Del mar al plato

Gastro-playas de España para degustar productos de origen

Porque el producto de mar también está ligado al lugar en el que se encuentra.

Recorrer España, playa a playa, permite degustar los productos y los platos locales de cada uno de estos lugares. Porque en todos los mares y en todas las zonas de pesca no se encuentran ni recolectan los mismos productos. Muchos de ellos son de temporada, como los atunes o las nécoras, otros se consumen todo el año y su festividad propia invita a conocerlos en un momento dado, y algunos como las lapas o las algas son menos comunes entre los comensales. Esta es una ruta de gastro-playas para comerse los mares a bocados.

 

1 / 8
Ponteceso: percebes y Praia do Osmo

Percebes © iStock

1 / 8

Ponteceso: percebes y praia do Osmo

Cada primera quincena de julio en el pueblo de Ponteceso (A Coruña) se celebra la Festa do Percebe do Roncudo, una festividad que comenzó hace más de 20 años siendo la primera fiesta del percebe de España. Y es que el percebe, en este pueblo, va muy ligado a su economía, convirtiéndose en una de las mayores fuentes de riqueza del municipio. Por suerte, cada vez más se reconoce el valor cultural que gira alrededor de la figura de los percebeiros y percebeiras, del riesgo de su trabajo, de la historia del producto y su importancia en la gastronomía. Y esta fiesta es el mejor momento para poder acercarlo a todos los públicos.

Lanzarote: las lapas y la playa de El Golfo

Lapas © iStock

2 / 8

Lanzarote: las lapas y la playa de El Golfo

A parte de las papas arrugás, el gofio y el mojo picón, las Islas Canarias tienen un plato que es difícil encontrar en cualquier otro punto de España, las lapas. Este molusco que vive adherido a las rocas se consume en todas las islas desde los tiempos de los aborígenes, igual que en Azores y Madeira. A la plancha, asadas con mojo verde, con un majado, en paella, en guiso… es posible comerlas con diferentes tipos de elaboraciones y en todas las playas de las islas; pero sin duda, son recomendables en el pueblo marinero de El Golfo, ubicado en el Parque Natural de los Volcanes de Lanzarote, donde hay un restaurante dedicado a este producto llamado Las Lapas.

Ibiza: los pescados de roca del bullit de peix y Punta Ratjada

Bullit de peix © iStock

3 / 8

Ibiza: los pescados de roca del bullit de peix y Punta Ratjada

Este guiso ibicenco de pescado ha sido uno de los platos tradicionales de la gastronomía marinera de Ibiza -ahora convertida en icono local-. Surgió en los barrios marineros de La Marina y Sa Penya, dos zonas de la ciudad que se desarrollaron de espaldas a la muralla, convertidas a día de hoy en dos de los puntos más visitados y en los lugares idóneos para probar este plato. El bullit de peix nació allí con el excedente de pescado que no se vendía y el humilde pescado de roca, que se aprovechaba para hacer un guiso acompañado de patatas, cebolla, tomates, pimiento verde, ajo, azafrán y arroz a banda. Hoy en día, por encima, se le añade salsa alioli.

4 tipos de algas

Foto: © Diva Casciani

4 / 8

Noja: las algas y la playa de Ris

Además de las nécoras que se recogen de noviembre a febrero en la playa del Trengandín, en Noja, durante los veranos y prácticamente todo el año son muchos los cocineros que se desplazan hasta aquí para recolectar algas que luego utilizarán en su restaurante. Lechuga de mar, Agar-Agar, Codium -llamado el percebe de los pobres porque su sabor es similar- y Musgo de Irlanda son las más conocidas. Todas ellas se utilizan para cocinar o decorar y uno de los restaurantes locales donde mejor se pueden degustar es en Sambal, cuyo chef Javier Ruiz es todo un experto en este producto de mar.

Málaga: los espetos y la playa de El Palo

Espetos © iStock

5 / 8

Málaga: los espetos y la playa de El Palo

Uno de los platos de playa más míticos del sur de España es el espeto. Hasta el siglo XIX la provincia de Málaga vivía principalmente de la pesca y la gente humilde se alimentaba de aquellos pescados que conformaban la “bastina” -los restos del pescado que no se vende en la lonja-, entre ellos las sardinas. Pero a finales de siglo, El Palo -el barrio de pescadores de Málaga- comenzó a desarrollarse económicamente hasta el punto de que fue en este lugar donde nacieron los chiringuitos, con La Gran Parada. Un restaurante a pie de playa -único en España hasta el momento- que llamaba la atención por asar las sardinas clavadas en un trozo de caña y por convertirse en punto de encuentro de personajes ilustres. Incluso el rey Alfonso XII se desplazó hasta allí para probarlos. Y todavía a día de hoy las playas de El Palo son conocidas por su tradición pesquera y los mejores espetos de sardinas.

Mugardos: el pulpo y la playa A Bestarruza

Pulpo a la Mugardesa © iStock

6 / 8

Mugardos: el pulpo y la playa A Bestarruza

Desde 1991 el segundo sábado del mes de julio se celebra en Mugardos (A Coruña) la Festa do Polvo, declarada Fiesta de Interés Turístico por la Xunta de Galicia. Este es el producto más típico del pueblo, hasta el punto de que tiene plato con nombre propio Pulpo a la Mugardesa, un guiso de pulpo guisado con patatas que no es otra cosa que un plato que surgió de la cocina de aprovechamiento. ¿Si se quiere acudir a probarlo? La dirección es clara, la playa A Bestarruza que da de lleno a la Ría de Ferrol.

Santoña: anchoas y la playa de Santoña

Anchoas de Santoña © iStock

7 / 8

Santoña: anchoas y la playa de Santoña

No hace falta explicar mucho sobre este manjar que, prácticamente, tiene nombre y apellido: anchoas de Santoña; aunque también se elaboran en otras localidades de Cantabria como Laredo, Colindres, Castro Urdiales o en Guetaria o Zarauz en el País Vasco. Su origen se encuentra en el siglo XIX en Italia, más concretamente en Sicilia donde crearon un proceso de eliminado de la piel y la espina a través de la sal para su posterior conserva en aceite. Lo que ocurrió es que cuándo el mercado italiano comenzó a demandar más cantidad de este producto, en lugar de comprar las anchoas directamente a Cantabria, decidieron trasladarse allí y en tierras cántabras encargarse de todo el canal de producción, desde la pesca hasta el envío del producto a Italia.

Barbate: atún de almadraba y playa del Carmen

Filete de atún © iStock

8 / 8

Barbate: atún de almadraba y playa del Carmen

Cada mes de mayo y hasta principios de junio se inicia en Barbate la temporada del atún de Almadraba, que acoge también a Conil y Zahara de los Atunes. Si bien es cierto que se trata de un producto de primavera, no se podía dejar fuera de esta lista un evento tan singular que hasta tiene museo propio, el Museo del Atún. La almadraba, que es la temporada anual de pesca del atún, lleva tres mil años realizándose en el mismo lugar. Y es allí, en sus playas y lonjas, donde cada primavera se puede probar uno de los pescados más demandados, concretamente en la playa del Carmen.

Lanzarote: las lapas y la playa de El Golfo

Gastro-playas de España para degustar productos de origen

Compártelo