

El espectacular rape de tripa negra a la brasa de Molino de Pez. Foto: Marta Garreta

12 / 20

Molino de Pez

Molino de Pez es el nuevo proyecto de Grupo La Ancha y el trío de chefs Nino Redruello, Patxi Zumarraga y Jaime Santianes en Barcelona, tras el éxito de Fismuler. El secreto de Molino de Pez está en actualizar a Barcelona y a su paladar (que tanto aprecia el producto) lo que desde 1919 lleva haciendo la familia La Ancha en Madrid: materia prima de altísima calidad, mínima intervención, cocción respetuosa en la brasa y cuando se trata de guisar, hacer el más sabroso posible. El aderezo es siempre el servicio: dinámico, amable, juguetón. Y que, cuando las luces se apagan en el exterior y se matizan en el interior con velas, una mesa se convierta en piano y ofrezca música en vivo. No hay nada como llevar con equilibrio lo bien que se goza en Madrid al talante más contenido del barcelonés.

Molino de Pez

 

Recomendaciones

La carta es extensa en excelentes opciones de entrantes y principales de carne y pescado pero el trío de ases que destaca son, sin duda, la tortilla de patatas con almejas, el rape de tripa negra a la brasa y el lomo bajo de vaca madurada. Brasa, carácter y sabor en estado puro. Rematar con el baba caliente con nata es imprescindible, un postre clásico que ha regresado a los paladares con fuerza renovada. 

Precio medio

60€ 

Dirección

Còrsega, 346,
08037 Barcelona

 

Amar

Foto: Amar

13 / 20

Amar

La constante renovación a la que se está sometiendo el hotel El Palace tiene en este espacio una de sus grandes joyas de la corona. En él, el reputado chef Rafa Zafra adapta su gastronomía al refinado entorno -"Siempre digo que en Amar El Palace se despeina y yo me peino" asegura el cocinero- y redefine, de algún modo, lo que tiene que ser el restaurante de un gran hotel clásico. Aquí el producto es el rey, algo que se demuestra en las urnas que, a modo de escaparate de joyería, reciben al comensal; aunque el mar se acaba imponiendo en un menú elegante que aglutina tres grandes ejes. Por un lado, los platos que han llevado a Zafra a triunfar en Barcelona (dos Soles Repsol), Madrid (un Sol Repsol) e Ibiza en los que el pescado y el marisco se subliman con ejecuciones aparentemente sencillas. Por el otro, el legado de El Palace -antiguo Ritz-, con grandes recetas de gusto internacional en las que el caviar sobresale con luz propia. Y por último, la influencia de los hermanos Adrià, maestros de Rafa, que se disfruta, sobre todo, en sus diferentes ostras. Un triple desafío que no decepciona en un ambiente y un espacio majestuoso, clásico y exuberante donde todo funciona. 

Amar 

Recomendaciones

Imprescindible comenzar la velada con una ostra homenaje a Albert Adrià (la carta ofrece una variedad de ocho en total) y con la tostada de pan brioche, mantequilla y caviar. Más sencillo y sublime, imposible. Para continuar, los guisantitos con tripa de bacalao y bull negro y trufa de primavera y/o el canelón de centolla, jugo de pollo y erizo. Y como guinda, cualquiera de los pescados o mariscos de la carta a la brasa. 

Precio medio

150€ 

Dirección

Hotel El Palace
Gran Via de les Corts Catalanes, 668
08010 Barcelona

 

Texto: Javier Zori del Amo

Batea

Caballa en escabeche de Batea. Foto: Marta Garreta

14 / 20

Batea

La marisquería hecha bistró. Un giro de tuerca que homenajea al mariscador y pescador del Atlántico y el Mediterráneo con platos donde estos frutos del mar lucen, con elaboraciones solventes que llevan la esencia disfrutona de la experiencia de una marisquería a otro nivel. En Batea, cada plato es una fiesta pilotada por el chef Pedro Enrique Mendousa, una oportunidad para conocer el marisco miudo de la ría de Muros e Noia y pescados mediterráneos de lonja ennoblecidos cuando pasan por los fogones de esta casa. La carta, mutante, se acompasa con el ritmo del mar y de las vicisitudes de la captura. Lo que nunca falla es la coctelería que acompaña a esos bocados, ejecutados por Marta Morales.

