¡Y sin oompa loompas!

Lindt abre en Zúrich un museo con la fuente de chocolate más alta del mundo

Por tamaño, renombre y espectacularidad, se ha convertido en el nuevo 'must' para los viajeros gastronómicos más golosos.

El sueño de esta chocolatera suiza de crear un complejo dedicado a esta delicia dulce ya es una realidad. Pese a los obstáculos de la COVID-19, acaba de abrir sus puertas en Kilchberg (a las afueras de Zúrich), Lindt Home of Chocolate, un espacio conformado por un museo interactivo, un bar y una tienda donde se profundiza más en el origen y desarrollo de este manjar, así como en su conexión con este país y, por supuesto, en las innovaciones que han permitido que esta marca sea conocida a nivel mundial. 

1 / 6
Lindt Home of Chocolate 21 . Un tamaño de récord

Foto: Cortesía de Lindt

1 / 6

Un tamaño de récord

El primero de los hitos de este nuevo atractivo son sus dimensiones. Los 1.500 metros cuadrados de superficie que tiene el museo dedicado al chocolate lo convierte en el más grande del planeta que se cobijan tras una preciosa fachada de 20 metros de altitud. El diseño, obra del estudio Christ & Gantenbein, halogrado respetar la elegancia y distinción que ha hecho famosa a esta chocolatera, sin por ello dejar de levantar un espacio funcional que también acoge las oficinas de la compañía.

Lindt Home of Chocolate 17 . ¡Nueve metros de fuente!

Foto: Cortesía de Lindt

2 / 6

¡Nueve metros de fuente!

El asombro se acrecienta en cuanto se cruza la puerta. Al llegar al hall todas las miradas se centran en una enorme batido desde donde se precipita constantemente un caudal de chocolate que haría asombrarse al mismísimo Willy Wonka. Huelga decir que es la fuente de estas características más alta del mundo y que, por supuesto, es el corazón de este nuevo complejo. La decoración minimalista y elegante del resto del recibidor ayuda a centrar los ojos en esta fantasía.

Lindt Home of Chocolate 5 . Historia interactiva

Foto: Cortesía de Lindt

3 / 6

Historia interactiva

El diseño de esta fuente no es casual. El batidor es el emblema de esta chocolatera por una curiosa razón. Y es que su fundador, Rudolphe Lindt, logró crear un bombón único gracias a una máquina batidora que lograba darle a cada delicia un sabor y una textura que hoy son reconocibles por todos los paladares. Pero esta no es el único hito que se desnuda en el museo. Aquí también se pueden encontrar referencias al descubrimiento del árbol del cacao por parte de los españoles y al desarrollo de esta industria en Europa y, sobre todo, en Suiza.

Lindt Home of Chocolate 15

Foto: Cortesía de Lindt

4 / 6

Sin secretos (a simple vista)

Pero la inmersión en el mundo del chocolate no es solo cronológica. Mediante unas salas dedicadas a la producción del chocolate, el visitante puede descubrir la cantidad de elementos que influyen a la hora de crear un bombón. Todo ello sin caer en rollazos organolépticos, sino con un afán didáctico que, por su museografía y su exposición, fascina y hace salivar a partes iguales.

Lindt Home of Chocolate 12 . Chuparse los dedos

Foto: Cortesía de Lindt

5 / 6

Chuparse los dedos

No hay nada más interactivo que mancharse el delantal. Un mantra que ha acompañado desde siempre a este proyecto. Por eso, en Lindt Home of Chocolate, existe un programa de actividades ideado para que los visitantes aprendan a elaborar sus propios bombones de la mano de los maestros chocolateros de la firma. ¡Que tiemble Master Chef!

Lindt Home of Chocolate 10 . El primer Lindt Café de Suiza

Foto: Cortesía de Lindt

6 / 6

El primer Lindt Café de Suiza

Aunque ya hay cafeterías de esta marca en países como Australia, este nuevo resort goloso ha sido la excusa perfecta para abrir el primer establecimiento de estas características en el lugar donde nació. Un bar dedicado a este manjar donde probar las diferentes recetas (líquidas, sólidas e híbridas) que se pueden hacer con este ingrediente.

Lindt Home of Chocolate 17

Lindt abre en Zúrich un museo con la fuente de chocolate más alta del mundo

Compártelo