Gastronomía de territorio

Qué comer en cualquier viaje a Formentera

La gastronomía de esta isla de las Pitiusas está especialmente ligada a su vínculo con el mar y la agricultura de secano.

El aislamiento de esta isla ha obligado durante siglos a sus habitantes innovar con una despensa bastante reducida basada prácticamente en sus productos autóctonos. Su cocina centrada en la escasez y en los productos provenientes principalmente del mar han dado lugar a recetas tradicionales que han llegado hasta nuestros días. Estos son los imprescindibles gastronómicos con los que salivar en el ferry rumbo a Formentera. 

1 / 7
Pescado seco

© iStock

1 / 7

Pescado seco

O peix sec. Es uno de los productos autóctonos más conocidos de la isla. Es un alimento que proviene de un método de aprovechamiento y/o conserva que los pescadores le daban al pescado para poder consumirlo durante todo el año. A día de hoy es uno de los productos más conocidos y con el que se elaboran diferentes recetas como la ensalada payesa.

Higos secos

© iStock

2 / 7

Higos secos

Uno de los productos básicos de la despensa local ha sido desde siempre los higos secos. Un bocado especialmente conocido y utilizado tanto en platos dulces como salados, así como de tentempié o postre acompañados de quesos y almendras. Sin embargo, no son los típicos higos secos enharinados: son higos secos que se aromatizan junto a anís y laurel en el proceso de elaboración, dando lugar a una fruta con un sabor intenso.

Bescuit

© iStock

3 / 7

Bescuit

Otro de sus productos más conocidos, utilizado como ingrediente de la ensalada payesa, es el bescuit. Un pan también conocido como pan seco que resulta de un prolongado horneado y con una textura similar a la del pan tostado, pero con la diferencia de que para consumirse debe ser previamente hidratado. El bescuit es un ingrediente esencial de esta ensalada junto con el pescado seco, las hortalizas de temporada y la patata.

Vino formenterense

© iStock

4 / 7

Vino formenterense

El vino de Formentera tiene la peculiaridad de que procede de vides de pie franco. Y es que, gracias a su aislamiento, la plaga de la filoxera que destruyó gran parte de los viñedos de Europa en la segunda mitad del siglo XIX no llegó a afectar a sus cultivos de vid. De ellos procede el vi pagès o vino payes, un trago que todavía a día de hoy muchas familias elaboran para el autoconsumo y que se puede encontrar en diferentes locales, bares y tabernas de la isla.

Miel autóctona

© iStock

5 / 7

Miel autóctona

Otro de los productos más conocidos de Formentera es la miel. Una miel pura, sin conservantes ni productos químicos, que procede de las flores que brotan cada temporada en los cultivos de secano de la isla. Las más conocidas son las mieles de romero, tomillo y de mil flores y se pueden tomar como aderezo de las infusiones elaboradas con hierbas de la isla.

Sal líquida

Salinas de Formentera © iStock

6 / 7

Sal líquida

Aunque estamos acostumbrados a ver la sal en escamas, la sal líquida es uno de los grandes atractivos y souvenirs gastronómicos de Formentera, de hecho sus salinas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Este producto se trata de sal natural, proveniente directamente del mar, con una gran calidad gracias a su potente filtración, oxigenación y mineralización. Son sales que cuentan con el efecto de la Posidonia Oceánica de la Reserva Marina dando lugar a una sal marina de alto valor orgánico y con gran biodisponibilidad de minerales y oligoelementos que es hasta 10 veces superior al de otras sales de origen natural.

Licor de hierbas de Formentera

© iStock

7 / 7

Licor de hierbas de Formentera

Sin duda alguna, los licores de hierbas más conocidos de las Pitiusas son el de Ibiza y el de Mallorca, pero Formentera también tiene el suyo propio. Esta bebida se elabora a la manera tradicional el numerosos hogares y restaurantes con la intención de aprovechar las numerosas hierbas aromáticas que hay en las islas. Concretamente, el de Formentera, se elabora con tomillo y romero.

Miel autóctona