Mucho más que tacos

¿Es Tulum el nuevo paraíso 'foodie' del Caribe?

La respuesta es un SÍ rotundo cargado de muchas razones.

El Caribe mexicano cada día gana nuevos adeptos. Lo hace por sus playas bañadas por las aguas turquesas, por su legado maya, sus cenotes y la calidez de sus gentes. Pero de un tiempo a esta parte, varias zonas de la Península del Yucatán también se han posicionado como destino gastronómico. Es el caso de Tulum (Quintana Roo), uno de los pocos paraísos vacacionales que quedan en México. En Tulum no existen las grandes cadenas hoteleras, sino más bien, un puñado de hoteles boutique en primera línea de playa, rodeados por palmeras y arena fina. Y este boom de pequeños hoteles ha traído consigo la apertura de restaurantes donde probar los sabores genuinos de México, y de Tulum en concreto, donde la cocina bebe del mar.

1 / 5

Foto: El Pez

1 / 5

El Pez: saboreando el mar Caribe

Si los hoteles han sido uno de los motores económicos y turísticos de Tulum, también lo han sido con ello sus restaurantes. Es el caso de El Pez, un hotel boutique de la marca Colibri Boutique Hotels y miembro de Small Luxury Hotels of the World, con vistas al mar y sobre la arena. En su restaurante homónimo, ubicado bajo una gran palapa y con una terraza abierta al mar, utiliza los mejores ingredientes y materias primas locales, centrándose en la cocina del mar mexicana. Bajo la batuta del chef Raziel Burela, original de Ciudad de México y formado en los mejores hoteles del país, en el Pez se inspiran en el Pacífico mexicano y preparan platos como la tostada de atún y wakame con guacamole, aguachile de vieiras, pesca del día con limón asado, calamares al 'ajillo' -en este caso con chile- y otros imprescindibles como su tuétano a la brasa con cebolla caramelizada.

 

Foto: iStock

2 / 5

TAQUERÍA LA EUFEMIA: ambiente rico

Favorita de lugareños y visitantes, la Eufemia se posiciona como la taquería de referencia en la playa de Tulum. No hay aquí grandes lujos, sino platillos de plástico, una buena colección de chelas mexicanas, una carta de tacos en su mayoría, vistas impresionantes sobre el Caribe y mucha buena onda. Se puede comer con los pies en la arena o bien hacerlo en su parte superior, concebida como una terraza abierta en un espacio de lo más ecléctico, donde las sillas están pintadas con personajes como Michael Jackson, Marilyn Monroe o el narco Pablo Escobar. ¿En su carta? Tacos de arrachera, de gambas, de pescado empanado al modo de Baja California y algunos entrantes como los nachos, guacamole y ceviche. ¡Ah! Y no conviene olvidarse de pasar por su bar de salsas, donde cada comensal elige las que más combinen con sus tacos.

Foto: ARCA

3 / 5

ARCA TULUM: delicias de jungla

Hay vida más allá de los tacos y esta cobra especial importancia en lugares como Arca. El chef Jose Luis Hinostroza, llegó como cocinero en el pop-up que el restaurante Noma montó en Tulum en 2017. Le cautivó de tal modo todo lo que vio, que decidió quedarse aquí y montar su propio restaurante. Habiendo pasado por las cocinas de Alinea, el Celler de Can Roca y Noma, puso en los fogones toda su experiencia para crear un concepto muy a tener en cuenta. En medio de la selva, se alza este restaurante donde el fuego es el elemento dominante. Solo abre en horario de cenas y además de acompañar la cena con cualquiera de sus cócteles como el Har Mar Superstar a base de mezcal, jengibre, limón amarillo, miel loca y tomillo, es necesario probar platos sobresalientes como el tartar de pimientos rostizados con yema ahumada y almendras tostadas, el pulpo al pastor con adobo de guajillo y puré de lentejas o un original taco de cangrejo de concha blanda servido sobre hoja santa.

Foto: Hartwood

4 / 5

Hartwood: arraigo maya

Otra de las paradas de visita obligada en Tulum es Hartwood. Este restaurante tiene un profundo arraigo con la tierra y su legado maya, por lo que se abastece de energía solar y por la noche se ilumina con velas. Además, todo lo que se cocina allí, se hace en un horno de leña, sin utilizar combustible que no provenga de la propia naturaleza. Este proyecto, a cargo del chef estadounidense Eric Werner, propone un cambio diario en su carta, basado en lo que el mercado ofrece cada día y basado en la máxima calidad de sus ingredientes de proximidad, ya sean del mar o de la tierra, por lo que cada visita es de lo más emocionante.

Foto: iStock

5 / 5

El verdadero sabor del pueblo

Grandes chefs y restaurantes, pero también pequeñas taquerías. Para ello lo mejor es trasladarse al núcleo urbano de Tulum. Allí, en casi cada esquina, surgen excelentes ejemplos de lo que es la cocina callejera mexicana. ¿Los reyes? Los tacos, que además se venden al precio irrisorio de 20 pesos (apenas 1 euro) y se degustan en la calle. Los imprescindibles son la Taquería Honorio, especializada en recetas yucatecas como los tacos de cochinita pibil o lechón, Antojitos la Chiapaneca, donde la estrella son los tacos al pastor o los de asada y Taquerías El Ñero, que prepara unos deliciosos tacos de bisteck, suadero o chuleta, además de otras opciones con casquería -para valientes- como los de sesos y ojos.

 

gatro-tulum

¿Es Tulum el nuevo paraíso 'foodie' del Caribe?

Compártelo