Batea

 

Recomendaciones

La mariscada es el plato iniciático por antonomasia, pues almejas, carneiras y navajas se presentan en una bandeja de tres pisos bajo una cama de cantos rodados, los mismos que las mariscadoras pisan para recoger el marisco y también los que presiden las playas de la costa norte de la Costa Brava. La caballa en escabeche con emulsión del propio escabeche y verduras encurtidas es un plato redondo, al igual que las cigalitas con agua de Lourdes. Una cigalitas de la costa barcelonesa tan delicadas y sabrosas que el pan hace acto de presencia en la mesa cuando éstas llegan. Para cumplir la frase de toma pan y moja, claro.

Precio medio

45€ 

Dirección

Gran Via de les Corts Catalanes, 605, Pl. Baja 
08007 Barcelona

 

 

Jordana

Tartar de alcachofa de lata con anchoa cantábrica y pan de chapata. Foto: Marta Garreta

15 / 20

Jordana

Jordana (o como ellos se presentan, Jordana wine & food club) es el desembarco de Manel Pujol en pleno corazón del barrio de Sant Antoni. Desde Alella llega a Barcelona la versión cosmopolita del célebre Celler Jordana que Pujol regenta en la capital de la D.O. Alella, conocido por ofrecer el catálogo completo del mapa vinícola de Alella para acompañar deliciosos bocados. En Jordana se disfruta de grandes vinos (también a copas y con descorche incluido) para todos los bolsillos y se acompañan del mejor producto: Joselito, Maldonado, conservas La Brújula o los laureados quesos de Xavier (desde Toulouse) en sabrosos tartares, bocadillos de pan cristal y tablas. 

Jordana

 

Recomendaciones

Del vino siempre se encarga Manel o su equipo, no hay mejor prescripción para descubrir las joyas líquidas de Alella (aunque su gran conocimiento navegue más allá de esas tierras, incluyendo Francia). Los bocados son una oda a la sencillez en la calidad, como el tartar de alcachofa con anchoa del Cantábrico (de laterío fino) o una suculenta porchetta con queso Stilton con pan de diamante. Las tablas de quesos son imprescindibles, como plato principal o como cierre y fin de la fiesta.

Precio medio

35€ 

Dirección

Floridablanca, 88, 
08015 Barcelona

 

Funky Bakers Eatery

Borek de calabacín, guisantes y ricotta con menta y limón encurtido, un plato icónico de Funky Bakers Eatery. Foto: Marta Garreta

16 / 20

Funky Bakers Eatery

La cocina de Oriente Medio es una gran desconocida en Barcelona y a su vez, una cultura gastronómica muy próxima por compartir ingredientes como los lácteos, los cítricos, la miel o los frutos secos y los sazonados. Sin dejar de por ello ser exótica, la nueva aventura de Seyma Ozkaya abre en Funky Bakers Eatery una ventana a esos platillos, con fuerte presencia del recetario de su Turquía natal. Como un gran comedor de una gran anfitriona, su horario de cocina ininterrumpida permite disfrutar de desayunos copiosos desde primera hora de la mañana hasta cenas de picoteo informal. Una sabrosa oportunidad para conocer la riqueza cultural en forma de platos inéditos en la ciudad.

Funky Bakers Eatery

 

Recomendaciones

El borek de calabacín, guisantes y ricotta con menta y limón encurtido es uno de los platos que mejor definen la cocina turca por sus matices cítricos, dulces y especiados pero lo que es un absoluto éxito de la casa es el pan challah. Este pan, típico de la tradición judía que se consume en el Shabat (los sábados, el día de descanso de esta comunidad) se elabora en su obrador y se sirve con tres mezzes de tomates cherry carbonizados con picante, labneh frío con atún picante y baba ganoush con pistacho. El dulce final lo provee el carro de postres caseros que preside el comedor a todas horas, siempre repleto de dulces en forma de pastel o bollería, como el babka de chocolate.

Precio medio

35€ 

Dirección

Bailén, 61,
08009 Barcelona

En The Egg Lab, la cosa va de (buenos) huevos.

Foto: Maria Astrand

17 / 20

The Egg Lab

El brunch se asocia a los huevos, ingrediente indiscutible de su mejor tradición. Ahora bien, el brunch ha madurado y va un paso más allá haciendo de una estereotipo la mejor de sus virtudes. The Egg Lab es buena muestra de ello con una carta que pivota alrededor de los huevos (de Calaf, por supuesto) y ofrece un espectro internacional en sabores y elaboraciones que se asemeja a una experiencia gastronómica genuina. Desde el barrio de Sant Antoni, el comensal se puede trasladar en un bocado al entorno rural estadounidense, a los ahumadores ingleses o a los bistrós de cualquier coqueta calle parisina. La oferta, que firma la chef Adnaloy Osío, se complementa con zumos naturales, cócteles y cafés de especialidad

THE EGG LAB

 

Recomendaciones

Compartir, porque no solo es vivir (como reza el slogan) sino también la oportunidad de echarle buena cuenta al French Madame (la versión del clásico croque madame), al Pastrami Western Toast (cuyo pastrami de elaboración propio es espléndido) o al Smokey York Benedict de una sola tacada.

