Hedonismo al aire libre

Terrazas en Barcelona para los que se quedan en verano... o la visitan

En una azotea, o a ras de suelo, con piscina, o sin ella, pero sobre todo con buenas vistas, rica comida y un ambiente único, las terrazas son para el verano. Por muchos motivos, y todos muy diferentes entre sí, estas son algunas de las mejores de Barcelona.

1 / 5
Caballa Canalla

Foto: Caballa Canalla

1 / 5

Caballa Canalla

Este espacio modernista corona el concurrido mercado de la Barceloneta, ubicado en barrio del mismo nombre. La terraza está formada por un restaurante (donde hay que probar las tradicionales tapas, la gran mayoría de aire marinero) y un espacio bastante casual donde aquello de “vamos a tomar algo”, cobra todo el sentido; copas de balón, grupos de amigos, alguna que otra pareja y muy buen rollo en un lugar con cierto aire hipster y un mix de barrio. Esta terraza goza de muy buena fama precisamente por su ambiente nada encorsetado, pero sobre todo por sus espectaculares gin tonics, perfectos para despedir el sol tras una jornada de trabajo o de turisteo por Barcelona. Y es que aquí, y no precisamente porque sobre espacio, cabe de todo. El ‘bonus track’ de esta terraza lo pone el inmejorable ambiente de la Barceloneta, ya sea verano o invierno. La vida, en este barrio, es lo que sucede mientras se está sentado en cualquiera de sus terrazas.

La Dolce Vitae

Foto: Hotel Majestic

2 / 5

La Dolce Vitae

La terraza del lujoso hotel Majestic es, ¿acaso alguien diría lo contrario?, una de las más deseadas de la Ciudad Condal. Recién reformada y recién inaugurada, su uso y disfrute viene servido con un buen porrón de novedades, entre ellas unas impresionantes vistas de Barcelona, una coqueta piscina y una deliciosa oferta gastronómica elaborada por Nandu Jubany (1 estrella Michelin). Lo mejor de esta terraza es que se puede comer –y comer muy bien-, tomar un café a media tarde o despedir el sol con un cóctel en la mano, y es que su buen ambiente permanente siempre es una de las marcas de la casa. Para rematar la faena del disfrute hay que pedir El Payés, un bocata Gourmet compuesto por pan artesanal, ternera eco, queso Comté 24 meses.

Martinez. Terraza Martínez

Foto: Martínez

3 / 5

Terraza Martínez

Uno más de los proyectos gastronómicos de José Mª Parrado, dueño y señor del divertido bar Cañete, pretende ser un chiringuito pero luego no lo es porque de hecho ni siquiera está cerca de la playa. Pero… ¿y entonces? La cosa es que Terraza Martínez es muchas cosas, y desde luego todas ellas son buenas. Este chiringuito en las alturas ubicado en Montjuïch cuenta con unas impresionantes vistas de la ciudad y una carta que permite desde tapear desde pescadito frito a unas deliciosas ostras. Tomar el vermú, tienen hasta una fórmula destinada a la afamada bebida, o incluso comerse uno de los mejores arroces que sirven en la capital. Y a pesar de que ya lleva años de moda, parece que esto de las tendencias no pasa por esta terraza, ya que lleva años reinando en el circuito gastronómico de la ciudad. Sobran los motivos.

Puro Beach

Foto: Puro Beach

4 / 5

Puro Beach

Más que una terraza al uso, Puro Beach es el perfecto plan de verano; un día en la piscina, un relajante tratamiento de spa mientras de fondo un Dj de moda pincha el tema(zo) del verano, o una mesa para dos (o para los que hagan falta) disfrutando del espacio gastronómico M3, una carta con influencias de Miami, Marrakech y Melbourne que maridar con los cócteles más sexys del verano. Purobeach Barcelona es más que una terraza, o que un chiringuito, esta especie de beach club, ubicado en el Hilton Hotel Diagonal Mar de Barcelona, es ¿un oasis urbano de felicidad? Oh, sí. 

Olokuti

Foto: Olokuti

5 / 5

Olokuti

Solo unos pocos elegidos lo saben: hay una tienda en el barrio de Gràcia, de nombre Olokuti y dedicada al comercio justo que esconde una de deliciosa terraza-jardín en su interior. Amable y cálida, como recién sacada de una bucólica novela británica, Olokuti no es un lugar de cócteles y fiesta, ni tampoco está de moda, gracias a Dios. Este jardín franqueado por flores y plantas es un lugar de relax y buena conversación, de disfrutar de un té a media tarde completamente apartados del bullicio que gobierna en algunas de las calles de esta zona. La terraza no es muy grande, y tampoco dispone de un servicio de bar como tal, sino de una barra tipo self service donde tú mismo te sirves lo que quieras (la oferta tampoco es enorme). Un espacio donde ser, más que donde estar, y que ejerce de refugio romántico y decadente. Pero shhhhhh, es un secreto.

PURO BEACH

Terrazas en Barcelona para los que se quedan en verano... o la visitan

Compártelo