Taninos con conciencia

Pacs del Penedès, la bodega que desafía al cambio climático con mucho sabor

No solo cuenta con el certificado Spanish Wineries for Emission Reduction, sino que ha hecho de su filosofía eco algo muy disfrutable.

Contra viento y marea, la cuarta generación de Familia Torres se atrevió a innovar para encontrar un modo de trabajar sus viñas más respetuoso con el medioambiente. Bajo la presidencia de Miguel Agustín Torres Riera, a mediados de los años sesenta introdujeron variedades francesas y de otras latitudes en el Penedès, e implementaron innovaciones enológicas poco usadas hasta la fecha en el sector vinícola español. Una carrera contra el cambio climático que hoy, con 150 años de historia, siguen liderando gracias al programa medioambiental Torres & Earth y que puede conocerse en su centro de visitas de Pacs del Penedès.

1 / 9
Jardín Mas La Plana. Un jardín para...

Jardín Mas La Plana - Meritxell Batlle Cardona

1 / 9

Un jardín muy internacional

"El centro de visitas se inauguró en 1992 a raíz de la celebración de las Olimpiadas de Barcelona, cuando nuestra actividad enoturística adquirió todavía más fuerza", explica Miquel Torres Maczassek, hijo de Miguel A. Torres y director general de la quinta generación a Viajes National Geographic. Hoy, la visita al centro se inicia en el Jardín de sistemas de conducción de Mas La Plana, donde se aglutinan variedades locales e internacionales y se puede realizar la actividad 'De la cepa a la uva', que permite degustar las uvas para comparar variedades. Entre estas se encuentra el Garró, una variedad ancestral recuperada per Miguel A. Torres tras regresar de estudiar en Francia con la idea de recuperar las variedades que habían desaparecido con la filoxera, que resultaron ser más resistentes al cambio climático y a las altas temperaturas.

Mas La Plana

Mas La Plana - Jordi Elias

2 / 9

Cabernet Sauvignon, el primer paso

Sin embargo, la primera variedad que Torres plantó en el entorno de Pacs del Penedès, concretamente en Mas La Plana, fue Cabernet Sauvignon, con la que consiguió mostrar la posibilidad de adaptar variedades a otras latitudes y comprender todas las oportunidades que presentaba el clima y la orografía del Penedès. De esa idea poco aceptada en un inicio, surgió lo que sería el mejor Cabernet Sauvignon de las Olimpiadas del Vino de París en 1979 y su amistad con el empresario Jean Leon, quien vendió sus bodegas a la familia Torres a finales del siglo pasado. 

Finca Mas La Plana

Finca Mas La Plana - Jordi Elias

3 / 9

Una visita para concienciar

La adaptación de variedades fue solo el inicio del proyecto ambiental Torres & Earth, pionero en el mundo vitivinícola. Desde 2008, la empresa destina el 11% de los beneficios a inversiones relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático, principalmente en el uso de energías renovables, medidas de eficiencia energética y movilidad sostenible. "En los últimos 40 años, hemos sido testigos del aumento de 1ºC de la temperatura media del Penedès, una realidad que afecta directamente a la viña y hace que la vendimia tenga lugar unos 10 días antes. Esto podría llegar a producir un desfase entre la maduración alcohólica (del azúcar) y la fenólica (de la piel)", explica el guía David Rodríguez a Viajes National Geographic. 

Para evitar que el aumento de temperaturas tenga consecuencias desastrosas para la viticultura actual, se han desarrollado técnicas de adaptación modificando el sistema de conducción de las cepas o protegiendo el fruto de la radiación solar, como se muestra al inicio de la visita en el Jardín.

Torres. Medidas...

Foto: Meritxell Batlle Cardona

4 / 9

Una bodega llena de biodiversidad

Junto a las medidas de adaptación, también trabajan con actuaciones medioambientales de mitigación mediante energías renovables (calderas de biomasa, instalaciones solares y fotovoltaicas y climatización solar y geotermia), gestión de bosques y reforestación, reducción del peso de las botellas y captación y reutilización de CO2.

