Gastronomía de territorio

Lo que hay que comer en cualquier viaje a A Coruña

Hay una sorprendente vida de productos autóctonos más allá de las filloas, las empanadas, el marisco y el cocido gallego.

Aquí las verduras, algunas elaboraciones y los dulces tienen nombre y apellidos. Productos y alimentos que hacen referencia al lugar en donde surgen para que nadie se olvide de donde vienen. Un recorrido a través de su historia y su procedencia por cada uno de ellos, de la Ría da Coruña hacia el interior.

1 / 9
Pimientos de Padrón o Herbón

© iStock

1 / 9

Pimientos de Padrón o Herbón

La villa de Padrón, y los municipios de su alrededor, son conocidos por cultivar estos pequeños pimientos verdes con Denominación de Origen Protegida Pemento de Herbón, que “unos pican y otros no”. Su origen está vinculado a unas semillas traídas en el siglo XVII del estado mexicano de Tabasco, por los monjes Franciscanos del convento de Herbón, perteneciente al municipio de Padrón. Su consumo va de mayo a octubre y, por la producción que hacen -no es muy cuantiosa-, es muy difícil que se encuentren los originales cuando en las cartas ponene acompañado de pimientos del Padrón.

grelos

© iStock

2 / 9

Grelos de Monfero

A excepción de Galicia, los grelos son bastante desconocidos en el resto del país. Esta verdura, que no son más que los tallos tiernos que aparecen en los nabos justo antes de su floración, cuenta con Indicación Geográfica Protegida y aunque se cultivan en toda la Comunidad, los más conocidos son los de Monfero, un pueblo de A Coruña, por tener una textura tierna y un sabor más dulce a los de otras zonas. Habitualmente se consume en las festividades del carnaval y es principalmente conocida por la elaboración del lacón con grelos y el caldo gallego.

Tortilla de Betanzos

3 / 9

Tortilla de Betanzos

Si bien es cierto que no es un producto como tal, la tortilla de Betanzos no podía faltar en la lista. Su secreto está en la patata gallega de variedad Kennebec -que sí que es producto-, en la utilización de huevos camperos -de los que se incluye más proporción que patata- y un buen aceite de oliva. Esta tortilla se caracteriza por ser melosa o, incluso, directamente líquida además de carecer de cebolla, que ¿por qué?, porque en la receta más antigua que se tiene de tortilla de patata de la zona no la incluía.

Queso de Tetilla

© iStock

4 / 9

Queso de Tetilla

La Denominación de Origen del Queso de Tetilla, aunque se elabora en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia, es una de las más conocidas de provincia de La Coruña. Su nombre define claramente la forma tradicional cónica de este queso tan reconocible que se elabora con leche procedente de vacas Rubia Gallega, Frisona y Pardo Alpina alimentadas según las prácticas tradicionales. De corteza fina y elástica y una pasta blanda y cremosa en su interior, este queso lácteo se ha convertido en uno de los referentes de la zona hasta el punto de que cada año se elaboran entre dos y tres millones de unidades de quesos de Tetilla.

Costrada de Pontedeume

5 / 9

Costrada de Pontedeume

En alguna otra provincia española, cuando se habla de costrada se hace referencia a un dulce con mil y una capas en su interior bañadas de nata o crema pastelera, como en Soria. Sin embargo, la costrada de Pontedeume es una elaboración salada que muchos describen como el manjar de los dioses. Esta receta, cuyo interior se rellena de diferentes carnes, pescados o mariscos y se cubre con una masa especial, fue receta traída de Italia hace más de 300 años por los monjes agustinos. No es un producto barato, por su complicada elaboración y normalmente se elabora bajo encargo.

Requesón de Capela

© Campo Capela

6 / 9

Requesón de Capela

El requesón es el producto estrella de la cooperativa Campo Capela que reúne a 33 pequeños productores de leche con los que también elaboran queso fresco y de diferentes tiempos de maduración, queso de Tetilla, nata y mantequilla. Pero lo interesante del requesón es que este producto cuenta con una fiesta gastronómica para él, la Fiesta del Requesón, que se celebra desde 1989 el último domingo del mes de agosto.

Roscón de Lañas

© Turismo de La Coruña

7 / 9

Roscón de Lañas

Presume de ser el dulce más auténtico de la comarca, se vende durante todo el año y está muy ligado a la parroquia de Arteixo, donde los vecinos peregrinan para hacerse con este postre. Este roscón se elabora con huevo, harina, azúcar y un ingrediente secreto que es la clave de su éxito, además de su sabor a horno de leña.

Ginebra de La Coruña

© Oceánica Gin

8 / 9

Ginebra de La Coruña

La naturaleza y su ecosistema, el mar y su salinidad, la playa y el aire libre se encapsulan en la botella de la ginebra Oceánica. Está realizada con agua de La Coruña -un elemento indispensable que tiene mucho valor en esta tierra-, con plantas de la tierra como el enebro y en el caso de la versión strawberry, se le suma el plus de la fresa. Además, se elabora bajo los parámetros de sostenibilidad que tanto les importan a sus fundadores y que tanta necesidad urge en estos momentos, de hecho, todos los materiales de la botella provienen de elementos reciclados, incluso el dosificador.

Mejillones de Oleiros

© iStock

9 / 9

Mejillones de Oleiros

En el municipio de Oleiros, en su pequeño puerto pesquero, se encuentra una importante flota de bateas de mejillón que llega a producir hasta 15 millones de kilos de este molusco al año. Desde los años 80 esta zona de Galicia fue reconocida por los mejillones y los restaurantes que los servían en los alrededores y, a día de hoy, todavía hay quienes se acercan hasta allí para disfrutar de la frescura de estos bivalvos.

Requesón de Capela

Lo que hay que comer en cualquier viaje a A Coruña

Compártelo