Precio medio

22€ 

Dirección

Sepúlveda 80
08015 Barcelona

Sartoria-Panatieri. Sartoria Panatieri

Foto: Marta Garreta / Pizza de crema de setas, girgolas a la crema, butifarra casera y trufa de verano

18 / 20

Sartoria Panatieri

El universo de las pizzas ha evolucionado mucho. En menos de cinco años, los que aman este plato estandarte de la gastronomía italiana han aprendido a apreciar las masas alveoladas por la larga fermentación de la biga, y que los rellenos sean de alta calidad y de origen (italiano). Sartoria Panatieri ha dado un paso adelante, buscando ofrecer esa artesanía en sus extremos. Sus pizzas son sabrosas, crujientes, elaboradas al momento en su horno especializado pero donde brillan con luz propia es en sus toppings. En ellos, los chefs Rafa Panatieri y Jorge Sastre reflejan la estacionalidad de la materia prima e incluso elaboran sus propios embutidos. Un trabajo laborioso que encuentra su recompensa al primer bocado.

Recomendaciones: todas las pizzas son una delicia y cualquier comensal encuentra en su carta de 11 pizzas alguna que le llame la atención. Desde una Margherita bien ejecutada, otra de chorizo (artesano, propio) picante a creaciones tan exquisitas como la de patata, botarga de atún y panceta; un mar y montaña delicioso.

Sartoria Panatieri
Precio medio: 25€
Provença, 330, 08037 Barcelona

Yubi

Foto: Marta Garreta / El tartar de atún en Yubi

19 / 20

Yubi

Abierto en diciembre en pleno Eixample, Yubi es la contracción de las iniciales de los 4 miembros de la familia propietaria pero es la recopilación de los vastos años de experiencia de la chef Yoake San. Conocida a nivel mundial por su participación en Top Chef y en programas para Canal Cocina, Yoake plasma en Yubi una fusión con mucha personalidad. Recoge su bagaje culinario francés, su país de origen, incorpora la tradición japonesa de su madre y pincela con el producto local catalán. El resultado es una carta sintética con platos de emplatado sencillo pero sabores complejos, muy ricos. El interiorismo es elegante y cálido, protagonista de una experiencia de valor en la cual suma una buena ambientación musical. En esencia, son unos grandes anfitriones.

Recomendaciones: con solo tres platos se puede entender por qué Yubi recoge en sus platos lo mejor de tres culturas gastronómicas. El nem de butifarra negra con cebolla caramelizada, los gyoza rellenos de guiso a la bourguignon o el tartar de ventresca de atún e ikura sobre crujiente de arroz. Trío de ases.

Yubi
Precio medio: 55€
Muntaner, 185, 08036 Barcelona

Ruar

Foto: Marta Garreta / El Fat Cow de Ruar

20 / 20

Ruar

Plasmar en una carta de bocadillos y burgers los sabores más característicos de la comida callejera de todo el mundo. Con esta presentación, Ruar ofrece una amplísima variedad de bocadillos creativos y hamburguesas de gustos primarios muy suculentos. Auténtico comfort food con buena materia prima en un ambiente muy informal, rodeados de graffitis creados por graffiteros de renombre a nivel internacional. La calle, con su bullicio y dinamismo, entra en Ruar para hacer disfrutar con una cuidada relación calidad-precio.

Recomendaciones: el Fat Cow es uno de sus bocadillos icónicos no sólo por lo bueno que está sino porque se presenta la costilla de ternera cocinada a baja temperatura entera. Extraer lentamente el hueso, observando cómo sale limpio y la carne melosa se queda en el interior del bocadillo cerrado es todo un placer que anticipa lo que vendrá al morder. Se acompaña de queso Monterrey Jack, rúcula, cebolla encurtida y mayonesa casera. Si se empieza con una coxiña casera y una caña de cerveza bien tirada, se empieza aún mejor.

Ruar
Precio medio: 19€
Paral·lel, 172, 08015 Barcelona

Varela