Un viaje a China

Ocho restaurantes chinos donde celebrar el Año Nuevo Chino en Madrid por todo lo alto

Sobran motivos para ir a celebrar el Año del Conejo. Esta es la prueba.

El Año del Conejo despega mientras la comunidad china celebra en España su Año Nuevo. Pasacalles, desfiles y comida, mucha comida, que recuerda que aquellos mitos del arroz tres delicias y el pollo al limón poco tienen que ver con la auténtica cocina china donde la olla caliente o el hot pot borbotean, esperando la señal de alerta. Entre medias, liturgias que hablan del respeto a los mayores, de la importancia del pescado en la celebración y en cómo comerlo, las jiaozi (las ‘madres’ de las gyozas japonesas) o el niangao, el remate dulce con el que invitar al porvenir. De Usera al centro de Madrid, pasando por la new wave del restaurante chino, el Año nuevo se saborea así ¡Feliz y sabroso año 4721!

02 la olla de sichuan

Casa Lafu, garantía de calidad

El hot pot de Casa Lafu
El hot pot de Casa Lafu © Casa Lafu

Un clásico imprescindible donde disfrutar de uno de los mejores hot pot de la capital (su nombre en chino es huoguo), pero también de menús ex profeso para el Año Nuevo Chino en pleno centro de Madrid (calle de la Flor Baja, 1), donde repasan algunos de los grandes clásicos de estas fechas, incluyendo el concurso del dim sum y los jiaozi. Además, entre sus leyendas también está el pato a la pekinesa o la lubina deliciosa. PD: Los amantes del picante están de suerte, pues la cocina de Casa Lafu es bastante brava.

 

El imperio del dumpling y las masas

Bajo el original nombre de Empanadería China Tres Cerditos encontramos uno de los templos para los que persigan cualquier tipo de dumplings realmente caseros en un territorio plagado de masas. También sus crepes Tianjin son impresionantes o el curioso jian Bing guo zi, que se asemeja a una tortita. Sin adelantar acontecimientos, sus banderas a la plancha o hervidas son los dumplings (cerdo, ternera, pollo, vegetal, gambas…), caballos ganadores en cualquiera de los dos locales (Calle Bailén, 20, y Paseo de las Delicias, 73) que tienen en la capital.

 

Royal Cantonés, una opción ‘real’

05 el combinado de asados cantoneses de Royal Cantonés
El combinado de asados cantoneses de Royal Cantonés © Royal Cantonés

Hace varios años saltó a la fama gracias al rumor de que era el restaurante chino de cabecera de la Familia Real española, aunque la noticia tuvo poco contraste en este local de Usera. Lo que sí es cierto es que, si se habla de cocina cantonesa, es una piedra de toque fantástica para comprobar su pureza y donde el wok y las especias son muy protagonistas. Además de su arroz frito, del combinado de asados cantoneses y de los calamares salteados, no se debe dejar escapar la lubina al vapor o el char siu, otra especialidad cantonesa a base de cerdo asado y glaseado realmente sabrosa en Royal Cantonés (Calle de Julio Merino, 1).

 

Yue Lai, terrenalidad en el barrio de Salamanca

Imprescindible en todo hot pot es la salsa de cacahuete, cuya misión es suavizar la intensidad del picante, y en Yue Lai (Calle Hermosilla, 101) la bordan. Restaurante familiar y sin aspavientos, su huogou es de los mejores de Madrid y de los más variados, dando cancha a mariscos, carnes, pollo, verduras, pescado o pato, donde además se pueden sumergir también sus impresionantes dumplings. Auténtico y a un precio irrisorio (el menú hot pot apenas supera los 17 euros), es otro básico para conocer y comerse China en Madrid.

 

El Bund, la sofisticación más allá de la M-30

Clásicos de El Bund como sus dim sum
Clásicos de El Bund como sus dim sum © El Bund

De la misma familia que Casa Lafu, El Bund (Calle de Arturo Baldasano, 22) juega en otra liga gastronómica pero con una misma raíz oriental, aunque el producto es más selecto y el espacio aún más elegante, incluyendo una zona ajardinada perfecta para primavera. La carta es amplia y en ella de nuevo encontramos algunos de los mejores dim sum de Madrid y la opción de un menú para el Año Nuevo Chino donde no falta la lubina, el pato pekinés o el pollo gongbao que, ha de advertirse, es bastante picante.

 

China Crown, cuarenta años de pato imperial

Piel crujiente de pato con caviar de beluga
Piel crujiente de pato con caviar de beluga

A tiro hecho y con una garantía de cuatro décadas de perfeccionamiento de la más selecta de las recetas con pato. Así celebra el restaurante China Crown (Calle de Don Ramón de la Cruz, 6), capitaneado por la familia Bao, el Año Nuevo Chino a costa de pato Imperial Beijing en dos versiones: su piel, tostada y con caviar, y su carne, en los tradicionales crêpes. Junto a ellos, un inicio templado a base de sopa de wonton y foie que funden lo mejor de China y Europa en bocados tan auténticos como efímeros.

 

Lao Tou, la inmersión total

‘Manteles’ de plástico, servilletas de papel, público chino y una carta muy visual con una infinidad de platos están entre los sellos de Lao Tou (C. de Nicolás Sánchez, 35), uno de los restaurantes más recomendables en Usera si se deja que la autenticidad hable. Es un paraíso para la casquería —lo cual no siempre es para todos los públicos—, pero a nivel experiencial es un viaje transoceánico sin salir de Madrid.

 

Don Lay, el Año del Conejo más gourmet

Cabracho al vapor de Don Lay
Cabracho al vapor de Don Lay © Don Lay

Igualmente, ineludible, si de restaurantes chinos de postín se habla en Madrid, es mencionar a Don Lay (Calle de Castelló, 117). En este caso, la tradición vuelve a palparse en las recetas, pero se multiplica el gusto por el detalle y por las materias primas de calidad. Es el caso del inicio a costa de un dim sum de mero o de un singular goutie de cerdo ibérico. Entre las peculiaridades también está la forma de honrar a la clásica ‘lubina’ al vapor, que en este caso se convierte en un cabracho o, si se apuesta por la fidelidad, por una de las mejores cazuelas al estilo Sichuan de toda la capital.