Moscato d’Asti, la historia del vino perfecto para quienes no les gusta el vino

La región del Piamonte produce este delicioso vino de poca graduación cuyo sabor dulce y afrutado conquista paladares.

Moscato Asti

Asti

El Moscato d’Asti es un vino blanco italiano hecho con la variedad de uva Moscato Blanco y procedente de Italia, concretamente de la región del Piamonte, la cuna del vino de aguja. El Moscato d’Asti tiene Denominación de Origen Controlada y Garantizada (DOCG) desde 1993, y solo se puede producir en 52 municipios de las provincias de Asti, Alessandria y Cuneo. Esta uva, que dio lugar a algunos de los vinos más apreciados por los nobles del siglo XVIII, era filtrada tradicionalmente en bolsa holandesa, aunque pocos productores siguen el método tradicional actualmente.

Más de 4000 empresas producen el Moscato d’Asti, que al contrario de lo que muchos piensan no es un vino espumoso, porque no pasa por la segunda fermentación que caracteriza a estos. Aun así, guarda un ligero punto gaseoso y su sabor tiene toques afrutados, almizclados y con equilibrio entre el dulzor y la acidez, además de una graduación moderada, lo que les hace ser uno de los vinos más apreciados en Italia y en países como Estados Unidos.

Asti
iStock

El Moscato d’Asti se conserva en forma de mosto sin fermentar, a baja temperatura, hasta justo antes de comercializarse, cuando realiza una fermentación parcial que le da ese toque azucarado que hace que muy pocos paladares se le puedan resistir. A diferencia de otros vinos, cuanto más alejado esté de la cosecha más propiedades pierde. El 22 de junio de 2014, el Paisaje de viñedos del Piamonte: Langhe-Roero y Monferrato donde se recoge esta uva, en su mayoría de forma manual por la complicada orografía, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.