"mon petit choue"

Los mejores xuixos de Girona

Todos los secretos de este icónico dulce reivindicado por la capital del Gironès.

Sin entrar en polémicas, se podría decir que el xuixo es a la ciudad de Girona lo que el carbayón a Oviedo, la torta loca a Málaga o el fartó a Valencia. En definitiva, una receta irresistible con altas dosis de azúcar que lleva endulzando la vida desde hace muchos años (incluso siglos). Otro más de los secretos que guarda Girona

Xuixo girona
Foto: xuixocastello

La historia del xuixo de Girona —una especie de rollo de crujiente pasta frita, relleno de crema pastelera y cubierto de azúcar— se remonta a hace algo más de un siglo, cuando el pastelero local Emili Puig, ayudado por un pastelero francés, ideó y creó el primero de estos dulces en el obrador de la ya desaparecida Pastisseria Puig. Corría 1918. 

El xuixo, que se cree que debe el nombre a la expresión gala "mon petit choue" (algo así como mi amorcito), rápidamente se popularizó entre los habitantes de Girona, quienes empezaron a consumirlo todos los días a todas las horas sin que para ello fuera requerida una festividad como sí sucede con otros dulces como los panellets o los roscones de reyes.

Así, gracias a la cotidianidad y asiduidad de su consumo, también otros pasteleros de la ciudad y de allende Girona empezaron a copiar la receta, por lo que el dulce azucarado acabó poblando los escaparates de las pastelerías catalanas desde Portbou hasta el Delta del Ebro. Hoy Girona reivindica con orgullo ser la madre de la criatura y no hay pastelería, confitería, panadería, obrador, cafetería o restaurante que no ofrezca xuixos en su surtido.

Xuixo girona
Foto: xuixocastello

 

Dónde comer los mejores xuixos de Girona

Entre las más veteranas está Can Castelló, una de esas pastelerías de toda la vida que presume de estar en Girona desde 1898. Sus actuales propietarios y continuadores de la saga Castelló, Pilar y Julià, abrieron un obrador en 2018 exclusivamente para elaborar xuixos; desde allí distribuyen a restaurantes y a locales repartidos por Girona y Figueres. Uno de ellos es la tienda que tienen en el Barri Vell de Girona (Calderers, 17), donde ofrecen la receta tradicional junto a otras más novedosas como loa xuixos de cheesecake, de crema catalana o de manzana.

interior aparador
Foto: casamoner

No muy lejos de este, otro de los reinos del rollo frito gerundense es Casa Moner que también debe su fama a los panes ecológicos que salen de sus hornos. Tienen dieciocho panaderías en toda la provincia, nueve de ellas en la ciudad de Girona, y también se han lanzado a la aventura de elaborar xuixos de sabores. Entre sus estrellas: los de chocolate con naranja, los de turrón y los de frambuesa.

Otras pastelerías en la ciudad que presumen igual de xuixos tradicionales como de sabores diversos son Antiga Casa Bellsolà, otra veterana desde 1892, que se ciñe al clásico xuixo de crema, Pastisseria Armengol con cincuenta años de experiencia "xuixera"; Can Noguera que son artesanos desde 1982 o Reverter que también opta por la receta tradicional entre muchos otros obradores locales. 

minixuixos ed 2021
Foto: casamoner

El dulce típico de Girona se ha adaptado al siglo XXI no solo con los sabores novedosos, sino también con recetas que son aptas para celíacos. Los elaboran artesanalmente sin gluten y sin lactosa en Watelia y en Bye Bye Blat. Y por si a alguien le quedaba la duda sobre si el xuixo puede ser un producto de alta cocina, que se acerque al café de Casa Cacao, uno de los brazos del Celler de Can Roca en Girona, y que pruebe la especialidad ideada por Jordi Roca.