Gastro-planes imprescindibles

Aragón para viajeros con buen gusto

Quien piense que esta comunidad autónoma no es sabrosa ni emocionante necesita volver a explorarla siguiendo estas pistas.

Ternasco, trufa negra, jamón D.O Teruel, aceite, vino... Aragón es hogar de alimentos de irreprochable calidad y admirable trasfondo cultural. Las tres provincias que la componen presumen de arraigados productos que dan forma a su despensa y recorrerla de punta a punta es un auténtico lujo para los sentidos. 

1 / 9
Trufa para todos los sentidos

Foto: Trufa de Teruel

1 / 9

Trufa para todos los sentidos

Es la guinda de cualquier plato que se precie y la comarca de Gúdar-Javalambre, al sudeste de Teruel capital, es uno de los lugares más fértiles para este manjar. Sarrión, epicentro de su producción, acoge en diciembre la Feria Internacional de la Trufa Negra y el resto de pueblos aledaños entre enero y marzo también marcan alguna que otra actividad en torno a la tuber melanosporum en su calendario. Una manera de rematar la jugada es alojándose en La Trufa Negra, un hotel con spa donde organizan rutas con perros para ir a en busca de este hongo y después darse un buen homenaje en su restaurante Melanosporum con la colecta. ¡Y que viva el trufiturismo!

slider-yain-2. Sobre una antigua bodega judía

Foto: Yaín

2 / 9

Sobre una antigua bodega judía

Otra prueba de que Teruel existe, y su capital está más viva que nunca es tomándole el pulso a su gastronomía. Y una excelente manera de hacerlo es dejándose caer por Yain, recomendado como Bib Gourmand por la guía Michelin. Su nombre viene del hebreo y significa vino, en honor a la bodega judía que en su día se hallaba en el mismo lugar, hoy su propietario Raúl Igual - Mejor Sumiller de España 2010- rinde tributo a los sabores de la región. Cuentan con varios menús degustación donde descubrir la gastronomía aragonesa paso a paso, a los que no les falta su gran especialidad: el bacalao. El maridaje es mejor dejarlo en manos de Igual, que hace buena gala de los vinos de la tierra con magnificas referencias que regalan las DOP Somontano, Cariñena y Campo de Borja.

70536243 1193466557522580 5741655488387350528 o. Un museo del jamón... de verdad

Foto: Aire Sano

3 / 9

Un museo del jamón... de verdad

Este sí que es un museo para comérselo, donde además de catar, se aprende todo lo que gira en torno al jamón de Teruel, el primero en conseguir la Denominación de Origen en España. En Aire Sano Experience han creado un espacio multisensorial donde descubrir las curiosidades que envuelven al apreciado jamón blanco. Durante el paseo por la instalación, a través de diferentes videos, acercan al visitante al proceso de producción para después ponerle a prueba con una evaluación y haciendo uso de unas gafas virtuales se le reta a ser el más rápido cortando jamón. Ir hasta allí tiene premio, porque además de su tienda - donde se pueden comprar la gran variedad de embutidos que elaboran- cuenta con restaurante donde poder saborearlo.

escalera-gastrobar-casa-lac. El restaurante más antiguo de España

Foto: Casa Lac

4 / 9

El restaurante más antiguo de España

Zaragoza bien hace gala de su gastronomía y a pocos pasos de la Pilarica un despliegue de bares y restaurantes se abren al paso de vecinos y visitantes. Parte de ese entramado de calles conforman El Tubo, un recorrido que lleva por una gran oferta de variados locales. Apenas comenzando se encuentra Casa Lac (Mártires, 12), el más veterano de la ciudad, que además desde que abrió en 1825 presume de tener la primera licencia de restaurante de España. Un emblemático lugar por cuyas mesas pasaron personas de la talla de Benito Pérez Galdós o el general Primo de Rivera. En su carta, el chef Ricardo Gil, rinde homenaje a las verduras –entre otras cosas- con platos tan ricos como la penca de acelga rellena de jamón ibérico.

3. Otros indispensables de El Tubo

Foto: Uasabi

5 / 9

Otros indispensables de El Tubo

Siguiendo la ruta se llega a Uasabi (Cuatro de Agosto, 18) una sugerente combinación de cocina nikkei con aragonesa de la que nacen elaboraciones como el maki de borraja y cebolla de Fuentes en tempura con ternasco.  Un poco más adelante se llega hasta El Méli del Tubo (Libertad, 12), un animado local que practica la cocina tradicional modernizada en formato tapa. Entre muchas de sus perdiciones está el Chupa-Chups, una bolita de ternasco asado mezclado con queso de cabra y rebozado con migas de pan frito.

MERMELADAS-con-fruta-SPICE-TOM-1024x1024. Probablemente, la mejor mermelada de España

Foto: Mi habitación favorita

6 / 9

Probablemente, la mejor mermelada de España

La hora del café hay que reservársela para visitar Mi habitación favorita (Espoz y Mina, 33), una coqueta cafetería donde cuidan hasta el más mínimo detalle. Su café de especialidad se ha convertido ya en una religión que merece ser practicada en compañía de sus exquisitas tartas y sus fabulosas mermeladas, que en 2018 triunfaron en el World Mermelade Awards.

Tatau. Alta cocina en barra

Foto: Tatau

7 / 9

Alta cocina en barra

Tatau Bistró, en Huesca, fue el primer bar de tapas (en apariencia) en conseguir una estrella Michelin, aunque desde que en 2015 pasó a formar parte de la Guía Roja ha experimentado algún que otro cambio. Su local se ha ampliado y su oferta se ha reforzado, pero en esencia sigue siendo aquel local rockanrolero donde, sin hacerle daño al bolsillo, se puede disfrutar de la divertida propuesta a cargo de Tonino Valiente y su mujer Arancha Sainz. En este bar forrado de tatuajes, como sus dueños, sienta igual de bien picar en la barra como deleitarse con su menú degustación, ambos formatos defienden la alta cocina clásica revisada de la que nacen platos como su cucurucho de tartar de trucha o su ragut de ceps, robellón y alcachofa.

zona-comun-hotel. Hallazgos en ruta

Foto: El Privilegio

8 / 9

Hallazgos en ruta

Los que se aventuren hacia los Pirineos en busca de emociones fuertes, agradecerán hacer un alto en el camino donde reponer fuerzas, y por eso probar el bacalao al ajoarriero de Casbas debe ser parada obligada en el itinerario. Este hotel-restaurante, cómodamente situado a pie de la carretera N-260, ha sido nombrado mejor restaurante de comida familiar de Aragón por la Academia Aragonesa de Gastronomía.

 

Siguiendo la tan escénica ruta que conduce a la cumbre pirenaica, a poco menos de una hora, casi a las puertas de Panticosa, se llega a Tramacastilla de Tena. Un pueblecito que no reúne más de 150 habitantes y cuenta con siete restaurantes. Allí el Hotel El Privilegio se convierte en una parada de ensueño para los que quieren hacer noche en la montaña y despertarse con desayunos que alimentan de lo lindo con especialidades de la zona como la trufa de Teruel y la longaniza de Graus.

Partcharán. Pacharán sin embotellar

Foto: Partcharán

9 / 9

Pacharán sin embotellar

Allí también se encuentra Partcharán, una micro destilería que elabora este licor anisado de manera artesana a partir de endrinas recogidas a mano en el quiñón de la Partacua, en el valle de Tena. Producen otras variedades como el de naranja o el picante y no está de más tenerlas cercas para acompañar o redondear alguna que otra comida, pues están hechos con mucho cuidado y mimo.

Tatau

Aragón para viajeros con buen gusto

Compártelo