En este sentido, aparte de desarrollar un plan de reducción de CO2 para proveedores y de optimizar recursos y gestionar residuos, también protegen la biodiversidad mediante programas de recuperación de especies amenazadas y de creación de corredores para mantener la biodiversidad en los viñedos con cajas-nido para pájaros y murciélagos, balsas que actúen como bebederos y hábitat de reproducción de anfibios y refugios de insectos y colmenas de abeja. "A más biodiversidad, más interacción entre especies y más resistentes se hacen las variedades, con lo cual, no es necesario usar productos químicos", explica Rodríguez.

Celler Waltrud

Celler Waltrud - Jordi Elias

5 / 9

Bodega Waltraud, el templo de los vinos

Toda esta información queda reflejada en la Sala Torres & Earth de la Bodega Waltraud de Pacs del Penedès, que se integra al entorno gracias a su arquitectura sostenible. Cuenta además con la sala de catas, la plaza de la Font, un entorno de vanguardia donde se realizan conciertos y cenas, la sala de vinificación de Mas La Plana y la sala Grande, donde reposan barricas de los vinos más emblemáticos de la empresa. Aquí, con la luz apagada y música de fondo, se consigue conectar con todo el trabajo que hay detrás de una botella de vino.

Tren eléctrico

Tren eléctrico frente al Celler Waltrud

6 / 9

Moverse en tren eléctrico

Para recorrer el viñedo cuentan con dos trenes solares eléctricos que forman parte de un proyecto prototipo pionero en Europa. Junto a estos, una flota de coches y furgonetas eléctricas se utilizan tanto para las visitas como para llevar y recoger a los visitantes, quienes también pueden alquilar vehículos eléctricos en Vilafranca del Penedès. La bodega cuenta con varios puntos de recarga destinados a los turistas y trabajadores. Una idea que toma todavía más sentido si se visita la Carretera del Vi.

La Carretera del Vi paisaje Mas La Plana. La primera 'wine road' del Mediterráneo

La Carretera del Vi en Mas La Plana - Jordi Elias

7 / 9

La primera 'wine road' del Mediterráneo

Fue Miquel Torres Maczassek quien decidió llevar las famosas 'wine roads' al Penedès. "En otros destinos del mundo son muy populares, y me di cuenta que aquí contábamos con un antiguo trazado romano con alto valor histórico, cultural y ecológico", comenta Torres a Viajes National Geographic. La Carretera del Vi abarca un recorrido de unos 35 kilómetros que va desde Sitges hasta Sant Martí Sarroca, pasando por las poblaciones Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, Olèrdola, Canyelles y Sant Pere de Ribes, y que presenta ramificaciones que conectan con 13 bodegas y sitios de interés turístico. 

Familia Torres. El museo...

Bodegas Torres

8 / 9

Muchas experiencias y un museo

Aparte de la visita guiada, para disfrutar del entorno y de los vinos es posible realizar varias actividades y experiencias: desde una visita con maridaje de vinos e ibéricos o quesos, hasta las Signature Wine Experiencie, catas en medio de la naturaleza y con ejes temáticos como la historia o la evolución de la degustación. Como colofón final, el museo recopila documentación y objetos históricos de las cinco generaciones Torres, un legado que empezó en 1870, cuando Jaime Torres Vendrell regresó de Cuba donde había reunido una pequeña fortuna y empezó su negocio de exportación de vinos junto a su hermano viticultor Miguel: 'Casa Torres y Compañía, cosechero y exportadora de vino’ en el edificio de Vilafranca del Penedès donde hoy se encuentran las oficinas de la empresa. 

Familia Torres. El Celleret

Bodeg Torres

9 / 9

El Penedès en la mesa

Desde hace un par de años, la bodega de Familia Torres en Pacs del Penedès también cuentan con el El Celleret, un espacio gastronómico de cocina local abierto al público. Aquí, el sabor mediterráneo de entrantes, arroces, carnes y pescados se da cita con los vinos producidos a escasos metros. Abierto a un jardín de olivos, el mar de viñas de Mas de la Plana se encuentra con Montserrat en el horizonte, una estampa que las tardes de verano sirve de escenario para los conciertos y eventos especiales que se celebran, como la Fiesta de la Floración de la Carretera del Vi en junio, que cada año tiene lugar en una bodega distinta. 

Mas La Plana

Compártelo